Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Al Herbalife le vienen bien los parones de las Ventanas

Desde que se instauraran las fases de clasificaciones internacionales en 2017, el Granca encadena rachas positivas a su regreso a la competición

Matt Costello, durante el entrenamiento del Granca ayer en el Arena. |

Matt Costello, durante el entrenamiento del Granca ayer en el Arena. |

Los planes de la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA) de cara a la clasificación del Mundial de 2019 pasaba por una serie de partidos clasificatorios previos a la fase final que se disputara en China. Cuando se hizo público este nuevo formato de competición para las selecciones apareció un nuevo significado de la palabra ventana en nuestras vidas. Desde noviembre de aquel 2017 en el que el Granca repartió a nueve de sus doce efectivos por medio planeta, hasta el último reparto de siete jugadores con sus combinados, al conjunto insular los parones internacionales le vienen bien una vez afronta su torneo doméstico y continental.

Torneo continental en singular porque el curso que el Herbalife disputó la Euroliga se libró de tener que afrontar las ventanas FIBA por el acople de fechas entre el calendario de la ECA y la federación internacional. Así pues, de las ocho ventanas que se han disputado hasta la fecha, el conjunto amarillo se ha visto mermado en cinco de ellas.

La primera experiencia en viajes de selecciones obligó al Granca a sacar billetes de ida y vuelta a Albert Oliver, Xavi Rabaseda, Oriol Paulí y Pablo Aguilar, por España; Gal Mekel, por Israel; Ondrej Balvin, por la República Checa; Anzejs Pasecniks, por Letonia; Marcus Eriksson, por Suecia; y Eulis Báez, por República Dominicana. Una sangría de efectivos que se tradujo en cuatro victorias y una derrota tras la vuelta del parón.

Cayó ante Real Madrid nada más volver, pero encadenó victorias contra el Tofas Bursa, San Pablo Burgos, Ratiopharm Ulm y Barça, en el Palau (77-88).

Cuatro meses después, misma marcha de efectivos y sabor agridulce en cuanto a la respuesta del conjunto insular. Si bien sacó tres victorias y una derrota en Liga, de la Eurocup se vio eliminado a manos del Lokomotiv Kuban (2-0).

Reacción a medias

España ganó el Mundial en 2019 y hasta febrero del año pasado no se volvió a la época de ventanas, con un nuevo objetivo: el EuroBasket 2021 –ahora 2022–.

Tras la primera marcha de jugadores internacionales con Fotis Katsikaris al mando, el Granca comenzó a enmendar su rumbo liguero con dos triunfos de oro ante el Andorra, rompiendo su maleficio en la cancha del Principado; y ante el Valencia en el Arena. Quedó pendiente la resolución del partido aplazado del Fuenlabrada hasta que el covid mandó la Liga a la burbuja de L’Alquería.

Y por último la ventana de noviembre de 2020, en la presente campaña, que precedió a la última racha positiva del conjunto insular de las seis victorias consecutivas –Bursaspor, Fuenla, Trento, ipuzkoa, Betis y Manresa–.

Wiley brilla con Macedonia


Que Jacob Wiley está recuperado del covid-19 nadie lo va a poner en duda después del partidazo que se marcó ayer en la victoria de Macedonia del Norte frente a Estonia (84-86). 18 puntos y 14 rebotes para el californiano con sabor amargo al no conseguir el pase al EuroBasket. Andrew Albicy sumó 2 puntos y 2 asistencias en la derrota de Francia ante Reino Unido por 73-94; y Tomas Dimsa anotó 10 puntos en 17 minutos en el triunfo de Lituania frente a Dinamarca por 76-77. | D. R. P.

Compartir el artículo

stats