Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La humildad de Guédiawaye

Khalifa Diop se destapa y confirma su buen progreso en el último partido del Granca

Khalifa Diop lanza a canasta ante la presencia de Muric y Blazic.

Khalifa Diop lanza a canasta ante la presencia de Muric y Blazic.

Si nada cambia, desde la semana que viene el Granca perderá a Diop, que tendrá que jugar el Afrobasket de su edad. Justo cuando su despegue empieza en la Isla.

En 2017 llegó un ‘chivatazo’ a las oficinas de la Vega de San José. Había un chico senegalés que tenía buena pinta. Medía ya más de dos metros y jugaba en el CB Terralfas de Alicante en la categoría precadete. A primera vista era el clásico interior africano que arrasa en categorías inferiores: por encima de todo, unas condiciones físicas sobresalientes para su corta edad. Sin embargo, también le alertaron de sus ganas de progresar, de su buen talante y amor por el baloncesto; de sus ganas de comerse aros a base de trabajo. Ahora, aquel cadete que llegó a la Isla en la temporada 2017-2018 es uno de los pocos motivos de alegría del Granca.

Khalifa Diop completó frente al Cedevita su mejor partido con al camiseta del primer equipo del Herbalife Gran Canaria. En total, 14 puntos (6/7 en tiros), 8 rebotes (tres de ellos ofensivos), un par de asistencias y otro par de tapones para firmar 25 de valoración. Solo Matt Costello presentó mejores números que él. Todo en casi 22 minutos de juego sobre la pista y con la sombra de tener que cubrir el hueco que dejó Jacob Wiley tras su ausencia en el choque.

No es el primer buen partido que cuaja Diop en esta temporada. Porfi Fisac, técnico del Herbalife Gran Canaria, vio su evolución en los últimos meses. Tanto que creyó que era conveniente darle paso y minutos en la rotación del Granca cuando la dirección deportiva, con su beneplácito, tenía en su radar de búsqueda un pívot que complementara a Wiley y Costello –Jerome Jordan se cayó de la lista cuando estaba a punto de cerrar el acuerdo–. Diop se había ganado su sitio.

Desde su llegada en la Isla destacó por su educación, buenas maneras y ganas de trabajar

decoration

Y es que los que conocen al jugador de 19 años (2002) saben que esa es su gran virtud: el trabajo y la humildad. Son los valores que aprendió en su localidad: Guédiawaye, uno de los departamentos de Senegal, integrado en la región de Dákar . Un martillo pilón, un trabajador cuya máxima es la constancia diaria en sus entrenamientos y en su vida personal. No es que en La Vega de San José haya habido muchos díscolos, pero el caso de Khalifa Diop es excepcional: ni un solo problema, ni un solo pero, ni una sola queja, ni un solo mal gesto con sus formadores en las cuatro temporadas que lleva aquí..

Su educación es exquisita. Como la genética que atesora. En estos cuatro años ha crecido unos siete centímetros –pasó de 2,06 a 2,13–, sus músculos han crecido y su presencia impone. Todo modelado por el trabajo de cantera del Granca, liderado por Armando Guerrero y Juanmi Morales, que acumula ya varias piezas de mérito: Olek Balcerowski, mundialista en 2019 con Polonia, o Jovan Kljajic, cedido en Bilbao.

La pasada temporada, Fotis Katsikaris ya convirtió a Khalifa Diop en un habitual del primer equipo del Granca. En el último verano, Diop vio que era su momento: se quedó en la Isla para trabajar y no perder el tono de cara a esta pretemporada. Ahora está recogiendo esos frutos. Máximo reboteador en el Campeonato de España Cadete (2017), siguió acumulando premios con el Granca: MVP del mismo torneo al año siguiente, MVP en Hospitalet o invitado al Basketball Without Borders de la NBA. Sin embargo, su camino sigue recto.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats