Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Herbalife Gran Canaria Actualidad

McCalebb y Hendrix, más fuera que dentro

El Granca se huele que el base tendrá opciones mejores y no pondrá toda la carne en el asador para luchar por él

McCalebb y Hendrix, más fuera que dentro

McCalebb y Hendrix, más fuera que dentro

Dos de los refuerzos estelares del Herbalife Gran Canaria durante el pasado verano prácticamente no tienen opciones de continuar en el próximo proyecto del conjunto grancanario. Todo apunta a que tanto Bo McCalebb como Richard Hendrix vistieron por última vez la camiseta amarilla en Vitoria, con motivo del tercer y definitivo encuentro de la serie de cuartos de final del Playoff por el título de la Liga Endesa ante el Baskonia.

Desde el club ya se empieza a perfilar el próximo ejercicio, que de nuevo estará comandado desde el banquillo por Luis Casimiro. Y en esos planes, el base y el pívot norteamericanos, ambos con pasaporte macedonio por lo que no ocupaban cupo de extracomunitarios, en principio no tendrán cabida.

Si en el caso de Bo McCalebb la dirección deportiva se encuentra satisfecha de su rendimiento, no ocurre lo mismo en el caso de Richard Hendrix. Al de Nueva Orleans se le trasladará una oferta, pero la entidad amarilla no tirará la casa por la ventana como hiciera el pasado verano. Por esto, y por el buen cartel que sigue teniendo el jugador en Europa, el club piensa que su destino final va a estar lejos de Gran Canaria.

Muy distinto es el caso del pívot, al que el Granca ni siquiera le trasladará una oferta de renovación. Y es que, al contrario que ocurre con su compatriota, sus prestaciones no han estado a la altura de lo que esperaba el Herbalife cuando lo contrató.

Volviendo a Bo McCalebb. El base New Orleans, a pesar de que su rendimiento no desentonó, quizás no ha conseguido erigirse en el jugador desequilibrante que todos esperaban. Aunque en algunas fases del curso mostró sus condiciones de crack, en los momentos importantes de la campaña, cuando el Granca se jugaba dar el paso definitivo a las rondas finales de las tres competiciones principales, Liga Endesa, Copa del Rey y Eurocup, no tiró del equipo como se prevé cuando hablamos del jugador franquicia.

Menos crucial resultaba todavía el papel de Richard Hendrix en el Granca 2016-17. Después de un inicio de temporada donde nadie le discutía su papel preponderante en el juego interior del conjunto amarillo, a medida que fue avanzando el año perdía gas y pasaba a tener un papel más que secundario, terciario.

Acababa siendo el norteamericano la tercera opción en la pintura para el entrenador Luis Casimiro, por detrás de sus dos compañeros de posición. Sin duda, la eclosión de Anzejs Pasecniks, una de las sorpresas agradables de la competición nacional e incluso internacional que se ha convertido en carne de draft de la NBA, y las preferencias del técnico por las cualidades de Darko Planinic cuando éste se encontraba en plenitud física -tuvo dos lesiones de larga duración-, llevaron al de Alabama al último lugar de la rotación en cuanto a hombres altos se refiere.

Su protagonismo fue decayendo tanto que apenas pisaba la cancha en encuentros trascendentales; incluso, en alguna que otra ocasión acabó siendo adelantado por Ryan Hollins, quien llegaba en el mercado invernal y al que se le daba la baja pocos meses más tarde.

Eso sí, desde el club se recalca la buena actitud del jugador a pesar de que iba perdiendo peso específico en la plantilla amarilla. Ni una mala palabra, ni un mal gesto. El pívot norteamericano cumplía a la perfección con el rol que le tocaba en cada momento, estar preparado para cuando Luis Casimiro reclamaba su participación desde el banquillo ya fuese para jugar un minuto o veinte.

"La novena temporada de mi carrera profesional ha llegado a su fin. Agradecido por la oportunidad de jugar con el CB Gran Canaria y honrado de ser parte de la historia con el club. Muchas gracias a la afición por todo el apoyo", escribió hace unos días Richard Hendrix en su perfil de Instagram. Un mensaje que sabe a despedida.

Tanto Bo McCalebb como Richard Hendrix aterrizaban en el Herbalife para suplir en sus respectivas posiciones a dos jugadores a quienes su gran temporada 2015-16 le abrieron las puertas de grandes del baloncesto europeo. Kevin Pangos (Zalgiris Kaunas) y Alen Omic (Anadolu Efes y ahora en Unicaja) jugaron un papel fundamental durante la segunda campaña en el banquillo de Aíto García Reneses, y su mérito es que llegaban al Granca con mucho menos cartel que los veteranos Bo McCalebb y Richard Hendrix, dos hombres curtidos en las mejores competiciones continentales.

Así pues, desde ya Berdi Pérez, director deportivo, y Luis Casimiro, entrenador del Granca, deberán buscar en el mercado dos recambios importantes para la estructura del conjunto amarillo en posiciones determinantes que, en muchas ocasiones, marcan la filosofía de juego que se pretende imponer.

Compartir el artículo

stats