Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lo mejor y lo peor del Granca en 40 minutos

Tras exhibir un gran nivel en la primera mitad, es engullido por el Zaragoza tras el descanso (88-71)

Lo mejor y lo peor del Granca  en 40 minutos

Lo mejor y lo peor del Granca en 40 minutos

Llegaban con la mosca detrás de la oreja los aficionados del Granca al duelo de los amarillos frente al Casademont Zaragoza después de la soberana paliza encajada por su equipo el pasado viernes en la pista del San Pablo Burgos. Respiraban aliviados después de ver el primer periodo que se marcó la escuadra de Porfi Fisac hasta el descanso en el Pabellón Príncipe Felipe. Había sido un accidente lo ocurrido en tierras castellanas, pensarían.

Eso al menos parecía ante los argumentos que había esgrimido el Herbalife hasta marcharse a los vestuarios ganando por 34-43, y llegando a acumular ventajas por encima de la decena. Pero luego ocurrió lo que su hinchada no esperaba ni por asomo.

El Granca se puso el traje de perdedor en el vestuario y fue literalmente engullido por un Casademont Zaragoza que había hecho lo contrario que su rival. La fiabilidad cambiaba de bando. La escuadra aragonesa pasó por encima de los claretianos para vencer de forma rotunda 88-71. Ver para creer.

En el bando amarillo, que protagonizó una actuación coral brillante en los primeros 20 minutos, el único que mantuvo el tipo fue Beqa Burjanadze (11 puntos, 11 rebotes y 18 de valoración). Reseñar también el desparpajo que lució el joven Jean Montero, que debutaba en partido oficial con el Granca.

Por los zaragozanos, Hlinason por dentro y Ennis por fuera, con el acompañamiento de los examarillos DJ Seeley y Nico Brussino, torpedearon a las huestes de Porfi Fisac, que vivió un triste regreso a la que fue su casa las dos últimas temporadas.

En el arranque del duelo, el Herbalife recordó al que le ganó en el Arena al Bilbao Basket en la primera jornada. Había recuperado sensaciones con respecto a Burgos. Dominaba el marcador desde el salto inicial y mostraba un juego equilibrado entre ataque y defensa.

Después de acabar el primer cuarto con un 14-20 a su favor, el Granca siguió en esa dinámica positiva que le permitía alcanzar el descanso con un 34-43 después de haber contado con una diferencia favorable que llegó a ser de 12 puntos.

La debacle

Pero entonces el encuentro dio un giro inesperado. La salida del vestuario de los dos equipos pronto sirvió para atisbar un cambio de rumbo en cuanto al dominio. El Casademont Zaragoza encadenó un parcial de 15-2 que le permitió tomar el mando en el electrónico por primera vez cerca del ecuador de este tercer acto, con un 49-45 con un triple de Nico Brussino.

Otro acierto de tres del argentino y otro anterior de DJ Seeley hicieron que la sangría aumentara a un 25-6, que dejaba en el marcador un +10 para los locales (59-49) a falta de tres minutos para acabar el cuarto.

En estas que el moribundo Herbalife resurgió. Entre Montero, Beirán y Ferrari encadenaron un parcial de 0-8 que ponía en el electrónico un 63-57 que invitaba todavía a soñar con una remontada de la escuadra amarilla.

Pero esa ilusión poco a poco se iba desvaneciendo a medida que el último acto consumía los minutos. De nuevo, el Casademont Zaragoza ponía tierra de por medio, con Hlinason y Ennis en plena racha. La herida ya era imposible de curar. Al final, un 88-71 que deja bien a las claras el pésimo segundo periodo que firmaba el Herbalife en el Pabellón Príncipe Felipe.

Ahora, tras dos varapalos consecutivos en la Liga Endesa fuera de casa, el cuadro claretiano debe rearmarse para afrontar su estreno en la Eurocup. El miércoles juega en Grecia en la temporada de su regreso a las competiciones continentales. O mucho cambian las cosas, o habrá que empezar a dudar de las prestaciones de la plantilla diseñada para encarar este nuevo proyecto del club.

La reacción de Beqa

Beqa Burjanadze, ala-pívot del Herbalife Gran Canaria, se mostraba dolido por la derrota de ayer (88-71) frente al Casademont Zaragoza: “Es frustrante perder así”. “Se nos escapó un partido importantísimo para nosotros. En la primera parte, desde el principio, hemos estado bastante bien. Hemos tenido el nivel defensivo bastante alto y en ataque también nos encontrábamos genial. Pero desde el arranque de la segunda parte como que no éramos el mismo equipo. Resulta bastante frustrante perder y hacerlo de esta manera”, apunta el georgiano. Por su parte, Javi Beirán, el capitán del Granca, hacía este análisis: “Tras el descanso, habiendo ido 15 arriba, creo que el parcial inicial ha sido 10-0 y hemos dejado de hacer las cosas que hemos estado haciendo bien en la primera parte”. | M.O.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats