Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis migratoria

Lanzarote, desbordada tras la llegada de 500 migrantes en solo dos días

Llegan dos neumáticas más a la isla con 100 personas - El centro de atención de Arrecife, con 200 plazas, está sobrepasado debido al repunte de embarcaciones

Rescatada una embarcación con 51 inmigrantes, 4 menores,en aguas de Lanzarote Adriel Perdomo

Lanzarote está desbordada. La isla ha vivido dos días frenéticos en los que las llegadas de embarcaciones repletas de migrantes no han cesado. Nadie se esperaban que el puente de mitad de agosto se convertiría en otro punto negro en el calendario de la crisis migratoria que sufre el Archipiélago desde el 2020. Pero así ha sido, en las últimas 48 horas unas 500 personas han alcanzado las costas canarias, concretamente las costas de Lanzarote, lo que ha provocado que se produzca un «desbordamiento» de los recursos de atención en la isla volcánica.

Solo el viernes llegaron a la isla nueve pateras con 382 personas y dos más arribaron ayer con 100 migrantes en total. Las mujeres y niños han podido ser derivados a centros gestionados por el Ministerio del Interior, pero al resto lo han trasladado al Centro de Atención Temporal de Extranjeros (CATE) de Arrecife donde pueden pasar un máximo de 72 horas, en las que los agentes de la Policía Nacional realizan la filiación. La instalación, gestionada por Interior, se planteó para albergar a unas 200 personas, por lo que no hay que ser matemático para llegar a la conclusión de que el CATE está sobrepasado. Txema Santana, periodista especializado en migraciones y asesor de la Vicepresidencia del Gobierno de Canarias, afirmó ayer en Twitter que en el centro se concentraron ayer unas 300 personas. El diseño no preveía llegadas de 400 personas en 24 horas solo a Lanzarote. El presupuesto para la creación de este recurso sale de una partida de 13,5 millones que la Unión Europea otorgó a Interior para reforzar la atención policial a los supervivientes de la ruta canaria.

La Delegación del Gobierno no dio ayer ninguna explicación al respecto. El viernes confirmaron que «se están poniendo en marcha todos los recursos para agilizar el procedimiento de derivaciones y se están realizando reseñas inmediatas a las personas más vulnerables». Lo cierto es que este repunte migratorio llega tras varias semanas de calma, por lo que el resto de recursos de las islas están disponibles. Por ello se espera que en las próximas horas haya traslados para liberar la presión en Lanzarote.

No es la primera vez que Lanzarote sufre la falta de recursos para atender a los migrantes. Hasta que se instalaron estas carpas en Arrecife, las personas llegadas en pateras y neumáticas a Lanzarote pasaban sus primeras horas en una nave industrial precaria. En ella no había baños ni camas suficientes. Las mujeres, los hombres y los niños allí alojados tampoco tenían acceso a duchas. Fue incluso denominada la nave de la vergüenza en referencia a la similitud con las condiciones de hacinamiento que se dieron en 2020 en el muelle de Arguineguín (muelle de la vergüenza).

Según los datos proporcionados por la Delegación del Gobierno –a la espera de los datos oficiales que ofrece el Ministerio del Interior cada quince días– durante este último año han llegado a las Islas 10.140 personas en 220 embarcaciones. Lanzarote se mantiene como la segunda isla con más llegadas, solo por detrás de Gran Canaria.

Todas las embarcaciones que han llegado en los últimos dos días son neumáticas, más frágiles y por lo tanto más peligrosas. Lo que ha provocado que algunos migrantes requieran asistencia sanitaria al llegar a la isla. Un menor que fue reanimado el viernes continúa en la UCI del Hospital Materno Infantil de Gran Canaria. Además, una niña murió en el agua al volcar una de las embarcaciones. 

Compartir el artículo

stats