Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ignacio Cembrero Periodistas especializado en el Magreb

«Las negociaciones sobre la mediana no llegarán a nada»

Ignacio Cembrero Arturo Rodríguez

La segunda edición del Campus de Verano de la Fundación Canaria Siglo XXI comenzó ayer con una conferencia del periodista especializado en el Magreb, Ignacio Cembrero, quien analizó la crisis en el Norte de África y sus repercusiones en Canarias, así como el impacto del giro del Gobierno sobre el Sáhara.

¿El giro de España con respecto al Sáhara servirá para algo?

No servirá para nada. Pero sí impedirá a España jugar un papel activo de mediación, puesto que se ha alineado abiertamente con una de las partes. Si hubiese mantenido una posición neutral tendría opciones de jugar un papel importante en una hipotética mediación.

¿El conflicto del Sáhara tiene una solución viable?

Después de 47 años, no imagino una solución al conflicto ni a medio ni a largo plazo. No estoy siquiera seguro de que mis nietos lleguen a verlo.

¿Qué vía considera la más factible para cerrar la herida del Sáhara?

La solución marroquí de la autonomía no me parecía mal sobre el papel. El problema es que tal y como lo propone Rabat no es creíble. Primero, porque Marruecos reprime y maltrata a los saharauis que viven en el Sáhara Occidental y no les ha tendido nunca la mano para intentar llevarse bien con ellos. Segundo, porque no ha sido capaz de poner en marcha su plan de autonomía y prácticamente lleva una década en el cajón, con lo que me pregunto cómo va a ser capaz de conceder una auténtica autonomía a una zona como el Sáhara. Y, tercero, porque sería imprescindible que esa autonomía fuera aparejada de las garantías internacionales de Naciones Unidas y Marruecos nunca ha abierto esa posibilidad. No parece que las autoridades marroquíes estén dispuestas a respetar a la autonomía y a sus órganos. Si Marruecos fuera sincero y respetara las garantías internacionales, la autonomía sí sería una solución viable.

¿Las nuevas relaciones entre Madrid y Rabat son tan beneficiosa como nos quieren hacer ver?

No. Estamos pagando un precio muy alto, porque ha supuesto renunciar a la neutralidad. La consecuencia positiva es la caída de la inmigración irregular desde abril. Además, hemos visto cómo las fuerzas marroquíes han sido capaces de emplearse a fondo para que no se produzca un salto a la valla de Melilla. Marruecos se ha puesto las pilas en el control de los flujos migratorios y, por ahora, es la única contrapartida concreta que ha obtenido España. Esto confirma que Rabat utiliza el grifo de la inmigración irregular para presionar a España.

En este escenario, ¿en qué situación se queda el pueblo saharaui?

En una peor en la que estaban y nunca ha sido buena. España, en muchas ocasiones y bajo cuerda, ha apoyado a Marruecos y ahora lo ha hecho de manera explícita.

«La autonomía sería una solución viable si Marruecos respetara las garantías internacionales»

decoration

¿En qué punto están los acuerdos de pesca con Marruecos?

Los acuerdos se acaban el año próximo. Estamos a la espera de que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) ratifique las sentencias que pronunció el septiembre pasado la instancia inferior y que anulan los acuerdos de pesca entre la UE y Marruecos, porque incluyen al Sáhara Occidental. Estoy dispuesto a apostar que a principios del año próximo la instancia máxima, el TJUE, ratificará esas dos sentencias y, a partir de ahí, se acabará la pesca española y europea en aguas del Sáhara y de Marruecos. Hasta ahora, cada vez que había sentencias desfavorables, la Comisión Europea y los gobiernos de España y Francia han ido inventando fórmulas para parchear los acuerdos, pero este sería el final del camino. Ya no quedan más posibilidades de maniobra y se desatará una crisis entre Marruecos y Europa. El TJUE ha dicho muy claramente que los acuerdos con Rabat no pueden incluir al Sáhara Occidental, porque no forma parte de su territorio. Esto también afectará a los pactos aéreos, sobre los que tendrá que pronunciarse el TJUE dentro de tres o cuatro años y, muy probablemente, también lo invalidará, con lo que no podrían haber vuelos desde Canarias hasta El Aaiún o Dajla.

Apunta que el fin de los acuerdos de pesca podría derivar en una crisis entre Marruecos y Europa. ¿Qué herramientas puede utilizar Rabat para presionar a la UE?

La pataleta, la inmigración irregular y la cooperación antiterrorista. Son sus herramientas habituales. Las mismas que ha empleado con España y que podría volver a utilizar.

¿Se alcanzará un acuerdo sobre la frontera marítima entre Canarias y Marruecos?

No. Lo veo muy difícil. La pretensión de Marruecos es que, de una forma u otra, ese acuerdo abarque también lo que ellos consideran sus aguas territoriales del Sáhara Occidental. No veo a una delegación española negociando sobre las aguas saharauis y menos cuando tengamos la confirmación de las sentencias del TJUE. Las negociaciones sobre la mediana de Canarias no llegarán a ninguna parte.

«Los acuerdos con Rabat no pueden incluir al Sáhara, porque no forma parte de su territorio»

decoration

Si hay cambio de Gobierno en la próxima legislatura, ¿España dará marcha atrás con su nueva postura sobre el Sáhara?

No lo sé. No sé qué hará Alberto Núñez Feijóo, porque él en ningún momento lo ha explicado y no ha dado ninguna pista, ni en un sentido ni en otro. Pero él sabe que si hay un cambio de postura iremos a una crisis de grandes proporciones con Marruecos. Lo que se traduce en asaltos a Ceuta y Melilla y un importante incremento en la llegada de migrantes irregulares a las costas de Canarias.

¿El malestar de Argelia con España puede ir a más?

Sí. Argelia puede romper los acuerdos gasísticos con España. Argel ha dicho que va a subir los precios, pero que va a mantener los acuerdos. Desde principios de año, el consumo de gas argelino no para de bajar y Argelia ha dejado de ser por primera vez el principal suministrador de gas a España. Ha sido superado por Estados Unidos, que envía gas licuado, aunque es algo más caro que el gas argelino.

¿Qué pasos va a seguir con respecto a la demanda que le ha puesto Marruecos por apuntar que está detrás del espionaje de Pegasus?

Defenderme. Es la cuarta vez que Marruecos me lleva a los tribunales, con denuncias penales y demandas civiles. Piden que me retracte y una indemnización por daños y perjuicios. Yo no me voy a retractar. El consorcio de medios de comunicación Forbidden Stories publicó el 18 de julio del año pasado que yo era uno de los objetivos del espionaje de Marruecos. Yo lo he repetido en muchos lugares, porque estoy absolutamente seguro de ello y no me voy a retractar. Si han perdido tres veces en los tribunales en España contra mí, espero que esta sea su cuarta derrota. Lo que intenta Marruecos con esta demanda es coartar mi libertad de expresión y mi labor como periodista.

Compartir el artículo

stats