Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Honeycutt: una vida destruida entre balas

El Khimki vivió este verano la muerte de su jugador tras un tiroteo con la policia

Honeycutt: una vida destruida entre balas

Honeycutt: una vida destruida entre balas

La madre de Tyler Honeycutt no cree en la versión policial sobre la muerte de su hijo: fue un suicidio. Antes, tras el aviso de su propia progenitora, la Policía de Los Ángeles se plantó en casa del alero del Khimki, situada en el barrio del Sherman Oaks. En las grabaciones policiales, la madre del jugador formado en UCLA, advierte a los servicios de emergencias que su hijo tenía "un brote psicótico", que "creía en una conspiración en su contra" y que poseía armas en su casa. También les confesó que Tyler Honeycutt llevaba meses consumiendo gas de la risa, que no comía ni dormía y que su gran miedo era que "se pegara un tiro él mismo". Algo que, tras el intercambio de tiros que inició con la policía, sucedió.

Tyler Honeycutt solo contaba con 27 años. Acaba de cumplir su segunda etapa en el Khimki, que pretendía renovarle este verano. Sus números en la última edición de la Euroliga: 9,2 puntos y 5,4 rebotes en 17 partidos en la mejor competición de Europa. Un lugar al que tuvo que emigrar después de ser drafteado en 2011 por Sacramento Kings y solo jugar 24 partidos en sus dos primeras temporadas como profesional. Primero fue Israel y después Moscú, donde el Khimki le hizo un nombre en Europa. Con los rusos consiguió ganar la Eurocup de 2015 al Herbalife Gran Canaria y tras un buen año en Euroliga, dio el salto al Anadolu Efes turco. Regresó a Moscú la temporada pasada, jugó la Euroliga, pero nunca pudo volver a pisar la pista donde mejor recuerdo dejó en Europa.

Después de varias horas atrincherado y tras intentar mantener sin éxito contacto con Honeycutt, una unidad de los SWAT entraron en casa del jugador, al que encontraron muerto en el suelo. "Los SWAT entraron en la casa y localizaron a un hombre que no daba muestras de vida, por lo que lo declararon muerto", informó la Policía de Los Ángeles. Unos meses después, el cuerpo de seguridad californiano mostró imágenes del tiroteo que inició el alero del conjunto ruso y que, de alguna manera, acabó con su vida.

En el primer partido de esta temporada en la Euroliga, la afición del Khimki dejó un emotivo homenaje a Tyler Honeycutt. Guardó un minuto de silencio y desplegó una pancarta donde se podía leer "Siempre en nuestros corazones". Un mes antes, sus antiguos compañeros portaron la camiseta del Honeycutt en el partido de presentación ante el Olympiacos. "Tyler era una parte importante del club, queríamos que se quedara en el Khimki durante la próxima temporada. Toda la oficina y nuestros aficionados le querían mucho", explicó el director general del Khimki, Pavel Astakhov, en declaraciones recogidas por Eurohoops. Una renovación que nunca pudo llegar.

Compartir el artículo

stats