Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Plata de campanillas

Proeza del infantil del Granca, subcampeón de España tras caer ante el Madrid en la última jugada de la prórroga | En los cruces previos, eliminó a Barça y Valencia

16

Equipo infantil CB Gran Canaria

El Gran Canaria Infantil terminó en segundo lugar el Campeonato de España de la categoría al no tener la suerte de cara en la prórroga de la final ante el Real Madrid (76-75). El equipo entrenado por Jorge Montané avanzó hasta la gran final tras derrotar al Valencia y al Barcelona por el camino, en un campeonato que se disputó en las ciudades gallegas de Marín y Lugo.

El Gran Canaria llegaba a la cita como tercer clasificado de las Islas por lo que el camino hacía la final fue complejo al vencer al Valencia en la prórroga de los cuartos. "Los chicos estaban eufóricos tras la victoria, se veían en la final", señala el entrenador claretiano. En la semifinal ante el Barcelona compitieron a buen nivel y se llevaron la victoria (70-73). Una travesía complicada en comparación con el rival en la final, el Real Madrid, que ganaba de manera aplastante a los equipos a los que se medía.

Sobre la bocina. Así fue la derrota del equipo claretiano ante el combinado blanco. Durante minutos los amarillos iban por delante en el marcador, pero en los instantes finales el Madrid consiguió igualar el partido para ir a la prórroga. En el tiempo extra, cuando todo parecía decantarse por el equipo claretiano, los blancos se llevaron el gato al agua. Tras tres tiros errados y con sendos rebotes capturados, el Madrid anotó un tiro final sobre la bocina para amargura de los chicos del Gran Canaria. De esta manera concluyó un partido que deja un sabor agridulce por lo cerca que tuvo la victoria y por la puesta en escena de los chicos de Jorge Montané.

Defender, correr y anotar

Nada más conocerse la derrota, "los jugadores estaban disgustados pero una vez pasado el mal trago, se empezaron a animar por el gran trabajo realizado durante el año y en esa competición, ya que llegar hasta la final y competir como se hizo contra el Valencia y el Barça es igualmente un triunfo", relata Montané.

"El pabellón se entregó a nosotros, nuestros jugadores fueron a aplaudir a la grada y cuando íbamos a recoger las medallas parecía que habíamos sido los campeones", explicó el formador del infantil. El entrenador apuntó que "aunque haya sido un año duro, al final el equipo mejoró su nivel" y le complicó el partido al Madrid.

Uno de los nombres propios de la travesía por el campeonato de España fue fue el congoleño Kany Tchanda. El alero, nombrado MVP de la final, tenía toda la atención sobre sus hombros al ser un jugador con un físico prominente. Con respecto al congoleño, el entrenador puntualiza que "sabe dónde estar en cada momento", lo que le ha llevado a entrenar con el cadete y con el equipo júnior. Otro jugador a resaltar por el trabajo realizado durante el año ha sido Luis Alemán porque "sin ser un jugador con mucho físico es un gran defensor, además sabe cuándo tirar, pasar, rebotear y tiene una gran capacidad para anticiparse", admitió Montané.

Como todo trabajo de cantera, el objetivo es sacar jugadores y que lleguen el máximo número de jugadores posibles al primer equipo o que lleguen a ser profesionales del baloncesto. Sin embargo, Montané señaló que "si es para el primer equipo mejor". El técnico, que lleva más de una década ligada al baloncesto, se encuentra en su segunda campaña en el equipo insular y lo que más destaca de estos chicos es "la competición que hay entre ellos".

Pero por encima de todo, la importancia está en el trabajo coral del grupo durante este campeonato que permitió que el equipo llegara a la final y se lo pusiera difícil al Real Madrid. Montané aseguró que "todos los jugadores se complementen de una manera fantástica; defendiendo, corriendo y anotando", aunque durante la temporada el equipo haya tenido sus altibajos, el premio es de los 12 integrantes de la plantilla por encima de las individualidades .

Aunque el equipo no haya conseguido el trofeo que lo acredita como campeón, se llevan una gran lección de las muchas que vendrán para el técnico y a buen seguro para alguno de los chicos que pelearán en un futuro por premios mayores. Porque la clave ha sido el compromiso que han demostrado, fundamental para llegar hasta la final.

Compartir el artículo

stats