Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Eurocup. Cuartos de final (vuelta)

Las ‘semis’ cinco años después

El Granca vence 66-64 al Metropolitans y sentencia la eliminatoria por la vía rápida - AJ Slaughter con 16 puntos, el mejor

30

Eurocup: Herbalife Gran Canaria - Metropolitans 92 CB Gran Canaria

Vuelve el Herbalife a las semifinales de la Eurocup cinco años después. ¡Y de qué manera! Por la vía rápida, tras vencer en el segundo partido del cruce de cuartos al Metropolitans 92 por 66-64 y con un acertado AJ Slaughter, que volvió a ser el líder de los suyos con 16 puntos.

Atrás quedan los días de pena que se vivió en las entrañas claretianas y ahora Fisac puede decir que un lustro después ha llevado al equipo insular a la antesala de la que sería la cuarta final que ha disputado el Gran Canaria a lo largo de su historia.

Balones a Chikoko. Al igual que ocurrió en el encuentro disputado en la capital parisina, la hoja de ruta de Jure Zdovc para competir en la Isla era clara, tenía que sumar a través de su hombre más dominante en la cancha. Los 210 centímetros del pívot de Zimbabue hicieron daño en París (13 puntos, 20 Valoración) y quería continuar haciéndolo en Siete Palmas.

En el primer choque de la eliminatoria de cuartos, Fisac puso a Stevic a defender al africano desde el comienzo y en este segundo repitió la jugada. El serbio, lento en su juego lateral no podía controlar la musculatura de Chikoko y sumaba 6 puntos hasta que Khalifa entró en cancha y en el duelo continental salió vencedor en cuanto a lo defensivo el canterano claretiano.

Con el 10-17 se pidió el primer tiempo muerto del día para que la renta visitante no supusiera un problema de confianza para afrontar la contienda. La que tuvo que emplear Brandon Brown para disputar el partido después de llegar a la Isla en un mar de dudas a causa de sus problemas con el covid-19 que le impidió disputar el choque del martes.

Todo el juego en el primer cuarto se dibujó en la pintura. Los pívots eran los protagonistas en los 10 minutos. Khalifa respondía a la responsabilidad que le entregaba Fisac y sumaba 6 puntos además de secar a Chikoko. Ningún triple anotado por ninguno de los dos equipos. 15-21 y el bodycheck entre los púgiles iba cada vez a más.

AJ Slaughter, el desatascador amarillo, oscurecido en los dos últimos partidos disputados por el Granca, permaneció ocho minutos sentado en el banquillo entre el paso de cuartos. Necesitaba el equipo claretiano los puntos de la Matanza de Texas y contestó de la mejor de las maneras. Puso por primera vez a su equipo por delante en el marcador tras una de esos intervalos de tiempo en los que dice: “dame la bola que ya me encargo yo”. A lo megaestrella, 10 puntos para él. El 29-28 en lo más alto del Arena y el técnico esloveno que no quería que los suyos comenzaran a ir cuesta abajo.

Herbalife Gran Canaria -Metropolitans 92 (66-64) David Rodríguez

La llegada al descanso le vino bien a las piernas claretianas, dando un poco sensación de fatiga después de la paliza de partidos que lleva en la semana, su tercero en cinco días. Los contraataques no carburaban de la mejor forma y todo pasaba por jugar cerca del aro, una parcela en la que el Metropolitans podía defenderse mejor.

Acusando la falta de acierto desde la línea de tres, 2 de 8 para el Granca, y 1 de 7 para los franceses, el marcador con 20 minutos por disputarse se movía en números cortos. 31-34 y tampoco es que el nivel defensivo estuviera brillando a un gran nivel como para que la escasez de canastas fuera protagonista en la primera parte del partido.

Refrescar piernas

Y si solo AJ había anotado esos dos tiros lejanos, fue Dimsa el que abrió la lata desde el triple en el tercer cuarto para que con dos canastas se pusiera como el tercer mejor anotador de su equipo con solo 5 puntos. Todo estaba muy repartido entre los de amarillo, mientras que en el Metropolitans la cosa era cuestión de Chikoko (10), Brown (10) y Ginat (9).

Remó, remó y remó el Herbalife hasta volver a coger la delantera con el 42-41. El intercambio de puntos iba a ser incesante hasta que logró coronar la cima del marcador en el minuto 26. Zdovc comenzaba a verle las orejas al lobo y los locales a sentir el aroma de las semifinales.

Que se pusiera por delante el Granca sacó una sonrisa a los que vestían de amarillo. La misma que le salió a Beirán después de cascarse una canasta en el último segundo de una posesión para intentar coger un colchón cómodo y con la que se quedó mirando al banquillo galo para contestarle a los gritos que le propinaron antes de su lanzamiento. Marca de la casa.

51-45 a la conclusión del tercer cuarto. Las sensaciones que se palpaban en los rostros del Granca eran ya de sumar su octava victoria en los últimos nueve partidos disputados. El equipo navega a toda vela y los fantasmas del comienzo de temporada parecen ser cosa del pasado.

El parcial 20-11 del periodo supuso una losa en la moral parisina. Poco a poco se iba a ir desangrando mientras los de Fisac continuaban en la senda positiva. Buena defensa, mejor ritmo de juego y controlando los arreones de coraje galo.

Encima el Metropolitans tuvo que perpetrar la lesión de Michenau después de que Costello le pisara el tobillo fortuitamente. El base, que en el primer partido metió 15 puntos, no tuvo el día y se quedó en solo 6 en los 26 minutos que jugó, ya que Brandon Brown, a pesar de vestirse de corto apenas tuvo protagonismo.

Aun así, no conseguía despegarse tampoco el Herbalife. A falta de 2 minutos 22 segundos, Fisac pedía tiempo muerto para que los suyos dieran un extra de energía y consiguieran ponerle la puntilla a la eliminatoria con 60-57 en el tanteador.

Si pareció que con el 64-57 a falta de minuto y medio estaba todo resuelto, no se rindió el Metropolitans y en dos posesiones rápidas se puso 64-62. Tiempo de Fisac a 59 segundos y con la intención de que los suyos superaran la presión en toda la cancha de los franceses.

Superó el entramado defensivo, Slaughter se la jugó él solo, como casi siempre y anotó un canastón. 66-62. Tiempo de Zdovc a 36 segundos. Canasta de Brown. 30 segundos. Falló el tiro Shurna, restaron seis segundos y Goodwin perdió el balón en el último balón. 66-64 final.

Compartir el artículo

stats