Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jugueteo del Barça en el Arena

El Granca cae ante los azulgranas (74-92) por un marcador ‘corto’ después de ir 27 puntos abajo

Matt Costello -24- lucha por un rebote con Pau Gasol -16- en el choque de ayer entre el Granca y el Barça. | | CBGC

Matt Costello -24- lucha por un rebote con Pau Gasol -16- en el choque de ayer entre el Granca y el Barça. | | CBGC

Se acabó la racha de imbatibilidad que mantenía el Herbalife en el Arena desde enero. Tres meses sin conocer la derrota en la Liga Endesa y que el Barça se encargó de borrar de un plumazo con un marcador incluso del que se podría decir corto (74-92) para la paliza que se intuyó en el segundo cuarto, cuando el Granca llegó a ir perdiendo de 27 puntos (22-49).

No le hizo falta al conjunto azulgrana de que Pau Gasol se reencontrara con sus mejores días. El de Sant Boi, todavía en su progresión y acomodo de sensaciones estuvo discreto, con 6 puntos y 5 rebotes en su vuelta a Siete Palmas después de siete años. Aunque eso sí, ya ayer jugó 19 minutos, en los que conoció el poderío de los canteranos insulares que anhelan rendir al menos un 5% de lo que él lo ha hecho en sus 21 años de trayectoria profesional.

Tanto Khalifa Diop, espléndido contra el todopoderoso Barcelona, con 9 puntos y una entrega en pista a la altura de los mejores pívots de la competición, como Olek Balcerowski, dejaron su sello ante E.T., tanto que hasta el polaco no se cortó y le colocó un tapón al mejor jugador de la historia del baloncesto español.

Pero precisamente el relumbrón de la constelación de estrellas que tiene Jasikevicius en sus manos dejó atónitos a los jugadores de amarillo, admirando a sus rivales en los primeros compases de juego y con los que entre tanto caérseles la baba por jugar con este elenco de megacracks, llegaron a ir perdiendo por 27 puntos en el minuto 16.

Ya no solo hizo falta que Gasol estuviera al nivel de hace cinco años, cuando todavía tenía un caché elevado en la NBA, es que en la recámara culé hay tantos recursos, que ayer Mirotic quiso tener el día y le encasquetó 26 puntos al Granca. 6 triples en 10 intentos, y porque falló los dos últimos.

A la aportación del montenegrino con pasaporte español se unió a la causa Adam Hanga, con 13 puntos y 8 asistencias en su rol de base debido a que Calathes vino de vacaciones y estuvo más tiempo en el banquillo lastrado por las faltas que en pista.

Los hombres de Jasikevicius daban muestras de tener el devenir del choque en sus manos, moviendo el marcador a su antojo, por lo que Fisac decidió que podía dar más minutos a sus canteranos y que los exteriores también intentaran reencontrarse con sus sensaciones.

Así, hizo debutar a Marcis Steinbergs, que entró en la convocatoria, adelantando a Rubén López en las preferencias del técnico segoviano. Además de activar la operación: Salvar al soldado AJ.

Slaughter dio síntomas de volver a la versión que maravilló no hace ni dos meses con el traje de cañonero claretiano y anotó 11 puntos; mientras que sus hermanos en labores exteriores, Stan Okoye, se fue a los 13 y Kilpatrick, sumó 14, con 4 triples de 6 intentos, pero negado en los lanzamientos interiores con 6 fallos.

No es que se pueda decir que Fisac saliera contento con su equipo ayer, pues se llevó una renta de 18 puntos de desventaja para el average de cara a los desempates finales en las siete jornadas que restan para concluir la fase regular, pero al menos, no fue peor.

Al antojo de los culés

Si por un momento alguien pudo creer en una hipotética remontada cuando el Granca se llegaba a poner a 12 puntos de diferencia, fue gracias a que los azulgranas y sobre todo Mirotic, buscaban en exceso a Gasol para que intentara demostrar su valía y que todavía puede rendir como antaño.

Una vez se acababan los cuidados a Pau, el Barça volvía a dispararse en su juego y regresaban las diferencias superiores a la veintena. La goma se hacía con distancias lejanas a una posible vuelta de la tortilla del Herbalife.

A pesar de ello, Jasikevicius también se mostró descontento con el despliegue de su equipo, que llegó a perder hasta 16 balones durante el encuentro, cuestión que no le agradó al lituano, desesperado por momentos con sus jugadores y en especial con Leandro Bolmaro, al que le cayó la monumental tras un regalo del argetino en la pista.

Entre los cabreos de Saras, y la entrada de los minutos de la basura, el marcador no se movió mucho más de lo que pudo haber querido el Barça. Incluso, Fisac apostó por darle descanso a sus hombres y muestra de ello fue que mandó al banquillo a Matt Costello a falta de 5 minutos cuando el norteamericano era de los pocos que estaba respondiendo al tramo final del partido.

“Las personas están por delante de los jugadores”, añadió el técnico en la rueda de prensa posterior a la derrota en referencia a este descanso de sus primeras espadas en la plantilla, teniendo en cuenta el calendario que se le presenta al Herbalife en las últimas siete jornadas de la fase regular.

El domingo, ante el Obradoiro llega una cita importantísima para conocer el rumbo que quiere tomar el cuadro insular de cara a la lucha por el Playoff. Y por delante: Burgos, RETAbet Bilbao, UCAM Murcia, Andorra, Valencia y Real Betis para concluir la temporada.

Compartir el artículo

stats