Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Capitán del Herbalife Gran Canaria

Fabio Santana: “Porfi me dijo desde el inicio que iba a tener difícil jugar”

Fabio Santana, presionado por Urtasun en el encuentro que el Granca disputó con el Fuenlabrada en el Arena. | | ACB PHOTO /M. HENRÍQUEZ

Fabio Santana no desespera. El base grancanario, capitán del Herbalife, reconoce que no es plato de buen gusto el tener tan pocos minutos, pero no arroja la toalla. Explica que el técnico Porfi Fisac, desde el primer momento, fue franco con él sobre su rol.

Lo primero. Cómo está de la lesión de tobillo que le tuvo apartado de las pistas a principios de año?

Mejor, he tenido tiempo para recuperarme. Aunque he ido fortaleciendo el tobillo, aún tengo que seguir haciéndolo para cuando haya más carga. Siento algo de dolor, pero es normal tras una lesión tan dura. Lo importante es que estoy entrenando bien, tranquilo y sin problemas.

Estas semanas de parón por la Copa y las Ventanas le habrán venido bien entonces. ¿Cómo ha sido el tener que trabajar con tan pocos compañeros por la marcha de muchos a sus respectivas selecciones?

Diferente, porque nosotros estamos acostumbrados a entrenar aunque sea con 10 para poder disputar cincos para cincos. Todo ha sido a base de gimnasio, trabajo individual, tiro y poco más.

Tras la lesión, su última aparición en pista fue unos segundos en el choque contra el Real Madrid. ¿Cómo lleva el tener pocos minutos?

Si esto me hubiera pasado hace unos años, me lo habría tomado peor que ahora. Al final uno sabe que es un profesional, tiene más experiencia y lo acepta, sabe que estar ahí es importante y que llegar ahí es complicado y duro. Personalmente estoy contento de estar. No es fácil para ningún jugador estar seis segundos en cancha y volver al banquillo, pero lo acepto. Trato de ser positivo.

Sólo se le ha visto en nueve partidos de a Liga Endesa, incluso después de que se marchara Ferrari en su posición de base. ¿Por qué?

Es cierto que cuando estaba Ferrari y con Albicy hacía el papel de tercer base, y era complicado tener minutos. Con la marcha de Ferrari, llegó Slaughter que además lo está haciendo fenomenal. Se complica el tener minutos, los dos son dos grandes jugadores en mi puesto y se acepta. Lo que queda es estar preparado para ayudar cuando me toque.

Cuando llegó la pasada temporada procedente del Zaragoza, donde tuvo un papel relevante, parecía que podía ser un hombre importante en la rotación. Pero da la sensación de que no acaba de llegar su oportunidad. ¿Duele en el orgullo?

La verdad es que es complicado. Cuando llegué a Zaragoza tenía una gran ilusión por cómo me habían salido las cosas en el Oviedo. Estuve a un gran nivel en Zaragoza con bases de categoría a mi lado. Después llego aquí y Fotis Katsikaris no contaba en un principio conmigo. Son situaciones que me han surgido en mi carrera deportiva y son muy complicadas, porque cualquier jugador quiere demostrar lo que vale y creo que lo he hecho cuando he estado en cancha. Es lo que toca, es la parte complicada del deporte. Solo queda tirar para delante; aunque tenga 28 años, aún me queda mucho recorrido y no queda otra que tirara para adelante.

La llegada de Porfi Fisac al banquillo, un técnico que le conocía de Zaragoza, parecía que le podía ayudar. Pero tampoco está contando con minutos...

Cierto que Porfi me conoce. Me transmite que está contento conmigo, pero me dejó claro desde el principio que había jugadores que le gustaban más, como Ferrari y Albicy, y que iba a tener difícil jugar minutos. Así ha sido. Con la marcha de Ferrari llega Slaughter, que le está dando un buen rendimiento al equipo. El entrenador fue claro desde el principio conmigo, que es importante. Lo bueno es que soy un jugador que sabe llevar estas situaciones porque las he vivido antes. Pero no soy un jugador que se venga abajo, que vaya a bajar el rendimiento, a poner malas caras, a querer marcharse... Acepto el papel y voy a seguir rindiendo al máximo en los entrenamientos y luchando.

Termina contrato a final de temporada. ¿Valora marcharse?

Es una pregunta complicada. No tengo ni idea. Intento no pensarlo, porque estresa mucho y da bastante ansiedad el pensar en lo que puede pasar si no tengo minutos, si el club prescinde de mi, donde puedo acabar. Todo eso lo intento dejar en manos de mi representante y del club. Dios dirá.

¿Le ha llegado alguna oferta para irse, algún club se ha interesado en usted?

De la ACB, no. De la LEB si me han llegado bastantes ofertas. Yo si fuera entrenador apreciaría a un jugador como yo. Tener un jugador que no se cuenta con él y cada vez que sale cumple y rinde en los entrenamientos, pues poco lo hacen, pocos tienen esa capacidad. Yo soy uno de ellos y espero que eso se valore en un futuro porque es complicado.

Hace unas semanas se publicaba que estaban existiendo retrasos en el cobro de las nóminas. ¿Cómo lo lleva?

Lo llevo bien, porque desde el club se nos ha dicho que no estemos preocupados, que la situación es difícil porque no viene público a los partidos y eso afecta al presupuesto. Nos dijeron que este es un club que siempre ha cumplido y que va a cumplir; nos han pagado una parte del sueldo y que este mes nos pagarán el resto.

Ahora que es capitán oficial asume la voz del vestuario ante la directiva...

Exacto. El presidente Enrique Moreno se reunió conmigo para explicarme sobre el tema de los retrasos. Fue claro y cercano, fue una reunión amistosa y le transmití a mis compañeros que el club siempre ha cumplido y me prometió que cumplirá. Al principio cuando no cobramos todo el suelo me preguntaban qué pasaba, pero ya explicado estamos tranquilos.

Compartir el artículo

stats