Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Adiós al padre de la perestroika | Recuerdo de su viaje a Lanzarote en 1992

Gorbachov, el líder comunista que gastó 300.000 pesetas en Lanzarote

Francisco Martínez rememora el crédito que dejó al mandatario a petición del rey Juan Carlos I

9

Gorbachov, un enamorado de Lanzarote Óscar Jiménez / Javier Fuentes

Gorbachov pasó sus vacaciones de 1992 en Lanzarote. Allí conoció a Francisco Martínez, un empresario que trabajaba en La Mareta y que no dudó en prestarle 300.000 pesetas al líder ruso.

«¿Tienes 300.000 pesetas para dejarle a Gorbachov y ahora te las mando?». Esta fue la pregunta que descolocó al empresario Francisco Martínez en el verano de 1992, sobre todo porque quien la hizo era el rey Juan Carlos I al otro lado del teléfono. El entonces supervisor de personal de la residencia La Mareta no tardó ni dos segundos en contestar: «sí sí, claro». No era la primera vez que hablaba con el monarca y sabía que la ocasión lo merecía. El primer y último presidente de la URSS, Mijaíl Gorbachov –fallecido el pasado martes–, visitaba Lanzarote tras la invitación del rey español y el presidente del Gobierno, Felipe González. «No trajeron dinero en efectivo ni tarjetas, fue uno de los detalles que más me impactó», recuerda el actual presidente de la Confederación Empresarial de Lanzarote.

Martínez no solo recuerda este episodio, lo cierto es que tiene guardado en la memoria todo lo vivido en las tres semana que el líder ruso pasó en la isla de los volcanes. Su labor era supervisar que todo el personal vinculado al catering, limpieza y mantenimiento cumpliera con las tareas a la perfección. El trabajo le obligó a casi «convivir» con los invitados e incluso muchas noches tuvo que dormir en La Mareta. Tantas horas permitieron al empresario, no solo conocer los detalles de las vacaciones, sino también coger cariño a Mijaíl Gorbachov y a su esposa Raísa. «Pasamos mucho tiempo juntos y encima ellos se hacían querer», reconoce Martínez.

Cercano

El antiguo secretario general del Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética vino acompañado de un equipo no muy amplio y no tuvo reparos en dejarse ver. Las imágenes en los medios de comunicación reflejaron algunos de esos momentos: paseando, comprando en los comercios locales, disfrutando de un baño en la playa, etc. Martínez asegura que el líder ruso se mostró cercano desde el primer momento que pisó la isla. «Fue un momento muy especial y muy impactante por la sencillez y la humanidad del personaje», insiste el empresario canario, quien recuerda que Gorbachov durante los paseos se paraba «sin problemas» a firmar autógrafos y a saludar a todos los que se acercaban. Así lo confirman las decenas de imágenes que existen de la época.

Tocar la guitarra o ver el fútbol, algunas de las actividades que Gorbachov realizaba en La Mareta

decoration

El expresidente soviético causó un impacto muy positivo en la sociedad canaria y concretamente en Martínez. «Impone tenerlo delante, es la persona que más me ha impresionado conocer», reconoce el empresario, quien asegura que durante su vida ha conocido a muchas «celebridades» por el hecho de trabajar en La Mareta. A pesar del impacto inicial Gorbachov se mostró muy cercano con todos los trabajadores de la residencia lanzaroteña. Las conversaciones se sucedieron a diario y compartieron muchos momentos para el recuerdo.

La cercanía era tanta que el líder ruso cocinó junto a Martínez en alguna ocasión. Entraba en la cocina y comparaba la gastronomía canaria con la de su país natal. «Una de las veces me dijo que el cordero ruso era mejor», recuerda entre risas el empresario canario. Pero ese comentario, se quedo en eso, un comentario puntual. Lo cierto es que el líder soviético optó durante todas sus vacaciones por platos de gastronomía canaria y española. «Nos mandaron unos menús de Moncloa para que tuviéramos una referencia, pero la verdad es que no les hicimos ni caso», apunta Martínez, quien asegura que los platos que se sirvieron siempre fueron sencillos y normales. «Nada de langosta ni cosas muy lujosas, ellos estaban completamente encantados», insiste.

El idioma nunca fue un problema. El ruso y el canario lograban entenderse a través del traductor que acompañaba en todo momento al líder de la URSS y gracias a unas pocas palabras en inglés. En ocasiones, incluso, compartían momentos viendo partidos del fútbol. Gorbachov se interesaba por las jugadas y por los jugadores y acribillaba a preguntas al presidente de la Confederación Empresarial de Lanzarote.

El empresario Francisco Martínez

La vida en La Mareta durante esas tres semanas fue tranquila. Los invitados prefirieron no hacer grandes eventos en la residencia y disfrutaron de las bondades de la isla y de las instalaciones, con tranquilidad. «Ellos acababan de salir de una situación muy complicada en su país, un golpe de estado, y buscaban tranquilidad y descanso», afirma Martínez. Lo normal era que cenaran, se tomaran unas copas y sobre las dos de la mañana se iban a dormir a la cama.

Aunque hubo alguna que otra noche que acabó con espectáculo musical. El empresario recuerda con claridad un episodio en concreto en el que Gorbachov lo acompañó hasta su casa para ir a buscar una guitarra. «En principio iba a ir solo, pero los escoltas me recomendaron que fuera él para que mi mujer no se asustara y entendiera lo que ocurría», aclara el canario. Y así fue, el líder ruso entró por la puerta el primero y explicó «como pudo» la situación a la dueña de la vivienda que quedó impactada por ver «cara a cara» al último presidente de la URSS.

El empresario afirma que el expresidente de la URSS disfrutaba con la gastronomía canaria y española

decoration

Tal fue el cariño que Martínez compartió con los invitados soviéticos de ese verano que tras su marcha recibió cartas de ellos hasta en dos ocasiones. Los textos venían acompañados de fotografías de algunos de los momentos vividos en ese verano de 1992. En una de las imágenes se aprecia al líder ruso en las escalerillas del avión antes de darle dos besos –típico saludo del país del este– al empresario. La otra instantánea recoge una escena junto a la piscina de La Mareta. «Tenía muchas fotografías de esos días, pero con el paso del tiempo las he ido perdiendo de vista», lamenta el canario.

Gorbachov y Raísa no fueron los únicos que disfrutaron del inmueble ubicado en Costa Teguise. Además de integrantes de la Familia Real española, también han pasado por allí los cancilleres alemanes Helmut Kohl y Gerhard Schröder; el presidente checo Václav Havel; el presidente de Kazajistán en 2005, Nusurtan Nazarabayev; y algunos presidentes españoles como José María Aznar, José Luis Rodríguez Zapatero y Pedro Sánchez.

El líder ruso mantuvo el contacto con el canario a través de dos cartas que incluían dos fotografías del verano

decoration

Justamente este último líder socialista pasó en Lanzarote sus vacaciones de verano el pasado mes de agosto. La cercanía con los medios no fue la misma que la de Gorbachov, casi no hay imágenes de Sánchez en la isla de los volcanes y hay muy pocos testimonios de personas que vivieran encuentros con el presidente español. Martínez también ha trabajado en La Mareta durante las vacaciones del socialista y reconoce que el trato no es el mismo que con el ruso. «Suele estar más con amigos o trabajando encerrado», explica el empresario.

A pesar de tener relaciones «distintas», el presidente de la Confederación Empresarial de Lanzarote asegura que el político español también disfruta de la Isla con sus paseos en bici y con las visitas al mercadillo de Costa Teguise los domingos. «No se encierra en la casa, sale todos los días y sus hijas disfrutan de actividades todo el tiempo», aclara. Martínez considera que Sánchez es sociable y cercano y tiene detalles con los trabajadores que no se publican en los medios como «comprarles bicicletas eléctricas para que lo acompañen en sus rutas por la montaña».

Compartir el artículo

stats