Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El amarillo Beqa Burjanadze vuelve al punto de partida

El georgiano hizo su debut en la ACB en Bilbao, plaza que mañana visita con el Herbalife

Beqa Burjanadze entra a canasta en una acción del encuentro Herbalife-Andorra de esta temporada. QUIQUE CURBELO

Beqa Burjanadze visita por primera vez vestido de amarillo la pista del Bilbao Basket. Se trata de una plaza muy especial para él en lo personal, no en vano en la capital vizcaína disfrutó de su primera experiencia en la Liga ACB. Ocurría un 16 de enero del año 2011 y militaba en las filas del extinto Cajasol de Sevilla -ahora Real Betis-. Joan Plaza, entrenador del cuadro andaluz, ya le había convocado anteriormente, pero fue ese día cuando le daba la alternativa a un prometedor chaval de 17 años. Disputó sólo 35 segundos, pero a buen seguro que ese corto espacio temporal nunca se borrarán de su memoria.

Otro dato curioso une ese momento con el Herbalife Gran Canaria actual. En aquella campaña, el cuadro bilbaíno, bajo la denominación de Bizkaia Bilbao, lo dirigía desde el banquillo el actual entrenador del conjunto claretiano, Fotis Katsikaris. Por cierto, la victoria en esa ocasión cayó del lado del preparador griego por un rotundo 91-77.

El debut de Burjanadze aquel 16 de enero de 2011 le convertía en el tercer jugador más joven en debutar en la ACB hasta aquel momento. Con 17 años y 14 días -3 de enero de 1994-, el georgiano sólo era superado por Albert Homs, del DKV Joventut -23 de mayo de 1994- y de Millán López, del Blancos de Rueda Valladolid -10 de enero de 1994-. Este último, como el ahora ala-pívot del Granca, se estrenaban en la máxima categoría en la misma jornada de la campaña 2010-2011, la decimoséptima.

Burjanadze llegó a Sevilla en septiembre de 2009 para disputar unos partidillos amistosos con el equipo cadete con el objetivo de que el cuerpo técnico y la dirección de cantera dieran el visto bueno o no a su incorporación. En enero de 2010, cuando cumplía 16 años, se incorporaba a la disciplina cajista.

Primo del NBA georgiano Pachulia, Beqa disputó el resto de la temporada en el equipo cadete del Cajasol y en el verano de 2010 llegó a incorporarse en la pretemporada con el primer equipo. Tras debutar en Bilbao, también jugó contra Estudiantes (cinco minutos) y Real Madrid (un minuto). Además, Joan Plaza premió su trabajo haciéndole debutar en la semifinal de la Eurocup ante el Benetton italiano (cinco segundos).

Lo había conseguido después de superar muchos inconvenientes hasta llegar ahí. Su infancia no fue fácil. Crecido en Tblisi, a los ochos años sufrió una lesión en el hueso del talón debido al sobrepeso que sufría y los médicos le diagnosticaron que no volvería a practicar deporte. Su madre decidió entonces emprender un viaje a Alemania para encontrarle una cura al talón lesionado, pues después de seis meses los dolores persistían en el joven.

Incluso la familia tuvo que vender la casa, el coche y pedir prestado dinero para trasladarse. No hubo solución para su problema en tierras germanas. Pero ocurrió el milagro. De vuelta en Georgia, la familia decidió acudir a un curandero que le aplicó una crema y de forma inexplicable, en cinco días el dolor remitió y pudo volver a disfrutar del baloncesto.

El talento natural de Burjanadze le hizo pertenecer a la selección nacional en categorías inferiores de Georgia. Hasta que en un Europeo sub16, en 2009, el jugador llama la atención de los ojeadores del CB Sevilla.

Compartir el artículo

stats