Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Granca vive en un polvorín

El equipo gana al Promitheas Patras (98-83) sin Javier Beirán, descartado y apartado por el técnico Porfi Fisac hasta para entrenar

9

Herbalife Gran Canaria 98 - 83 Promitheas Patras Efe

Hace 20 días, Porfi Fisac, entrenador del Herbilife Gran Canaria, tomó una decisión: dejar sin minutos en pista a Amadeo Della Valle –hoy ya está fuera del equipo­– y a Javier Beirán. Intentó camuflar el asunto en sala de prensa y deslizó que estaban lesionados.Mentira. Ninguno de los dos tenía problemas físicos para medirse al Unicaja. No jugaron porque Fisac no lo entendió oportuno.

Llegó después el tiempo para las carantoñas. Que si no había sido para tanto, que si los encontronazos no fueron tan duros... Careta y al frente.Pero la realidad demostró ayer que la relación entre el entrenador y el capitán del Granca está rota, en un punto dificilmente reversible.El técnico descartó a Javier Beirán antes del partido que le ganó al Promitheas Patras(98-83), al que ha apartado del equipo hasta para los entrenamientos.El Granca, con siete derrotas en la Liga Endesa en ocho partidos jugados, vive en un polvorín. Y no parece que este sea el último capítulo de la semana.

Porque Fisac y gran parte del vestuario no se entienden.Y no parece que la solución esté próxima. Della Valle, Beirán, Matt Costello –ha abandonado algún entrenamiento– o Frankie Ferrari también las han tenido con el técnico. Mientras los egos se cruzan, el Granca sigue camino de la descomposición, edulcarado ayer con un triunfo en la Eurocup frente a un rival que llegó lastrado por sus problemas con el Covid-19 –aplazó sus dos partidos de la semana pasada y llegó sin entrenar–, con más ganas de volver a Grecia que de estar en Siete Palmas.

Sin Beirán a la vista, Porfi Fisac volvió a darle minutos a Khalifa Diop de entrada. El pívot senegalés, criado en la cantera de La Vega de San José, aprovechó sus minutos frente al Baskonia, provocó el frenazo de la llegada de Jerome Jordan e intentó darle continuidad a su evolución en medio del incendio.

Titular, el africano peleó bajo el aro, pudo sumar en el rival y demostró que tiene hambre, cosa que ha quedado en entredicho con algunos de sus compañeros de plantilla. El espectáculo, en un partido para sacar conclusiones más bien justititas, lo puso Tomas Dimsa. Y es que el lituano jugó tocado por una varita. Abrió la lata de los triples y no paró en todo el primer acto. Los cuatro que tiró, los clavó (entre el 11-10 y el 22-21).

El 6,25 fue el mejor aliado del Herbalife en un inicio de partido de una intensidad pobre, en un correcalles, en el juego del triple. Bombas a un lado y bombas al otro. Faye por un lado, Dimsa y Okoye y Costello por el otro. Una locura desde el perímetro para llegar a un final de acto abultado (30-24) y un conato más para el Granca: casi pierde a Matt Costello lesionado.

A golpe de triples

La historia continuó en el segundo periodo con el mismo guión: a golpe de triples. Si Dimsa repetía con otro mamporro, Mantzoukas no se quedaba atrás (37-43, tras dos seguidos). Nadie estaba por la labor de matarse a defender, en un partido que se encaminaba en su segundo cuarto a una proyección de más de 100 puntos al final.Porque la lluvia de triples siguió en un partido que, por momentos, parecía una pachanga. “Queremos terminar de jugar, intentar ganar e irnos a casa después de las cuarentenas que hemos vivido”, explicó Gerasimos Giatras, técnico de los helenos en el descanso. Esa era la desazón que movía a los griegos ante un sentimiento similar en un Granca encogido de brazos.

Okoye clavó el último triple de la tanda para cerrar el partido antes del descanso, sobre la bocina y con la mano del defensor casi tocando frente.En 20 minutos, entre ambos equipos habían tirado 36 triples y clavado 19(10/21 para el Granca y 9/15 para el Promitheas).Por supuesto, se tiró más de tres que de dos. Al descanso, 51-52.

La historia no varió mucho al arranque de la segunda mitad. El partido se siguió jugando por inercia, por un acto natural, como aquel que respira porque no le queda otra, sin quererlo ni pararse a pensar en que lo están haciendo. Fue el cuarto de Okoye, que arrancó en la misma dinámica con la que cerró la primera parte.A bofetones.El internacional con Nigeria hizo despegar al Granca (acabó con 25 puntos y 6/11 en triples), que permitió encarar el último cuarto con cierta ligereza (79-72).

El final le valió a Fabio Santana para levantar la mano, romper el partido y que el Granca sumara su cuarta victoria en Eurocup.Si juega en Murcia como ayer, la somanta del UCAM será de época. Y no pinta que la cosa vaya a cambiar.

Capitanía y derbi

La gestión de la capitanía. Ese es el motivo que expuso Fisac sobre la salida de Beirán de sus planes. “He tomado la decisión de apartarle del equipo porque digamos que entendemos la capitanía del Gran Canaria de distintas maneras y por eso he tomado la decisión de dejarle fuera del equipo. Lo que es entrar en más detalles no lo voy a hacer. Ese es el motivo principal. Evidentemente estamos dañados de alguna manera en los exteriores. Creo que son dos bajas en posiciones exteriores que nos están debilitando y nos han causado problemas. La baja de Javi ahora mismo es por un motivo muy claro y una decisión absoluta del entrenador”, apuntó. Por otro lado, el derbi aplazado se jugará el domingo 15 a las 16.00 horas ante el Iberostar Tenerife. | E. L

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats