Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carnaval de Las Palmas

Gambusinos hace historia al ganar el Concurso de Murgas del Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria

El premio se va a Fuerteventura | Chismosos, segundos, y Chancletas, terceros, en la final del certamen que hace vibrar al Parque Santa Catalina

Gambusinos gana la Final de Murgas del Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria 2022

Gambusinos gana la Final de Murgas del Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria 2022 Humberto Gonar

Para ver este vídeo suscríbete a La Provincia - Diario de Las Palmas o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Gambusinos gana la Final de Murgas del Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria 2022 Humberto Gonar

Gambusinos hace historia al ganar el Concurso de Murgas del Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria, Chismosos, segundos, y Chancletas, terceros. Por primera vez, el premio se va para otra isla, en este caso Fuerteventura. Gambusinos, además, estrenó el premio Benito Falcón, el primero con el nombre del periodista que se entrega y que galardona a la mejor presentación de tema. A estos dos premios suma el tercero de vestuario.

Gambusinos, dirigidos por Ayose Sarabia, hizo un Veni, vidi, vici en toda regla. Llevan 20 años concursando en el Carnaval, pero por primera vez en el de Las Palmas de Gran Canaria. Así pues es también la única murga procedente de Fuerteventura que alcanza la final. Y ganó con su tema Con un queso y un membrillo, asalto el parlamento canario, mejor que en Estados Unidos con el del flequillo. La canción, llena de crítica al Gobierno de Canarias, hizo un repaso por la pobreza, educación, dependencia, sanidad desfilan por la canción, en la que no podía faltar la alusión al Covid, con semáforo incluido. La seriedad de la canción la aliviaron con una entrega de premios que, cómo no, incluyó queso. El tema terminó con una invitación a "volver a reír, volver a llorar, volver a vivir".

La Final del Concurso de Murgas fue también la noche de Chismosos. La de Guía, la única murga masculina dirigida por una mujer -Noelia Vega- arrasaron en los premios, con tres, el segundo de Interpretación, el Tomás Pérez y el Criticón. El Tomás Pérez, a la mejor canción tradicional, laureó su tema de la final: Tu perreta me suena, mientras que el Criticón, que otorgan los medios informativos a la letra más crítica, fue para el tema que cantaron en la Primera Fase: Levántate del sillón y sal en manifestación. En la final, vestidos con la alegoría Chacho... Chacho... Fuerte plomo, sus 32 componentes convirtieron su actuación en un auténtico programa de televisión –de hecho, se llamaba Tu perreta me suena– durante 20 minutos.

Se hicieron con el tercer premio Los Chancletas con su recuperación del espíritu verbenero y su hermanamiento en el escenario con Armonía Show, la de Miguel, y Los Serenquenquenes.

Encuesta: ¿Cuál es tu murga ganadora?

  • 10
  • 145
  • 84
  • 6
  • 55
  • 57

La murga adulta Gambusinos, llegados de Puerto del Rosario, en Fuerteventura, hicieron rugir el parque Santa Catalina y hacer historia en la primera oportunidad que participa una formación crítica llegada de fuera de Gran Canaria en este 45 certamen. Llegaron, cantaron –mejor en la fase que en la final– y se alzaron con el máximo galardón de Interpretación. Y no es el único cartón que se llevan a la capital majorera, pues estos esquimales de arena suman el tercero de Vestuario, al que suman la primera edición del Benito Padrón que otorgan Melindrosos a la mejor puesta en escena.

La sorpresa del veredicto saltó en el momento en el que el maestro de ceremonias, Daniel Calero, anunció el segundo premio de Interpretación para Chismosos, de la localidad norteña de Santa María de Guía, puesto que, al menos como consolación –al no ganar el Primero– parecía a la medida de Despistadas, las mejores de la noche.

Pero el jurado se decantó por la única murga masculina que dirige una mujer, Noelia Vega, que contagia con solo ver su ímpetu sobre el escenario. A esto se suma que vinieron con una artillería murguera, aunque tal vez a la medida de un tercero, de la mano del histórico letrista chicharrero –que fuera director de Ni Pico-Ni Corto en la canción del Mama María que a punto estuvo de costarle un problema legar con Jerónimo Saavedra en la década de los ochenta–. Bazzocchi padre apostó por crítica y humor, con grades dosis de actualidad, y enamoró. Nada más bajarse el escenario, Chismosos tuvo que encargar un camión para cargar el premio Tomás Pérez González a la mejor canción tradicional que también revalidó por segundo año consecutivo el letrista chicharrero Carlos Casanova, además del premio Criticón otorgado por los medios de comunicación, con el que los chicos de Noelia Vega hicieron pleno, pues recayó en el tema de Juan Bazzocchi interpretado anoche, Tu perreta me suena. Cerrando el olimpo murguero, el tercero de Interpretación de Chancletas, que mojó con la participación de Serenquenquenes, una de las murgas que decidieron no salir este año –y a las que criticó en fase y subió a cantar en final–, más la antología de lo mejor de las murgas del Carnaval de Santa Cruz de Tenerife, The Fasnia, de Diablos Locos (2014 y mejor canción de la historia en la edición virtual de 2021) y SaryMamel’s que ejecutaron Mamelucos y Nietos en 2018.

Como galardón honorífico, Chancletas otorgó la tercera edición de la distinción que lleva el nombre de su presidente y hasta 2020, y después de 32 años, Tito Rosales, director de la murga de La Isleta.

Sin duda, fue una final histórica. Por ganar la primera murga foránea de Gran Canaria en la primera vez que el parque de Lolita Pluma recibe visita de otro territorio insular. También para tener presente porque Los Chancletas, con José Hernández ‘Noly’ al frente en sustitución de Tito Rosales, rescató para el barrio capitalino de La Isleta uno de los cartones de Interpretación después de dos años en los que Las Palmas de Gran Canaria veía cómo los galardones que reconocen los repertorios se iban fuera de la capital, en especial hacia los municipios del Sureste. Y una final histórica también porque las murgas de mujeres acapararon tres de los seis puestos de la final, un hito que logran por segunda vez en la historia, cierto que en la edición con menos participantes: diez frente a los 22 del último concurso precovid (2020).

El jurado se resistió a premiar a Despistadas, a las que ni siquiera les dieron el tercero por su repertorio, como ocurrió con Traviesas en 2016 y Las Urracas, en 1996.

También se oficializó la entrega de premios de Vestuario: el primero para Despistadas, segundo, para Lengüetudos, y tercero, para los majoreros de Gambusinos.

2022 pasará a la historia también como el año que, para sortear la pandemia en el regreso a la nueva normalidad, se bajó el mínimo de componentes a 25, se redujo el número de fases –de tres a dos, por la baja inscripción, diez, con Gambusinos– y a un tema en fase y otro en final, con un máximo de 20 minutos de duración total en cada una de las actuaciones.

De haberse arrastrado la puntuación de fase a final hubiera parecido más justo el primero de Gambusinos y el tercero a Chismosos, como galardón a la regularidad, incluso a Chancletas. Pero si solo se otorgan los premios de Interpretación, en el caso de Despistadas puede colgar sobre la puesta de su local en el Manuel Lois el cartel con la leyenda: «Se busca».

120

Final del Concurso de Murgas del Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria 2022 José Carlos Guerra

El concurso, que comenzó sobre poco antes de las nueve de la noche y fue retransmitido por Televisión Canaria, lo abrió la Afilarmónica Nietos de Kika, con sede en Arucas; formación crítica del Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria que conmemora esta edición el 46 aniversario de su fundación, casi tantos como concursos de murgas celebraciones, pues hay que descontar el de 2022 que impidió el covid.

Los Nietos de Kika fueron los encargados de romper el hielo con una actuación en la que criticaron al Ayuntamiento y se esforzaron en recalcar que la gala organizada en 2021 para que el carnaval pudiera seguir vivo pese a las sucesivas olas de la pandemia no había sido de su gusto. La afilarmónica aruquense volvió a subirse al escenario de Santa Catalina tras dos años de ausencia y sus componentes hicieron de ‘padrinos’ de las murgas, deseando suerte a todas las participantes y recordando a las que no participaban. 

A ritmo de caja, bombo y platillo, como marca la tradición, la formación ‘madre’ de las murgas gran canarias, con Orlando Jiménez al frente, planteó una crítica en plan burlesco. Por momentos, su director pareció ser más crítico en su verbo en que la letras que interpretó la formación, cuando se refirió a las murgas ausentes, «tan importantes como las que han decidido salir pese al covid, al menos para nosotros». Cita con la cuna de las murgas.

Chismosos (Santa María de Guía, 2014). Triunfo al tándem formado por la exquisita y carismática directora Noelia Vega y el armonizador Ary Rodríguez. La apuesta por dos letristas chicharreros –Carlos Casanova, con ‘Manifestaciones’, y Juan Bazzocch, cpn 'Tu perreta me suena', es la fórmula mágica para en menos de cuatro años pasar de ser la murga del bocadillo a una formación crítica que se hace oír, con argumentos de cartón, como así quedó acreditado con el segundo de Interpretación y los premios Criticón –segundo consecutivo– y Tomás Pérez. Regalaron magia en su presentación, como hicieran en la primera fase. Y es que el primer puestos les favorece: abrieron el concurso, también la final y se llegaron el segundo.

La puesta en escena regala magia con el momento en el que un padre entrega un regalo la noche de los Reyes Magos y salen los soldaditos de plomo en los que se convierten los componentes de Noelia Vega, una directora de primera división, que ya en 2016 probó las mieles del éxito, con el tercero de Traviesas, también al frente de esa formación.

A partir de ahí, pasacalle y presentan su triunfo. Tu perreta me suena. La canción, de Juan Bazzocchi, no es de película, pero recrea el formato de un programa de televisión de similar nombre, para protagonizar los mejores golpes de humor de toda la velada cuando cantan a Casimiro Curbelo, y recuerdan el anuncio de lanzar bombas para atajar la erupción del volcán en La Palma, y lo hacen a ritmo de la canción del mismo nombre de King África. A partir de ahí el tema se diluye con referencias a los problemas que pasan los empresarios para sobrevivir mientras esperan las ayudas prometidas por el Gobierno canario a los damnificados del volcán, o reprochar que desde la Península se ridiculice a los canarios por su acento –’muyayo’– o el lío que se forman los presentadores al no saber distinguir entre Palma de Mallorca o La Palma, lo mejor, el toque socarrón de Bazzocchi, cuando incluye la referencia ‘empalmado’. Por momentos pareció la parodia de la crítica a las subidas del recibo de la luz o el cameo que lograron que hiciera con ellos con la periodista de Televisión Canaria Fátima Bravo que popularizó su desliz en plena retransmisión de la erupción, cuando con el micrófono abierto dijo que ‘se iba a mear’ porque no aguantaba más.

Después de dos fases sin humor, y el tedio que reinó en la segunda en particular, Chismosos fue un oasis de humor que deslumbro al jurado.

Chancletas (La Isleta, 1980). Estreno en la dirección de José Hernández ‘El Noly’, en sustitución de Tito Rosales. El concurso –sin los ganadores de 2020 Nietos, Legañosos y Serenquenquenes– parecía a la medida de la murga de La Isleta para desquitarse de la descalificación del año pasado. Pero la realidad fue otra. Ganadores a la postre del tercero de Interpretación, la formación decana en el curso no quiso arriesgar y apostó por una fórmula mágica que hipotecaba su éxito en las dos de las mejores canciones de la historia de las murgas de Tenerife, ‘The Fasnia’, de Diablos Locos, en 2014, y ‘Los SaryMamel’s’, de Mamelucos con Nietos de Sary Mánchez, en 2018. Ni los letristas y el armonizador, Misael Jordán, realizaron muchos cambios. Además, subieron al escenario al nuevo director de Diablos y a una selección de su generación okaidi como certificado de calidad. Pero aquello era The Fasnia, versión ‘Chancleta’s Show La de Miguel’, pues también sumaron a la mismísima orquesta Armonía Show. Y por su faltaba algo, cerraron con tributo incorporado al que en el pasado fue su eterno rival, Serenquenquenes, que hasta hizo el pasillo a la murga de La Isleta cuando se bajaba de la pasarela. Fue la cara b de otros grandes éxitos, que adoleció de originalidad. Era la gran oportunidad para volver al podium, con los trasatlánticos atracados en el Suroeste de Gran Canaria. Ambicionaban ganar y se quedaron en un tercer puesto.

Tramposas (Lomo Apolinario, 2009). Su pase a la final parecía formar parte del nombre de la murga que estrenó en las últimas semanas antes de concurso de su directora, Montse Hernández, si bien tenía el aval musical de su armonizador, Néstor Padrón, uno de los grandes. Ya nada más anunciar el maestro de ceremonia el título ‘Las etapas de la mujer’ ponía en alerta al espectador. Y no faltaba razón, porque lo que pudo ser una idea surgida de Triquikonas, por en amago de intento de ensayar los movimientos de la murga femenina top chicharrera, quedó en un remedo en su repaso por la evolución de la mujer, desde sus primeras plataformas hasta que llega a la vejez. Ni el sello de Jonny Alonso, «la mujer en cualquier etapa de su vida es siempre importante logró congraciarse con el público; las voces parecían peleadas con la murga.

Despistadas (La Isleta, 2009). Llegaron a la final con su primer premio de Vestuario, obra y arte de Josué Quevedo. Y van siete. Las chicas de Fefi Betancor apostaron por humor en fase, con una aproximación a las chicharreras Triquikonas, versión gasoil, pero con denominación de origen, con la firma de Yerai Lorenzo y Naara Hernández. Y en final, crítica de Airam Bazzocchi, un canto a la inmigración que después de cuestionar la gestión del gobierno acaba con un emotivo homenaje a los emigrantes canarios.

Musicalmente, sonaron bonito, fruto del trabajo de su armonizador Julito Alfonso. El tema pareció fresco, por la actualidad, con menciones a Miguel Ángel Ramíez, Pepe Benavente o Israel Reyes. Emocionante por su ejecución y por la posibilidad que se abría de que ganaran. Pero ayer se cumplió más que nunca el fallo del jurado.

Gambusinos (Puerto del Rosario, Fuerteventura, 2001). Más que de la capital majorera parecían haber venido a la final de ayer de Pájara, sólo así se entiende el bajón respecto a la fase que alimentó las mejores expectativas. La murga entró y parecía que se tropezada con sus voces. Y aún así, ganó el primero de Interpretación

Ya desde la presentación se veía que los de Ayoze Sarabia estaban peleados con la magia del primer día, aún recuperaron los tonos para montar su Parlamento canario por donde desfiló hasta el presidente Ángel Víctor Torres, para referirse a la situación de la educación y a los niños en exclusión social. Mención al agravio entre funcionarios que teletrabajan mientras los niños van a clases presenciales. Se acababa la pista para coger el vuelo al primer premio.

Y ya despegaron al límite, cuando recrearon la ceremonia de entrega de los Premios Canarias, para regalar queso curado al jurado y a la concejala de Fiestas. Antes de marchar, tributo a Serenques, que sin concursar, su director salió ayer casi tanto como en una final. Gambusinos prometió más con una actuación que dejaba el primero en manos de Despistadas, para el jurado ‘despistado’ que prefirió los Chancletas.

Las Lady’s Chancletas (La Isleta, 1999). La velada de la crítica y el pasacalle llegada a su fin con la sexta y última participantes del olimpo murguero por donde pasó una orquesta, una batucada de comparsa y hasta algunas murgas.

Las chicas de Sarah Cervera, que se estrena al frente de la dirección de la sección femenina de la murga de La Isleta, ya mostró buenas mañas en la primera fase hasta que entró en el juego de sacar la cara por Tito Rosales, su mentor. En el colofón de la final, fueron de más a menos; la presentación la utilizaron para afinar los tambores y la presentación, para calentar voces. A partir de ahí fueron in crescendo a pesar de la complejidad del hilo conductor elegido: ‘el trabajo ideal’, acorde a lo que pasa en la vida real.

Plantean el tema como funcionarias del Gobierno canario, luego como becarias de Ángel Víctor Torres, y que quedan en el paro como finalistas con opciones a premio en sus referencias al virus que comenzó en La Gomera, el murguero Besay Pérez –más solista de Sabandeños y Zeta-Zetas– que estuvo en La Voz, «y ahora solo falta que los Bambones lleguen a Eurovisión». Lo intentaron y pudieron pelear por un cuarto puesto. Frente a Chancletas, por lo menos un argumento original.

Compartir el artículo

stats