Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las 261 noches de Clark en la NBA

El nuevo interior del Granca fue número 14 del ‘draft’ y compartió vestuario con Kobe Bryant

Earl Clark junto a Kobe Bryant durante su etapa en Los Ángeles Lakers.

Earl Clark junto a Kobe Bryant durante su etapa en Los Ángeles Lakers.

¿Por qué estos exjugadores de la NBA han optado por jugar en el extranjero en lugar de en la liga? Ese era el titular con el que la web The Undefeated, dependiente de la ESPN, buscaba respuestas para entender qué movía a jugadores con cartel en la mejor liga del mundo de baloncesto a salir a la búsqueda de otras opciones lejos de Estados Unidos. Uno de los encuestados era el último fichaje del Herbalife Gran Canaria, el interior Earl Clark, que disfruta en la Isla de su séptimo equipo lejos de su país.

La hoja de servicios en el baloncesto de Earl Clark destila pedigrí. Basta con mirar el lugar desde donde dio el salto a la NBA, Lousville y sus Cardinalas, dirigido por Rick Pitino. Tras solo tres temporadas en la NCAA decidió dar el salto a la NBA. Y el Draft de 2009 le dejó en una puesto alto: fue elegido en el lugar número 14 por Phoenix Suns. De ahí pasó a Orlando, Lakers, Cleveland, New York y Brooklyn. En total, 261 partidos en la NBA.

Y ahí, la gran decisión: dejar la liga. “Vi que Memphis cortó a Hassan Whiteside y yo estaba haciendo con ellos la pretemporada. Me dije a mí mismo: ‘Tengo dos hijos, una esposa’. Sentí que quería seguir adelante. Sabía lo que podía hacer jugando al baloncesto en otros lugares. Le agradezco a Dios que haya baloncesto si no lo logras en la NBA. Hay otros lugares donde podemos venir. Solo quería probarlo”, aseguró entonces.

Por el camino, una temporada en los Lakers con el desaparecido Kobe Bryant como referencia en un equipo donde se juntó con Pau Gasol, Dwight Howard, Steve Nash o Ron Artest. Tras pasar por China –en dos ocasiones–, Besiktas turco, Buducnost montenegrino, Corea del Sur y, de nuevo, la España, Clark sabe lo que hay. “Todo el mundo sabe que la ACB es una de las mejores ligas. Me fue genial en Burgos jugando para el San Pablo. Fue una gran experiencia y me alegra estar aquí jugando de nuevo”, apunta el interior.

Compartir el artículo

stats