Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Granca se quita de en medio al Casademont en la pelea por el Playoff (84-76)

Los claretianos suman la duodécima victoria en Liga Endesa y se pone a una del Unicaja, octavo en la tabla

26

Liga Endesa: CB Gran Canaria - Casademont Zaragoza La Provincia

¡Quién te ha visto y quién te ve, Granca! No parece existir atisbo alguno del equipo que se arrastraba al principio de temporada ocupando lo más profundo del pozo de Liga Endesa. Del 1-8 con el que arrancó la competición a la duodécima victoria en ACB con el que ponerse a un solo triunfo del Unicaja, que marca la zona del Playoff.

Firmó el décimo triunfo en los últimos once partidos disputados el Herbalife al vencer al Casademont Zaragoza (84-76), un rival con el que se bate el cobre en la lucha por la postemporada y al que ahora aventaja en dos victorias.

Deja la casa barrida el Granca antes de hacer las maletas rumbo a Niza para llegar a Mónaco, donde el martes tiene que lidiar con las semifinales de la Eurocup. Todos sonríen, hasta el mismo Fisac, después de alcanzar lo que para él era el objetivo del club y eludir el descenso. Toca mirar para arriba y olvidar los fantasmas del pasado.

Arrancó el choque con una serie de errores en los dos contendientes impropios de un nivel de clubes que aspiran a colarse en la zona de Playoff. Rienda suelta al aspécto cómico apoyadas en las 6 pérdidas del Granca, por las 3 de su rival en los 6 primeros minutos. Que los digitos no variaran en el tanteador en exceso en el comienzo de partido no se debió a buenas defensas, sino más bien a los errores realizados en cancha.

La maquinaria aragonesa no parecía bien engrasada en el primer cuarto. Al menos parecía acusar el kilometraje europeo, después de ganarse el billete a la Final 8 de la FIBA Champions el jueves al vencer al Nymburk checho en el Príncipe Felipe y además haber jugado el martes contra el Dinamo Sassari. Piernas pesadas, por la frescura del equipo insular, que selló su pase a las semifinales de la Eurocup la semana pasada y que tienen que iniciar el próximo martes en la pista del Mónaco.

Con la mente puesta en el Viejo Continente mientras se juegan la plata en Liga Endesa, con los dos clubes acechando las 13 victorias del Unicaja, los contendientes lidiaban para dar ese esfuerzo extra que pide Fisac a sus hombres. “Si hay alguien al que le duela algo que se aguante ahora”, decía el técnico en la previa del choque.

Eso mismo debieron asumir AJ Slaughter y John Shurna, que tal y como desveló el técnico segoviano aludiendo a unas dolencias físicas, no les impidieron sumar los 6 puntos cada uno en el segundo cuarto con el que el Granca firmaba el 33-28 al minuto 15. Aun así, el base no pudo rendir como de costumbre y no pudo sumar más puntos e incluso se le notó una ligera cojera durante el transcurso del choque.

En esas, Jacob Wiley, que regresaba a la pista que le trajo a Europa directamente de su vida Australiana dos temporadas atrás, se estaba gustando y mandándole una sonrisa a los que decidieron que era mejor que el californiano se fuera cedido a Zaragoza en febrero. 9 puntos y 3 tapones en apenas 10 minutos en pista y volviendo loco a Olek Balcerowski.

Otro que quiso sumarse a la fiesta de vengarse de su ex equipo fue Nico Brussino. El argentino, que pasó sin pena ni gloria por la Isla, está sacando en Zaragoza todo el baloncesto que lleva dentro, ese que le hizo defender la camiseta de los Mavericks en la NBA y con el que anotó 13 puntos en la primera parte, taladrando el aro con tres triples en tres intentos -se quedó en 15-.

Todos los que consiguió anotar el Herbalife en los dos cuartos jugados hasta el 41-40 con el que irse al descanso. Una ventaja amarilla cimentada gracias a la superioridad en el rebote. 21 por 13 de los maños, de los cuales 7 fueron ofensivos y que se tradujeron en 6 puntos gratis para los insulares.

Miedos...

Debió recordar Fisac lo que pasó en el partido de la primera vuelta liguera ante el Casademont, cuando los aragoneses se fueron 9 abajo al descanso y se llevaron el triunfo tras un parcial 54-28 en los 20 minutos finales. Las plantillas son prácticamente distintas en ambos lados, pero los miedos podían aparecer en cualquier momento. Los que se le presentaron al Oveja Hernández tras el 10-4 de inicio en el tercer periodo y se vio obligado a parar el partido.

Todos los sprints que se guardaron en la primera mitad se desataron en esta segunda. Al igual que el ímpetu entre los jugadores en pista. El calor ya había hecho su puesta en escena y AJ y San Miguel tuvieron un conato de pelea justo a la vez que Okoye se estaba empujando en la pintura con Brussino.

El nigeriano entró en ebullición en todos los aspectos posibles. Al igual que se convertía en el máximo anotador en el minuto 27 con 13 puntos en su cuenta, también se ponía con cuatro faltas en su casillero después de que acumulara tres prácticamente seguidas tras su refriega con Brussino. Al rincón de pensar y a esperar su última aportación en el cuarto periodo.

Con todo por resolverse a la conclusión del último cuarto, el Granca alcanzó la decena de diferencia tras un parcial 9-4 entre el minuto 32 y 36, con el que llegar al 77-67. Salió a dar la puntilla un día más Javi Beirán, controlando a Benzing en cancha propia y como un sicario en el aro zaragozano.

A dos minutos del final los nervios aparecieron en las cercanías claretianas. Un par de balones perdidos y el acierto maño recortó la diferencia hasta el 77-74. Albicy se encargó de disipar las dudas con un triple acto seguido del de Sulaimon y todo quedaba en el aire.

El francés se encargó de controlar el encuentro y con cuatro tiros libres, para sumar 10 puntos en el último cuarto, cimentó la duodécima victoria amarilla (84-76) y continuar en su escalada hacia el objetivo Playoff  

Compartir el artículo

stats