Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Granca blinda a Paulí

La entidad claretiana renueva al exterior catalán para las dos próximas campañas

Paulí, durante esta temporada.

Paulí, durante esta temporada. J. Pérez Curbelo

Camino de los seis años en Gran Canaria. El Herbalife hizo oficial la renovación por dos temporadas de uno de sus grandes valores durante los últimos cursos: Oriol Paulí. El exterior catalán, a sus 24 cuatro años, se convierte así en la segunda renovación en la Vega de San José -tras la firma de Xavi Rabaseda por otros dos cursos- de cara a la campaña más exigente de su historia con la Euroliga de fondo.

Oriol Paulí llegó a la Isla hace ya cuatro veranos. El polivalente jugador aterrizó en Gran Canaria procedente de la disciplina del FC Barcelona como última incorporación en el primer año de Aíto García Reneses en el club claretiano. Llegaba sin experiencia en la ACB, sin oler el primer equipo en Barcelona y con unos números de 9,8 puntos y 4,6 rebotes en su último año en LEB Oro.

La apuesta que hizo el Granca por él fue notable con cuatro años de vinculación. Un contrato multianual para uno de los jugadores que, a priori, más proyección tenía en categorías inferiores de la FEB. De hecho, ese mismo verano, consiguió la medalla de plata con la selección española en el Europeo sub20. En la final, Pauli brilló con 17 puntos, 5 robos y cuatro rebotes.

Sin embargo, no todo ha sido un camino de rosas para Paulí en el Herbalife Gran Canaria. Pagó el peaje del salto a ACB y sus minutos decayeron de forma notable en su estreno en la mejor competición nacional. El primer año jugó una media de 8 minutos y su aportación ofensiva fue más bien escasa: 2,5 puntos. No obstante, dejó muestras de sus grandes virtudes: un buen manejo del balón y una explosividad por pulir. En esa misma campaña alcanzó en la Eurocup su primer gran hito en la Isla, al tocar acabar subcampeón del torneo continental con Aíto al mando.

En el segundo año sus prestaciones subieron. El 'maestro' supo encontrarle cada vez más hueco a Paulí en el equipo. Innovó con él y estrenó la posición de 'uno' en varios momentos de la campaña. Esa temporada, otro hito a su hoja de servicios con el Granca: subcampeonato de la Copa del Rey en La Coruña. Eso y la convicción de ir al alza.

Un año duro

En la temporada 2016-17 siguieron los premios colectivos. El Herbalife Gran Canaria, con Luis Caismiro a los mandos, estrenó sus vitrinas con el primer título de toda su historia. Sumó la Supercopa en Vitoria y abría una temporada ilusionante que acabó en cuartos de final de Liga Endesa y Copa del Rey. Pero Paulí seguía en el capullo, sin posibilidad de florecer, siempre relegado al último lugar lugar en la rotación. Algo incluso que le hizo valorar una posible salida del Granca en busca de minutos en otro lugar de la ACB.

No se rindió el alero gerundense y siguió en el Granca para cumplir su contrato buscando su explosión. Algo que ha llegado este año, su mejor curso como profesional. En 24 partidos firmó 5.3 puntos, 2,6 rebotes, 1.4 asistencias y 5.9 de valoración en la Liga Endesa con una media de 16 minutos en pista. En la Eurocup, sus números fueron de 7.5 puntos, 2.6 rebotes y 2.4 asistencias para irse hasta los 9.3 de valoración en 13 partidos -19 minutos de media-.

Además de eso vio su esfuerzo recompensado con la selección española. El técnico del combinado nacional apostó por Paulí para las polémicas 'ventanas FIBA' -donde no concursan jugadores de la NBA ni de la Euroliga-. Un empujón más para una carrera que está en pleno despegue.

Pero no todo fue aceite en el camino de Paulí esta temporada. Sufrió una dura lesión en el tobillo en un entrenamiento que lo dejó fuera de juego durante tres meses. Con tal de tratar el quirófano, Paulí se sometió a un tratamiento en Barcelona con factores de crecimiento. El asunto dio resultados y Paulí terminó el mejor año de su carrera con otro hito: la Euroliga.

Compartir el artículo

stats