Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Al Granca le viene bien jugar partidos de un cuarto y medio

En los quince minutos iniciales se ha impuesto en siete de los últimos nueve partidos | Es justo lo que le queda por jugar del choque suspendido con el 'Fuenla'

Al Granca le viene bien jugar partidos de un cuarto y medio

Después de que el pasado sábado el partido que enfrentaba al Fuenlabrada y al Granca se decretase suspendido en el minuto 25 por el abombamiento de una zona del parqué del pabellón Fernando Martín del conjunto madrileño, el equipo insular puede hacer una lectura favorable para sus intereses: jugar partidos de 15 minutos le viene bien dada la trayectoria de comportamiento de la plantilla en los arranques de partido los dos últimos meses.

En los nueve últimos partidos -Fuenlabrada (primera vuelta), Unicaja, Obradoiro, Tenerife, Burgos, Betis, Baskonia, Zaragoza y Bilbao- la enegría con la que arrancan los hombres de Fotis Katsikaris en el primer cuarto y medio de disputa le es favorable.

Bien es cierto que en este periodo de dos meses solo consiguió vencer en cuatro de esos precisos partidos - Fuenla, Obradoiro, Burgos y Bilbao-, sobre todo por las bajadas de brazos que han protagonizado en el resto de tiempo que quedaban por completar hasta los 40 minutos.

Así lo ha sacado a la palestra en numerosas intervenciones Katsikaris como el gran motivo por el que el Granca haya acumulado diez derrotas hasta este punto de la temporada. "Tendremos que poner la energía sobre la cancha los 40 minutos, ellos (los jugadores) tienen que entender que no es suficiente con jugar bien 20 o 30 minutos". De esta forma ha llegado a denunciar el griego sobre la falta de intensidad de sus hombres en estas derrotas.

Marcador estrecho

Pero del buen hacer de la plantilla insular en estos tramos de incio, tiene que tener en cuenta la ventaja con la que ha ganado esos siete cuartos y medio. La media de puntos superiores del Granca en estas victorias es de 4,5... y ante el Fuenlabrada, de momento va perdiendo de cinco puntos (41-36).

Frente al propio conjunto madrileño, antes de que concluyese la primera vuelta liguera llegó a estar 37-36 y comandó el marcador hasta la victoria final (102-78); un partido después, en la derrota ante el Unicaja (79-76), disfrutaba de cinco puntos de ventaja en el ecuador del segundo cuarto (28-33).

Justo después, llegó la primera desventaja de este análisis de partidos, en la visita del Obradoiro al Arena, los gallegos iban 30-32 en el luminoso, aunque el Granca ganó ese partido tras dos agónicas prórrogas por 102-100.

Acto seguido el Herbalife encadenó cuatro partidos ganando los quince primeros minutos. En Tenerife por 31-34, ante el San Pablo Burgos en casa por 39-38, en el duelo clave por la Copa con el Betis que terminó perdido llegó a ir 23-30, y en el intento de milagro copero frente al Baskonia también dispuso de una grata ventaja al ir 39-31. Salvo con el Burgos, todo fueron derrotas.

Finalmente, en su visita a Zaragoza hace tres jornadas iba cinco abajo (25-20), y un partido después, contra el Bilbao ya empezaba a cocinar la paliza que propinó a los vizcaínos y les aventajaba en siete puntos (29-22) para llegar al 92-54 final.

Compartir el artículo

stats