Canarias se une en una sola voz para reclamar el reparto de menores migrantes en la cumbre autonómica del miércoles

Gobierno, cabildos, ayuntamientos, los portavoces de los grupos políticos del Parlamento, salvo Vox, y 16 oenegés apoyan este lunes la reforma de ley de extranjería

Gobierno de Canarias, cabildos, ayuntamientos, todas las fuerzas políticas con representación en el Parlamento regional, a excepción de Vox, y 16 oenegés hicieron este lunes un “frente" común en defensa del acuerdo para la distribución obligatoria de los menores migrantes no acompañados que llegan a las Islas. Canarias se presenta de esta forma "unida ante el drama humanitario" que sufre el Archipiélago, a dos días de la Conferencia Sectorial de Infancia y Adolescencia, que se celebra el miércoles en Tenerife, y lanza "un mensaje alto y claro, de que Canarias no puede más", afirmó el presidente del Gobierno, Fernando Clavijo. Un clamor que defenderá en esta cumbre autonómica, donde las comunidades deben esclarecer si apoyan o no la reforma de la ley de extranjería, en medio de un caldeado ambiente por el ultimátum de Vox de romper con el PP en donde gobierna si acepta el reparto de menores migrantes.

De este modo, casi medio centenar de representantes públicos, políticos y sociales suscribieron este lunes un acuerdo institucional donde se pone de manifiesto la necesidad de apoyar la propuesta presentada por Canarias a los portavoces de las fuerzas políticas en el Congreso de los Diputados a finales de junio, para la modificación de la ley de extranjería que garantice la solidaridad con una distribución equitativa de estos menores, para lo que han pedido el apoyo de Gobierno de España y Cortes Generales.

Con la firma de este acuerdo “se suman, además, a todas aquellas iniciativas que se emprendan por parte del Gobierno de Canarias para garantizar dicha distribución y asegurar debidamente la protección del interés superior de los menores”, indicó. Clavijo señaló al término de la reunión que “Canarias acaba de demostrar que solo tiene una voz en la gestión migratoria” y abogó por que “esa voz sea escuchada y atendida por el resto de comunidades autónomas, por el Estado y por la Unión Europea”.

Una crisis humanitaria

El presidente canario clamó, junto a todas las instituciones, fuerzas políticas y entidades del tercer sector por “un acuerdo que esté a la altura de la peor crisis humanitaria de España y de la Unión Europea”. Asimismo, remarcó que esta respuesta se la deben "a los más de 5.500 niños y niñas que permanecen en las islas y también a un territorio que ha demostrado con creces ser una tierra solidaria y que tiene sobre sus espaldas todo el peso de la frontera sur de España y de Europa”.

El jefe del Ejecutivo canario subrayó que el próximo miércoles -durante la sectorial de Infancia- “lo que está a prueba es si somos un país capaz de dar respuesta a una crisis humanitaria o si seguimos viviendo de espaldas al fenómeno migratorio dejando sola a Canarias”.

Red de acogida desbordada

Clavijo reconoció durante el encuentro la “gravedad” de la situación con una red de acogida “totalmente desbordada y que no tiene capacidad para seguir incrementando plazas de acogida". "Canarias ha llegado a su techo y este acuerdo es la única respuesta para garantizar que estos niños y niñas tengan un presente y un proyecto vital y esperan una oportunidad en centros en Canarias que están colapsados y que no tienen más capacidad de acogida”, enfatizó.

Base del acuerdo de reparto

La base de acuerdo para la reforma de la ley de extranjería acordado entre el Gobierno de Canarias y el Estado reconoce su aplicación solo en los territorios que se encuentran en situación de emergencia migratoria, en estos momentos Canarias, Ceuta y Melilla. En la situación actual supondría la salida de las islas a otros territorios de aproximadamente 2.500 menores no acompañados en un plazo máximo de 12 meses, y de los que lleguen siempre que se supere el cupo. En este sentido, el criterio para definir la situación de saturación de un territorio será cuando esté por encima del 150% de su capacidad, lo que activaría de forma inmediata el traslado de estos menores a otras comunidades autónomas. 

Al encuentro también asistieron el vicepresidente del Gobierno, Manuel Domínguez -a su vez presidente del PP canario-, y la consejera de Bienestar Social, Igualdad, Juventud, Infancia y Familias, Candelaria Delgado, entre otros miembros del Gobierno. Por parte de los cabildos rubricaron el acuerdo la presidenta del Cabildo de Tenerife, Rosa Dávila, de Gran Canaria, Antonio Morales, de La Palma, Sergio Rodríguez, de Lanzarote, Oswaldo Betancort, de Fuerteventura, Lola García, de El Hierro, Alpidio Armas y el vicepresidente del Cabildo de La Gomera, Adasat Reyes.

Asimismo, los 88 ayuntamientos canarios estaban representados por la presidenta de la Federación Canaria de Municipios (Fecam) Mari Brito, los vicepresidentes, Ana Dorta, Armando Raúl Dorta y Rosa María Chinea, y el vocal del Comité Ejecutivo de la Fecam, Francisco Atta, indica el Gobierno en un comunicado. En cuanto a los grupos parlamentarios asistieron a la reunión el portavoz del Grupo Nacionalista Canario, José Miguel Barragán, del Partido Popular, Luz Reverón, del Partido Socialista, Sebastián Franquis, de Nueva Canarias, Luis Campos, de la Agrupación Socialista Gomera, Jesús Ramos, del Grupo Mixto, Raúl Acosta, y del Grupo Vox, Paula Jover, único grupo que declinó suscribir el acuerdo.

Dieciséis entidades del tercer sector vinculadas a la atención de los menores no acompañados firmaron el acuerdo para impulsar la reforma de la ley de extranjería a excepción de Unicef y Acnur que no lo suscribieron por formar parte de Naciones Unidas, y Save the Children y Cruz Roja, que no lo hicieron al no estar presentes en la reunión los representantes legales de estas dos entidades, sostiene el comunicado. No obstante, las cuatro onegés mostraron su respaldo al documento. El resto de entidades fueron Cruz Blanca, Nuevo Mundo, Nuevo Futuro, Quorum, SAMU, Coliseo, Asproinfa, Fepas, Siglo XXI, Accem, Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) y Fundación Cepaim.