Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un precedente para el ‘octavo, impar y pasa’

El Bilbao se metió en el Playoff en 2009 con un balance 15-17 en una liga de 17 equipos

Balcerowski realiza una bandeja ante la oposición de Birgander, del Joventut

Balcerowski realiza una bandeja ante la oposición de Birgander, del Joventut

Entre los recursos filosóficos populares suele decirse que hay que tener en cuenta los hechos históricos para saber de donde venimos y hacia donde vamos. Normalmente, se emplea esta reflexión para corregir errores del pasado. En este caso, la historia empleada al acudir a la hemeroteca no tomará la carretera de la corrección pretérita, sino más bien el de vislumbrar un ramal al que agarrarse con datos positivos para los intereses inmediatos del Granca de cara al Playoff.

Para iniciar la comprensión de este análisis hay que tener en cuenta que en un principio se tomarán en cuenta las temporadas en las que las situaciones propias de la ACB llevaron a que su competición se desarrollara con un número de equipos impar. Dos veces han sido con 17 y la de esta temporada, con 19.

Bien, al remontar 12 años en el calendario y desmembrar la campaña 2008-09 que se recordará por la desaparición del Akasvayu Girona y que introdujo por primera vez el concepto de la jornada de descanso en la ACB, al acudir a la jornada 34 (se jugaron 32 partidos), el Iurbentia Bilbao Basket concluyó octavo, en una liga impar y pasó al Playoff con un balance 15-17, igualado con el Alta Gestión Fuenlabrada a número de victorias pero con el average ganado justo en la penúltima jornada en un duelo directo entre ambos contendientes.

La bola en la ruleta del Casino Liga Endesa está rebotando a falta de cuatro jornadas para concluir la fase regular. El Granca, noveno, empatado a quince victorias con el Unicaja, pero con peor coeficiente –además del average perdido con los malagueños– se agarra a las últimas llamadas con destino a la postemporada. Cualquier aliciente que motive la fe por embarcar en el navío del Playoff cuenta para sumar en su objetivo.

En esa temporada reside el clavo ardiente al que el Herbalife se agarra. Porque la otra ocasión en la que se compitió con 17 equipos en el menú de la Liga Endesa ocurrió recientemente, hace tan solo cuatro años atrás, cuando hubo dos ascensos y tan solo descendió el Betis respecto al curso anterior, y el equipo que marcó la octava posición, el MoraBanc Andorra, cerró el Playoff con 16-16. Neutro.

Aun así, ante los designios caprichosos de la hemeroteca, también existen otros precedentes en lo transcurrido de siglo que también pueden relacionarse con datos positivos para el futuro a corto plazo del Herbalife.

Todo estos análisis teniendo en cuenta que al cuadro claretiano lo mejor que puede hacer es ganar los cuatro duelos que le restan por resolver. Pero en caso de tener que sacar la calculadora en los infinitos escenarios de posibles desempates, la temporada 2003-04 se lleva la palma en cuanto a averages y ejercicios de desigualdades.

El que se llevó el gato al agua aquel curso fue el DKV Joventut en el que empezaba a mostrar la patita un imberbe Rudy Fernández, para clasificarse octavo con 16-18 (+70 en el balance de puntos), pero es que empató con Ricoh Manresa (+10), Unelco Tenerife (-64) y Fórum Valladolid (-46).

Situación que podría repetirse este año. El Andorra, duodécimo, ganó ayer, suma 13 victorias y le restan cinco partidos por jugar.

Compartir el artículo

stats