Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

‘Ventanas’ y pasaportes

Jacob Wiley será comunitario si logra debutar mañana con Macedonia ante Italia

Jacob Wiley será comunitario si logra debutar mañana con Macedonia ante Italia

Jacob Wiley será comunitario si logra debutar mañana con Macedonia ante Italia M. OJEDA

El pasado 1 febrero se cumplieron cinco años de uno de los escándalos más recientes del baloncesto español: el pasaporte falso de Marcus Slaughter, exjugador del Real Madrid. Al interior californiano le brindó su agencia de representación un pasaporte de Guinea Ecuatorial para tener estatus de jugador comunitario bajo el acuerdo ‘cotonou’ –integrado por muchos países africanos y centroamericanos–. El engaño salió a la luz cuando la Federación Española de Baloncesto se dio cuenta de que el número de su pasaporte guineano y el de Andy Panko –con quien compartía representante– era el mismo. Piden para él dos años y medio de prisión.

Esta es una muestra de hasta dónde pueden llegar algunos en este negocio del baloncesto para conseguir un pasaporte comunitario. Ser ‘europeo’ abre muchas puertas en las canchas del viejo continente y todos los saben. Las ventanas FIBA no solo valen para que los países busquen su pase a ciertos torneos, sino para que las federaciones echen sus redes al talento extranjero, casi siempre estadounidense, con el objetivo de ampliar su mercado de jugadores seleccionables.

En esas está Jacob Wiley, pívot del Herbalife Gran Canaria, que tratará de debutar mañana con Macedonia del Norte en su partido ante Italia. La selección balcánica, que se quedó confinada en Estonia en la ventana del mes de noviembre, solo pudo jugar un encuentro y ahora tiene cuatro duelos por delante. En el momento en el que debuté, su condición de extracomunitario quedará atrás en la Liga Endesa. Podrá volver al Granca y compartir espacio con Sean Kilpatrick y Matt Costello, si es que no sale del equipo –el jugador fue mostrado a Casademont Zaragoza o Unicaja–.

Su caso no es único en estas ‘ventanas’ en la Liga Endesa. En Murcia, el UCAM cuenta con el debut de Connor Frankamp, uno de los descubrimientos de esta temporada. El jugador nacido en Kansas (Estados Unidos) consiguió pasaporte de Georgia, Si debuta el viernes ante Serbia, pasará a ser comunitario.

Solo las plantillas de Bilbao Basket, Valencia, GBC y Joventut no cuentan con un estadounidense nacionalizado para tener pasaporte comunitario. Contar con ese documento multiplica las opciones para conseguir un contrato en Europa. Si encima sus estadísticas le acompañan, las probabilidades sueben. Un sueño para los directores deportivos de Europa: estadounidenses con pasaporte. Son piezas preciadas.

Hay casos de todos los tipos para dejar atrás su condición de extracomuniario. Por un lado, jugadores cuya ascendencia les abre la puerta a esa condición, como son los casos del alero del Granca Stan Okoye (sus padres son nigerianos) o el interior del Obradoiro Jake Cohen, israelí de Pensilvania. O los argentinos Nico Laprovittola, Luca Vildoza o Leandro Bolmaro, todos con pasaporte italiano. Un país que también acoge al uruguayo Bruno Fitipaldo, el brasileño Vitor Benite o el examarillo Frankie Ferrari. Y de ahí a jugadores como el ugandés del Barça Brandon Davies, el ucraniano del Betis Jerome Randle, el armenio del Obradoiro Steven Enoch o los azerbaiyanos Jordan Davies, del UCAM, y Jaycee Carroll, del Madrid.

Compartir el artículo

stats