Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Patinaje en el Arena

Segundo toque de atención de la Euroliga tras la queja del Efes por los resbalones en el parqué

Micic, jugador del Efes, aparece en el suelo tras un resbalón en el choque de la Euroliga del pasado jueves. QUIQUE CURBELO

Al Herbalife Gran Canaria le salen los problemas de debajo de las piedras. Al momento convulso que vive el club en lo deportivo se añade ahora un problema logístico, el del parqué del Gran Canaria Arena; este lleva desde el inicio de la temporada dando quebraderos de cabeza a los jugadores que lo pisan por la poca adherencia de la pista de juego del recinto de Siete Palmas.

Esta incidencia, apreciable a primera vista por las continuas caídas de los deportistas, cobraba más relevancia después de las críticas del entrenador del Efes turco, Ergin Ataman, tras el choque de la Euroliga que les enfrentó al Granca. Y es que hasta tres de sus hombres acabaron con molestias físicas el entrenamiento previo al partido. Incluso su estrella, Shane Larkin, no pudo actuar contra los amarillos.

Fuentes de la Euroliga confirmaban ayer a este periódico que se había requerido información al club claretiano para aclarar los motivos por lo que sucede esto. Sería la segunda ocasión, pues ya ocurrió la misma circunstancia después del primer encuentro en casa del torneo continental ante el FC Barcelona. Por el momento no se prevé tramitar ningún expediente a la entidad por esta causa. Únicamente se está recopilando información, y en base a ella se podría llegar a abrir o no.

El Gran Canaria, junto al Cabildo -propietario del club y de la instalación- trabajan para subsanar las incidencias en torno al parqué del Arena. Estas surgen desde la actuación que se realiza en la pista de juego con la intención de adaptarla a los parámetros que solicita la Euroliga a todos los equipos que toman parte en la competición europea.

Para ello se confió en una empresa que ya ha acometido estos trabajos en pabellones donde también se celebran choques de la Euroliga, como el Palau Blaugrana donde actúa el Barça, y en otras donde se disputan encuentros de otros torneos europeos, como el Santiago Martín de La Laguna, la pista del Iberostar Tenerife. En ambos casos se ha repetido esta problemática, aunque sin llegar al nivel del recinto de Siete Palmas.

El Instituto Insular de Deportes del Cabildo de Gran Canaria, a través de su gerente Alfredo Gonçálves, defiende que las actuaciones que se han llevado a cabo se ciñen a lo que exige la Euroliga.

Apunta que el barniz que se aplicó en primera instancia se encontraba "dentro de los parámetros técnicos de adherencia" establecidos por la competición continental.

Pero visto lo que ocurría, con los continuos resbalones de los jugadores y el consiguiente riesgo de lesión, el 31 de octubre se acometió una segunda actuación en la cancha. Durante la misma, según el gerente del Instituto Insular de Deportes, se aplicó otro barniz con el máximo baremo de adherencia que permite la Euroliga.

El agarre de la cancha, según Alfredo Gonçálves, "se ha mejorado", pero por lo visto en el choque ante el Efes no es lo suficiente por el momento. "No sé si puede ser un problema achacable a la humedad", recalca. Según él, si persiste esta situación, pedirían una certificación a la Euroliga que permita la utilización de productos que superen el nivel máximo de adherencia que establece la competición continental.

Compartir el artículo

stats