Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cumbre en Gran Canaria | I Conferencia Internacional por la Paz y la Seguridad del Sáhara Occidental

Zapatero aplaude a Sánchez y apoya una autonomía saharui reforzada

El presidente del Gobierno pide una solución política para Sáhara Occidental en el marco de la ONU sin mencionar el giro español

32

Foro saharui / Jornada II Juan Carlos Castro

La vía de la autonomía reforzada para el Sáhara es «un buen camino para negociar porque es un punto intermedio de autogobierno», aseguró el expresidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, quien calificó de «valiente y acertada» la posición de Pedro Sánchez sobre la antigua colonia. «Solo las posiciones valientes y difíciles son las que merecen la pena en política», añadió Zapatero en declaraciones a los medios antes de su intervención en la I Conferencia Internacional por la Paz y la Seguridad del Sáhara Occidental, que se clausuró ayer en Las Palmas de Gran Canaria. Además, recordó que cuando ocupaba la Moncloa, en 2007, recibió la propuesta de autonomía de Marruecos y ya entonces le pareció un buen punto de partida para negociar.

«No podemos seguir arrastrando conflictos iniciados el siglo pasado»

Pedro Sánchez - Presidente del Gobierno

decoration

Para ayudar al pueblo saharaui a salir del túnel en el que lleva atrapado casi medio siglo, Zapatero apuesta por la «autoridad política» de las Naciones Unidas para alcanzar una solución pacífica al conflicto. Eso sí, con la colaboración de las partes implicadas. «Todos debemos ayudar en lo que nos pida», sentenció el expresidente. Sobre la mesa están la propuesta de autonomía que defiende Marruecos y la defensa de la autodeterminación que propugna el Frente Polisario por lo que, a su juicio, la ONU es la que debe propiciar un punto de encuentro y «más en estos momentos» en los que existen graves conflictos en el mundo. La solución tiene que llegar con trabajo y «con las horas de diálogo que hagan falta», apuntó Zapatero, quien hizo hincapié en que es necesario un cambio histórico, en un momento geopolítico en el que «la palabra paz está debilitada».

Según su experiencia, en las negociaciones siempre suele ser mejor el plan B que el plan A, porque «la política es convivir y llegar a acuerdos, porque la política conoce muchas formas en las que la coexistencia es posible». Para Zapatero, el diálogo, la renuncia compartida, el reconocimiento mutuo y la convivencia son las bases para poner fin al conflicto entre el Sáhara y Marruecos. «Los mapas políticos en la historia son cambiantes y difíciles, mucho más aquellos fruto de procesos postcoloniales; se sabe a ciencia cierta que el entendimiento en la solución», apuntó.

López Aguilar afirma que la posición de España respeta la legalidad internacional

decoration

La celebración de este encuentro ha estado rodeada de polémica. Los colectivos que apoyan al Frente Polisario acusaron a los líderes socialistas que han participado en el foro de «estar vendidos a un lobby marroquí», en relación a los organizadores de la cita, el Movimiento Saharauis por la Paz. Esta organización fue impulsada por disidentes del Polisario y el Centro Nacional de Inteligencia calificó como «pantalla» de Marruecos. Sobre estas acusaciones, Zapatero señaló que la grandeza de la democracia es que pueden coexistir posturas distintas sobre el Sáhara y se negó a descalificar a quienes realizan estas afirmaciones sobre su persona. «Quien descalifica igual es que no está tranquilo en un debate de ideas», sentenció el expresidente. Por su parte, el presidente de la Comisión de Libertades Civiles, Justicia e Interior del Parlamento Europeo, Juan Fernando López Aguilar, tildó las acusaciones de lobbista de fake news e intoxicaciones.

López Aguilar también se alineó con Sánchez y defendió que la posición del Gobierno de España es compatible con la posición europea y respetuosa con la legalidad internacional. Sobre la propuesta de autonomía de Marruecos, aseguró que es «seria y creíble» y subrayó que «lo único que cabe es que la comunidad internacional aliente el diálogo y el acuerdo entre las partes». El eurodiputado socialista recordó que este contencioso «dura demasiado y esconde dolor humano», con lo que muchos piensan que «cualquier solución mutuamente aceptada será mejor que otros cincuenta años de dolor». También invitó a la ONU a redoblar esfuerzos para propiciar el diálogo entre Marruecos y el Frente Polisario, para que lleguen a un punto de encuentro.

Precisamente Sánchez intervino el jueves en la 77º Asamblea General de la ONU en Nueva York para reclamar una «una solución política mutuamente aceptable» para el Sáhara, siempre «en el marco de la Carta de las Naciones Unidas y de las resoluciones del Consejo de Seguridad». Si bien en su discurso no hubo ninguna referencia al cambio de postura de España el pasado marzo, cuando el Gobierno anunció por primera vez, en una carta al rey Mohamed VI, que el plan marroquí de autonomía era «la base más seria, creíble y realista» para la resolución de esta disputa.

«España seguirá apoyando a la población saharaui con ayuda humanitaria»

Pedro Sánchez

decoration

Sánchez defendió que «no podemos seguir arrastrando conflictos iniciados el siglo pasado» , una tesis empleada por la diplomacia española para justificar el volantazo de descartar la idea de realizar el referéndum de autodeterminación que reclama el Frente Polisario. El presidente del Gobierno aclaró que España sigue apoyando la «labor fundamental» del Enviado Personal del secretario de la ONU, Staffan de Mistura, quien tras un año al frente de cargo no ha logrado desbloquear el conflicto, atascado por las posturas maximalistas de Marruecos y el Frente Polisario. Sánchez recordó que España «seguirá apoyando a la población saharaui en los campamentos, como principal donante internacional de ayuda humanitaria».

Compartir el artículo

stats