Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Porfi Fisac sigue al mando

El club decide continuar apostando por el actual técnico tras encajar la sexta derrota consecutiva en la Liga Endesa frente al Obradoiro (75-85) | El Granca es colista

Porfi Fisac, brazos en jarra, vociferando en un momento del choque de ayer en el Arena ante el Monbus Obradoiro.

Porfi Fisac, brazos en jarra, vociferando en un momento del choque de ayer en el Arena ante el Monbus Obradoiro.

El Herbalife Gran Canaria huye de decisiones drásticas para atajar la crisis deportiva en la que se encuentra inmerso el equipo. Después de la sexta derrota consecutiva del conjunto claretiano, cosechada ayer en el Arena contra el Monbus Obradoiro por 75-85, los rectores de la entidad y el director deportivo, Willy Villar, optaron por la prudencia y descartaban la destitución del técnico Porfi Fisac, cuyo cese dieron muchos por hecho tras el enésimo batacazo de la escuadra amarilla en la competición liguera, que le ha llevado a ocupar el farolillo rojo de la tabla clasificatoria con solo una victoria en su casillero en seis jornadas.

Desde las altas esferas confían en que el entrenador segoviano sea capaz de dar la vuelta a la tortilla. Eso sí, se van a adoptar medidas, en forma de fichajes, para reflotar a este Granca a la deriva.

El Herbalife, ahora mismo y con el derbi regional ante el Iberostar Tenerife en puertas -el próximo viernes en el Santiago Martín de La Laguna-, acudirá rápidamente al mercado para reforzar la plantilla en dos posiciones, la de pívot y la de base.

Las carencias mostradas hasta ahora por el conjunto claretiano en la pintura, que ayer ante el Obradoiro volvieron a ponerse en evidencia ante la actuación del center rival Birutis, reclaman la contratación de un hombre dominador en la zona ante la insuficiencia mostrada en esa faceta por dos jugadores de corte muy parecido, Matt Costello y Jacob Wiley, sin dotes defensivas para frenar a adversarios de mayor empaque.

Desde hace unas semanas se ha venido barajando la opción de incorporar a un jugador en esa posición. “Teníamos que haber fichado a un hombre más grandote. Pero los dos cuatros estaban fichados, además de Costello. La posibilidad de Wiley estaba ahí. No había más margen de maniobra: Jacob o un grandote”, asumía el propio Porfi Fisac en la previa del duelo ante el Obradoiro. En este sentido, además, el club trabaja en buscarle un pasaporte europeo a Wiley para tener más margen de maniobra a la hora de encontrar a ese nuevo pívot.

Pero no solo se sondea la incorporación de un cinco. La dirección deportiva tiene en mente el fichaje de un exterior, ocupando la vacante dejada por Amedeo Della Valle, que rescindió con el Granca el pasado viernes.

Y agárrense, uno de los nombres que se barajan es el de Albert Oliver. El veterano base catalán (42 años), mito amarillo después de seis temporadas vistiendo la camiseta amarilla que dejaba la entidad en el verano de 2019, se encuentra entre los futuribles. La idea es que refuerce la posición de director de juego y que Frankie Ferrari se desenvuelva en la posición de escolta. Precisamente, ayer volvía Albert Oliver al Arena con la camiseta del Monbus Obradoiro, con quien firmó un contrato temporal de dos meses que en principio acaba en noviembre.

Además, su llegada también ayudaría a poner cierta dosis de cordura en un vestuario donde, a pesar de la salida del italiano Amedeo Della Valle, siguen existiendo voces discordantes con el entrenador Porfi Fisac.

Así de revueltas bajan las aguas en el Herbalife Gran Canaria a pocos días del derbi regional frente al Iberostar Tenerife, que tendrá lugar el próximo viernes en el Pabellón Santiago Martín de La Laguna. Frente a frente, dos conjuntos diametralmente opuestos en este momento de la temporada. En la isla vecina todo fluye como el agua, con el conjunto aurinegro coliderando la clasificación de la Liga Endesa con pleno de victorias: seis de seis.

El técnico, "con fuerzas" para seguir

Porfi Fisac, después de que el Herbalife perdiera ante el Obradoiro un choque donde resistió hasta los minutos finales a pesar de car por diez puntos (75-85), dijo sentirse “con fuerzas” para seguir al frente del banquillo claretiano pese a la sexta derrota consecutiva en la Liga Endesa. “Soy un currante de esto”, aseveró el segoviano que, ante las preguntas de su continuidad en el proyecto amarillo, e insistió en que, si por él fuera, seguiría “a muerte”. “El club debe tomar las decisiones que considere. Soy responsable de este proyecto que se ha hecho a mi medida y entiendo toda responsabilidad. Pero sé cómo soy. Tengo los mismos objetivos, disfruto del baloncesto incluso en estas situaciones difíciles. Seguiré trabajando e incluso inventando lo que haga falta para mejorar", agregó el entrenador del Granca. | Efe

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats