Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

San Bartolomé de Tirajana

San Bartolomé de Tirajana precinta dos zonas de chiringuitos externos del Centro Comercial Yumbo

Las instalaciones carecen de autorización y están fuera del Plan de Seguridad del Carnaval

Infografía del escenario del carnaval internacional de Maspalomas. Sonocom

Urbanismo del Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana ordenó este jueves por la mañana el cierre y precinto de más de una veintena de chiringuitos que distintos empresarios habían montado para trabajar durante los diez días que dura el Carnaval de Maspalomas, que arranca esta noche.

En un comunicado, el Consistorio informó que tomó la decisión de precintar estos negocios porque carecían de las autorizaciones necesarias de Fomento y además tampoco disponían de un Plan de Seguridad ni un plan de evacuación, pues estos chiringuitos no estaban incluidos en los permitidos por el Ayuntamiento y por tanto no estaban bajo el paraguas del plan de seguridad de las fiestas. El objetivo, indicó, era organizar «un carnaval paralelo» a la programación oficial pues incluso se ha montado un escenario y hay un programa de actos.

Los 25 chiringuitos están instalados en aparcamientos privados de Yumbo, cinco en el espacio que se encuentra junto al minigolf y otros 20 en el que se ubica junto al Centro Insular de Turismo, a donde este jueves se trasladó la Policía Local para realizar una inspección. «Consultada la sección de Fomento, se comunica que el técnico municipal ha informado desfavorablemente la petición formulada por el titular de la citada actividad, por no contar con la documentación preceptiva, exigida para el desarrollo de espectáculos públicos regulados en la Ley 7/2011 de 5 de abril de actividades clasificadas y espectáculos públicos y otras medidas administrativas complementarias; y normativa de Desarrollo», señaló el Consistorio en la nota.

El edil de Urbanismo, Samuel Henríquez, explicó que «el problema de estos chiringos que se han instalado en ambas zonas privadas es que no cuentan con autorización, además dificultan la seguridad del centro comercial y de la organización del Carnaval». Añadió que en años anteriores, el espacio habitual de los ‘chiringays’ era cedido por Yumbo al Ayuntamiento y, por tanto, se incluían dentro del plan de autoprotección y entraban dentro de las actividades del propio Carnaval. No así en la actualidad, ya que esos espacios han pasado a ser privados y están gestionados por un tercero que «de manera unilateral ha decido organizar un carnaval paralelo con un programa de eventos paralelo». Henríquez sostuvo que la única intención es «garantizar la seguridad de los asistentes».

El Consistorio sacó este año a licitación pública las actividades del carnaval, desde la organización y la iluminación a la cobertura sanitaria, los planes de seguridad privada y autoprotección y los propios chiringuitos. Los autorizados están en el párquin principal y se componen de 13 quioscos de bebidas, cinco food-truck y tres mesones.

La decisión del Ayuntamiento provocó la indignación de varios empresarios que habían realizado inversiones para estos días. Uno de ellos explicó a este periódico que solicitó autorización al Consistorio pero, transcurridos 15 días sin respuesta, se acogió al silencio administrativo. Una tesis que el área de Urbanismo rechaza al afirmar que esa opción no la contempla la normativa.

Compartir el artículo

stats