Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La resurrección del Granca es una realidad

El Herbalife tumba al Manresa (64-71) y suma su cuarto triunfo seguido en Liga Endesa

Stan Okoye, alero del Herbalife Gran Canaria, lanza a canasta frente a Vaulet, del Manresa.

El Granca ha cambiado. Si hace poco más de un mes le llega a pasar lo que le pasó ayer en el tercer cuarto, hubiera arrastrado su cara por la lona sin orgullo ni perdón. Cuando el BAXI Manresa tumbaba el brazo de Herbalife sobre la mesa del pulso, con más de diez puntos arriba, el Granca no se dio por vencido. Recuperó el vigor, se sobrepuso al problema, levantó la cabeza y reaccionó para demostrarse que está en el camino.

Porque el Granca, tras subir ese muro, se lanzó a por el partido y consiguió su cuarta victoria consecutiva en Liga Endesa, esta vez en el Nou Congost (64-71). Un partido completo, de equipo, de fe, de triunfo. Lanzado, el Herbalife consiguió la sexta victoria del curso para acercarse a la zona templada de la tabla y evolucionar al calor de sus victorias.

Todo en un día donde Olek Balcerowski, que descorchó todo su juego (10 puntos y 4 rebotes), John Shurna (8 puntos y 8 rebotes), AJ Slaughter (12 puntos) y Tomas Dimsa (18 puntos) lideraron a un Granca que vio debutar a Sean Kilpatrick y Earl Clark. Pero lo que le dio el triunfo al Herbalife, una vez más, fue el músculo coral.

No arrancó fino el Granca sobre el aro del Manresa. Cuatro ataques y la canasta se resistía. Al quinto llegaron los primeros puntos del Herbalife desde la mano de Stan Okoye en un partido espeso, denso, duro (2-2, min. 3). Los catalanes andaban liados entre pérdidas, con buenas manos amarillas de por medio, pero el Granca tampoco era capaz de castigarlas. Así que Manresa y Granca estaban en las mismas (4-5, min. 5).

Más de cinco minutos y solo nueve puntos entre los dos equipos. Un auténtico castigo de partido. Se removieron los quintetos. Apareció por allí Matt Janning para debutar en los catalanes y poco después Earl Clark en los grancanarios. Y la aparición del interior estadounidense dejó un destello para la ilusión. Clark reventó con un tapón a Janning y en el siguiente ataque, abierto en la esquina, clavó el primer triple del partido (4-9, min. 7). Una buena carta de presentación.

6

Baxi Manresa - Herbalife Gran Canaria LOF

Inicio tibio

Con peor paso arrancó Sean Kilpatrick, fallón en el tiro libre. Un par de puntos perdidos que le valieron al Manresa para, con un arreón, ponerse por delante. La mano de Dani Pérez desde el triple señaló un parcial de 8-0 que revolvió el electrónico (12-11, min 9). Al final de los diez primeros minutos, un 12-12 que no tenía contento a nadie.

Esa dinámica no cambió. El arranque del segundo cuarto no fue precisamente un frenesí. Sin embargo, la aparición de Tomas Dimsa devolvió al Granca al mando con cinco puntos consecutivos (16-19, min. 13). Y es que el lituano sufrió una iluminación casi divina. Porque no conforme con aquello, rascó otro triple desde casi el vestuario y respondió a otro canastón de Tabu desde el perímetro con una canasta más. Estaba poseído por el dios de los puntos (21-24, min. 15).

Se calmó el asunto con un tiempo muerto de Pedro Martínez, aunque el Granca, poco a poco, acrecentaba su distancia en el marcador (23-29, tras un triple con paso atrás de AJ Slaughter). Al descanso, el Granca mandaba, pero se iba con la sensación de haber dejado escapar al Manresa, envuelto entre sus 12 pérdidas en solo una parte.

Rafa Martínez prendió al Manresa para arrancar el tercer cuarto (33-32, min 21). La cara del partido cambió y los aros se abrieron. Comenzó un intercambio de canastas voraz, de un lado a otro, de mínimas arriba para Manresa y Granca. Hasta que u latigazo del equipo de Pedro Martínez le valió para sacar cinco puntos a su favor, la máxima del partido hasta el momento para ellos (44-39, min. 24).

El problema creció con otro 2+1 de Eatherton (47-39). Y la alarma roja saltó con un triple de Tabu que ponía al Manresa 11 arriba en una nueva máxima (50-39). “El partido está para hombres y estamos como niños”, decía Fisac en el tiempo muerto. La defensa catalana ahogaba al Granca con un parcial en contra de 22-8. Peligro.

Reaccionó el Granca con cierto aplomo, tapió mejor su aro y cortó la hemorragia. Se acercó en el marcador con el arrojo de Balcerowski (51-45, min 27) y entre Shurna y Slaughter pusieron al Herbalife a solo dos puntos (51-49, min. 29).

Slaughter invitó a bailar a Dani Pérez para escalar a la altura del Manresa y sacarle la cuarta falta al base de los catalanes. El 2+1 puso al Granca por delante (51-52) y un robo que culminó con un mate –sí, con un mate– salido del alma de Slaughter colocó un +3 para los claretianos (51-54) con el que acabó el cuarto. El parcial de 1-14 tras el rapapolvo del tiempo muerto señalaba el camino del Granca.

Dominio de Albicy

Dimsa hizo sonar la corneta con un triple y Balcerowski, con robo y finalización, puso al Granca ocho puntos arriba (51-59, min. 32). Una distancia que guardó Albicy para empezar a inquietar al Manresa (53-61, min. 33). Verse al borde de la caída espabiló al cuadro catalán. Paró el reloj y sacó un parcial de 4-0 para comprimir el partido, que estaba más para las cabezas que para las manos (58-61, min. 36).

Albicy se había metido en un problema o eso parecía hasta que sacó un pase de espaldas para que Balcerowski reventara el aro con canasta y adicional. No entró el libre, pero la vida le dio otro ataque al Granca que Shurna aprovechó desde la esquina (58-68, min. 38). La distancia se disparó a los 10 puntos con un pasillo que rascó Slaughter (58-68, min 39).

El Granca lo tenía en la mano y no lo dejó escapar. Defendió y reventó sus males con la cuarta victoria consecutiva en la Liga Endesa, sexta si se ligan con las de la Eurocup. Fin al drama. Tarde, pero el Gran Canaria está aquí.

“TUVIMOS UNA BUENA REACCIÓN”

Porfi Fisac, técnico del Herbalife Gran Canaria, destacó la “buena reacción” de su equipo en el tercer cuarto, cuando el BAXI Manresa estuvo a un par de puntos de romper el partido a su favor. “En el momento decisivo, en la segunda parte, cuando se iba a romper el partido para ellos, hemos tenido una buena reacción, muy sólidos. Hemos cogido, viniendo desde atrás, esa ventaja”, apuntó el entrenador segoviano. Por otro lado, Fisac señaló que hubo “dos partes muy distintas”, distinguidas en cierto modo por el nivel defensivo que mostraron ambos equipos. “Los dos hemos trabajado a un nivel defensivo excelente, y no hemos sido capaces de dejar a ninguno jugar un baloncesto cómodo. A pesar de ello pudimos hacer más daño”, argumentó. | LP/DLP

Compartir el artículo

stats