El Consejo de Gobierno de Canarias aprobó este jueves el proyecto de decreto para determinar el calendario de fiestas laborales de la Comunidad Autónoma para el próximo año. El Ejecutivo se atiene al límite de 14 jornadas festivas, incluidas ahí las fechas elegidas por los cabildos (un día) y los ayuntamientos (2 días).

Como novedad, de ese listado se descuelga el primer día del año. La razón: el 1 de enero cae en domingo, de modo que el descanso después de la celebración de Nochevieja sigue estando contemplado.

En este calendario para 2023, se consideran días inhábiles a efectos laborales, de carácter retribuido y no recuperable, todos los domingos del año y las jornadas festivas del 6 de enero por la Epifanía del Señor; 6 de abril, Jueves Santo; 7 de abril, Viernes Santo; 1 de mayo, Fiesta del Trabajo; 30 de mayo, Día de Canarias; 15 de agosto, Asunción de la Virgen; 12 de octubre, Fiesta Nacional de España; 1 de noviembre, Todos los Santos; 6 de diciembre, Día de la Constitución Española; 8 de diciembre, Inmaculada Concepción; y 25 de diciembre, Natividad del Señor.

De igual modo, fija las fiestas laborales por islas: 2 de febrero, la Virgen de la Candelaria, en Tenerife; 5 de agosto, Nuestra Señora de Las Nieves, en La Palma; 8 de septiembre, Nuestra Señora del Pino, en Gran Canaria; 15 de septiembre, Nuestra Señora de Los Volcanes, en Lanzarote y La Graciosa, además de Nuestra Señora de la Peña, en Fuerteventura; 25 de septiembre, Nuestra Señora de los Reyes, en El Hierro; y 9 de octubre, Nuestra Señora de Guadalupe, en La Gomera.

El texto concede a los ayuntamientos canarios un mes de plazo para trasladar al Ejecutivo sus propuestas, con el objetivo de fijar los hasta dos días con carácter de fiestas locales que por tradición correspondan a cada municipio.