Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La crueldad palmea al Granca

El Herbalife pierde con el Mónaco (74-76) en el segundo duelo de semifinales de la Eurocup y cae eliminado l> Rob Gray sentencia a falta de 3,2 segundos l> Okoye intentó el milagro con dos décimas

28

Eurocup - Semifinal: Herbalife Gran Canaria - AS Mónaco CB Gran Canaria

La crueldad más amarga estaba esperando al Granca a la vuelta de la esquina de Siete Palmas. Cayó eliminado el conjunto insular de las semifinales de la Eurocup de la forma más trágica posible al volver a caer ante el Mónaco (74-76). Rob Gray se convirtió en el verdugo del conjunto claretiano al encestar un tiro en una jugada con saque a 3,2 segundos de la conclusión... a pesar de que Stan Okoye intentara obrar el milagro con un palmeo a 2 décimas para el final en el que la pelota no quiso sonreir a la fortuna insular.

Nadie podrá decir que este equipo no ha luchado contra las adversidades que se le han ido poniendo en el camino durante toda la temporada. Ahora, el sueño de colarse en otra final continental ha quedado desvanecido tras el doble golpe ante un conjunto monegasco al que una trayectoria ascendente en los últimos siete años le ha llevado a su primera cita con una final de la Eurocup.

Se acabaron los periplos por el Viejo Continente y ahora toca centrarse en la Liga Endesa. En la que tiene el Granca que continuar con su escalada para intentar meterse en el Playoff final, que es el único objetivo al que le queda por agarrarse. Una remontada que lleva en proceso desde que ocupaba los puestos de descenso al inicio de la competición nacional y que ha sido el sino de este equipo durante toda la temporada. Remontar, remontar y remontar.

De nuevo lo intentó ayer en otra ocasión el Herbalife en el que la fe inundó al equipo amarillo para no rendirse en ningún momento. Volvió a cometer los errores del pasado, repitió otro segundo cuarto horroroso en el que estuvo siete minutos sin anotar una canasta y para encajar un parcial 0-18, y volvió a remar ante las adversidades para creer en que podía levantar el partido como tantas veces ha hecho esta campaña cuando se movía en el alambre.

Al descanso el encuentro todavía estaba vivo con 35-45, a pesar de que en el segundo periodo fuera un auténtico desastre para los intereses del conjunto de Fisac. Al menos no eran los 18 abajo con los que tuvo que enfrentarse en la segunda parte en Mónaco, y contra los que también hizo creer a los aficionados de que podía darle a la vuelta al recuperar 14 puntos de esa diferencia en contra. Ayer, fueron 10 y también por momentos dio síntomas de poder forzar el tercer duelo de vuelta en el Principado.

Y más se creyó cuando Stan Okoye, el jugador más destacado ayer en el Arena con 15 puntos, ponía el empate 59-59 a falta de siete minutos. Se le puso por delante un nuevo partido al Granca y que se le fue escapando poco a poco por un cúmulo de desgracias entre los dos equipos y que terminó de la forma más cruel.

Un parcial 0-18 en 7 minutos del segundo cuarto vuelve a lastrar a los claretianos

decoration

Si Marcos Knight se encargó de que la machada del Herbalife se quedara en agua de borrajas con un último cuarto brillante, anotando 10 de sus 17 puntos totales, 8 de ellos a partir del momento en el que se igualó el partido, entre Okoye y Costello –11 puntos, 9 rebotes–, no tiraron la toalla en ningún momento para intentar llevar el partido a la prórroga al menos.

La emoción se apoderó de los instantes finales. A falta de 1 minuto y 20 segundos el Granca iba perdiendo de ocho puntos (64-72) y todo parecía abocado a la desgracia. Pero apareció Slaughter con 5 puntos, los únicos de AJ en un partido para olvidar –2 tiros de campo anotados de ocho intentos–, acusando seguramente el cansancio de los meses atrás.

Entre la escasa aportación del norteamericano, pero casi determinante, y el beneplácito de Dee Bost errando dos tiros libres a falta de 6 segundos, se le abrió el cielo al Granca para intentar empatar el partido (71-74). Balón para Andrew Albicy, que corrió como un galgo francés la pista y el propio Bost le arrollaba mientras el base insular tiraba de picardía y hacía como que lanzaba desde el centro del campo. ¿Resultado? Tres tiros libres y las uñas de los televidentes claretianos en sus casa al borde de las yemas.

Marcos Knight, con 10 puntos de sus 17 totales en el último cuarto, aguantó al equipo monegasco

decoration

Anotó los tres el francés, el segundo con un suspense que ni Alfred Hitchcock se hubiera atrevido a incluir en alguno de sus guiones más tétricos. Bote en el aro, bote en el metacrilato, bote de nuevo en el aro y cuando parece que se iba a salir... dentro.

En esas, Zvezdan Mitrovic, el técnico del Mónaco, más calmado que en el primer cuarto, cuando se llevó una técnica más que añadir a su currículum –y no son pocas–, paró la contienda y trazó unas líneas mágicas en su pizarra para que Rob Gray recibiera el balón en la última jugada.

Antes de que se llegara a este momento trágico, hay que tener en cuenta que el ex jugador de los Houston Rockets ni por asomo parecía el mismo que el martes había hecho trizas al Granca con 25 puntos. Pero vamos, ni su sombra. Solo había anotado un tiro de campo de siete intentos y si sumó 9 puntos en total fue gracias a los tiros libres y a una canasta fatídica con el que enterrar la fe claretiana.

“Podéis culparme a mi”

Fisac en la rueda de prensa posterior al partido quiso dejar otra de sus perlas. Optó por culparse de la canasta rival en un intento de quitar responsabilidad a sus jugadores. Ni mucho menos fue un error de John Shurna, el jugador con el que se quedó emparejado Gray cuando recibió el balón tras el pase de línea lateral. Para nada, pues el jugador del Mónaco para llegar a esa situación sorteó tres bloqueos previos con los que Albicy se quedó en el camino en el miss-match.

Son esas jugadas de situaciones especiales en las que Víctor García es un genio para trazarlas al igual que hizo Mitrovic en su laboratorio. Después claro está, tiene que salir el talento del jugador, que a pesar de llevar una tarde más que discreta no se arrugó y despegó sus pies del parqué para anotar un canastón y permitir a sus compañeros creer que todo estaba hecho y que se lanzaran a la pista a celebrar la victoria.

No. Todavía quedaba un intento a la heroica con dos décimas en el reloj de tiro. Javi Beirán salió a pista para mandar un pase de quarterback que cruzó media pista y que tenía como destinatario a un Stan Okoye que parecía Javier Sotomayor elevándose sobre las cabezas de los ocho jugadores que defendían la jugada. Tac, un golpeo sutil, lo más rápido posible –en la NBA dicen que en menos de tres décimas es imposible palmear un balón–, balón al aro... y fuera. Adiós Europa.

Fisac: “No fuimos nosotros mismos, hemos jugado la eliminatoria muy nerviosos”

Porfi Fisac, entrenador del Granca, tiene claro que sus jugadores abandonaron el camino que les ha llevado hasta la semifinal de la Eurocup, y en el que durante los dos partidos frente al Mónaco perdieron su identidad. “No fuimos nosostros mismos, hemos jugado la eliminatoria muy nerviosos, ”, indicó tras la derrota encajada ayer contra el club del Principado. Asimismo, apuntó a que jugadores como Javi Beirán, AJ Slaughter o John Shurna, estén “sobrecargados”, por el tute de minutos que tuvieron que pegarse dada la confección de la plantilla y las bajas por covid de Andrew Albicy y Stan Okoye, así como la salida de Burjanadze de la disciplina del club insular. Finalmente apuntó que ahora el objetivo del club es “quedar dentro de los 10 primeros en ACB para poder jugar Europa”.

Compartir el artículo

stats