Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La afición ya sentencia a Maldonado como culpable

El técnico abandonó el Arena entre abucheos - Suma tres victorias y diez derrotas entre Liga Endesa y Euroliga

La afición ya sentencia a Maldonado como culpable

La afición ya sentencia a Maldonado como culpable

La sentencia del Gran Canaria Arena fue bastante clara. Hacía mucho tiempo que la afición amarilla no pitaba de forma tan contundente a un activo claretiano y el turno ayer fue para Salva Maldonado, que tuvo que soportar los silbidos de la parroquia insular mientras abandonaba la pista y se marchaba hacia el tunel de vestuarios con una cierta mueca en su rostro que reflejaba su desconcierto.

Una diferencia de opinión con el respetable que acude al pabellón cada semana a ver a su equipo motivada por las decisiones que tomó el técnico catalán en los últimos instantes del encuentro, en el que se obcecó en mantener a Kim Tillie en pista como pívot mientras Tibor Pleiss se dedicó a acortar la renta de nueve puntos que disfrutaba el Gran Canaria a cuatro minutos del final del duelo de ayer.

No puede decir tampoco que Maldonado no intentara activar a sus hombres, incluso su jugada con Tillie en cancha le salió bien para conseguir eliminar a Dunston, que estaba percutiendo la zona amarilla, pero el inmovilismo mientras el Anadolu Efes recortaba puntos lo prolongó hasta justo el momento en el que los turcos le daban la vuelta al marcador (90-92) tras un triple de Krunoslav y completar un parcial 3-13. La ira de la hinchada amarilla se desató.

Su homólogo en el banquillo contrario, Ergin Ataman, quiso quitarle hierro al asunto durante la entrevista postpartido, en el que fue cuestionado sobre las malas acciones realizadas por el Gran Canaria en los últimos compases y respondió con un "esto es baloncesto, todos los equipos cometen errores y nosotros hemos ganado porque hemos sido más inteligentes que ellos al final".

A pesar de ejercer de abogado del diablo, quizás obvió Ataman que sus jugadores tuvieron mayor facilidad de ideas por la disposición defensiva con la que tuvo que enfrentarse sus hombres.

Queda en una situación comprometida el técnico amarillo tras la forma en la que hincó su equipo la rodilla ayer, pues si al balance de victorias-derrotas (1-5 en Euroliga y 2-5 en Liga Endesa) se le suma la actitud displicente que transmite tanto el cuerpo técnico como los jugadores durante momentos concretos de los partidos, poco argumentario puede quedar en la defensa de la continuación del entrenador al frente del Herbalife si el rumbo del equipo no cambia drásticamente.

El próximo escollo de los claretianos llega el sábado en un partido que no supone uno más en el calendario, sino que se juega el derbi canario ante el Iberostar Tenerife, con lo que ello supone, tanto anímicamente como en la rivalidad directa con un equipo de los llamados a luchar por la clasificación a la Copa del Rey.

Puede estar jugándosela Maldonado, que de conocer la derrota frente a los tinerfeños en el Gran Canaria Arena, tendría un futuro muy complicado con la grada en contra y con la responsabilidad de estar a la altura de este club.

Compartir el artículo

stats