Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Granca dice adiós al playoff con aplausos y honores

Los amarillos cierran la temporada tras caer con el Real Madrid (75-81)

28

Liga Endesa: Herbalife Gran Canaria - Real Madrid

Se acabó. Las despedidas son menos duras cuando son así. El Herbalife Gran Canaria cerró su temporada en los cuartos de final del Playoff por el título con honor, orgullo y el calor de su gente después de más de 400 días sin aficionados. Puede que por eso la derrota contra el Real Madrid tuviera más de reencuentro que de despedida. No solo por los cerca de 200 aficionados que había en la grada sino porque el Granca dejó patente qué es lo que le ha llevado convertirse en lo que es en el baloncesto nacional. Recuperó el coraje, sacó su sudor y cayó con la cabeza alta (75-81)

Los milagros para el Granca se acabaron con su misma clasificación para las eliminatorias por el título después de una remontada en la segunda parte del curso que da esperanza para un futuro donde el Herbalife precisa la estabilidad de antaño si quiere mantener su estatus dentro de una ACB que tiene nueva casta. No es poca cosa esa. De momento, en una mirada introspectiva, vio parte del plan que debe trazar la próxima temporada. Para eso, todavía queda un mundo. Y los pilares de todo eso están en construcción.

Los claretianos cambiaron su imagen del primer partido de la serie por completo

decoration

Peleó contra el Madrid, le miró al rostro y se fue dándolo todo. Es curioso que después de más de un año sin nadie en casa, los primeros aplausos del día fueran para dos del blancos. La historia estaba justificada: Jaycee Carroll y Edy Tavares, dos hombres de peso en la historia del CB Gran Canaria. Los palmas de los 200 aficionados que entraron a última hora en el Arena de Siete Palmas subieron el ritmo con la presentación de los 12 de amarillo, algo más cuando el quinteto saltó a la pista y otro poco más en el momento del salto inicial. Sonó el 'A por ellos'. Aquello era casi música celestial.

Si el Granca quería tener alguna posibilidad de inquietar al Real Madrid tenía que implantar otra actitud distinta a la que dejó ver en el WiZink Center. La parsimonia no casa bien con el equipo de Pablo Laso: un centímetro, una pulgada, es una puñalada. Lo demostró a la primera que pudo Jaycee Carroll, infalible en su muñeca. Pero también Taylor para neutralizar la ventaja que se labró el Granca gracias a un 2+1 de Khalifa Diop.

La apuesta de entrada de Porfi Fisac por el senegalés era la del físico. Y aquello cuajaba (7-6,min.4 tras otro mate del africano). Aquello unido a los dientes prietos que ponía el Herbalife en su campo hacía creer al Granca, que visto lo visto el lunes no era poco. Al otro lado de la pista, Diop y Slaughter, hacían sonreír al Herbalife (13-6, min. 7). La ronda de rotaciones le sentó bien al Real Madrid. Sergio Llull lideró un parcial de 0-10 para revolcar el marcador. Un mal menor visto el primer cuarto de hacía un par de días en Madrid: el Granca perdía solo de un punto tras diez minutos (15-16).

El segundo acto arrancó como acabó el último: con Olek Balcerowski demostrando fundamentos en la zona. Rascó un 2+1 delante de Usman Garuba para volver a poner al Granca por delante (18-16, min. 11). Sin embargo, si alguien entró en ebullición en esos momentos fue John Shurna. El ala-pívot estadounidense aguantó al Herbalife: dos triples y un ganchito de lujo para que el Madrid entendiese que si se iba a ir con el 2-0 sería sudando un mundo (26-23, min. 14).

Jeff Taylor labró un 0-8 de parcial que recordaba al equipo de Fisac lo fiero que podía ser el Madrid cuando se pone (26-31). Algo que no desconectó al Granca, que siguió intenso, fuerte, metido en lo que tenía entre manos, sin ganas de despedir ya la temporada. En eso estuvo el Herbalife hasta el final de la primera mitad, de nuevo con AJ Slaughter como canalizador de puntos, valiente, con esa versión que engancha, que enamora. Al descanso, solo dos abajo. Había vida y ese era el único camino para el Granca (35-37).

Agarrados a Slaughter y Costello, el Herbalife se mantuvo en el partido hasta el final

decoration

Una senda a la que se mantuvo. Bajo el trasero miró a la cara al Real Madrid y le apretó. Fue duro, peleón, orgulloso y corajudo. Tanto como para volver a ponerse por delante (43-42, con una entrada a canasta de Slaughter) o como para poner en duda el poder de Edy Tavares en su zona con un póster de Okoye épico (45-45, min.26). En aquel escenario, la infinitud de recursos del Madrid afloró. Lo hizo en la figura de Alocén, discípulo de Fisac en Zaragoza, para que los blancos se quitaran de encima a un Granca pegajoso (45-51).

Trepó el Herbalife de nuevo en el marcador por la única vía que hay para hacer cima en el escudo del Real Madrid: el del esfuerzo. Se empeñó y se mantuvo cerca de un Madrid que siempre encontraba la manera de tener al Herbalife a raya. Quedaban diez minutos y el Granca tenía que remontar siete puntos (51-58).

Cuarenta y tres segundos tardó Fisac en pedir tiempo muerto. El partido se marchó en un plumazo. Desajuste en las ayudas y Causuer mató al Granca en el perímetro; mal pase, robo del francés y 12 arriba. Como si nada (51-63). El Herbalife precisaba de una reacción para encauzar el partido. La tuvo, pero el Real Madrid, sin alardes, era lo suficientemente férreo para contener al Granca (60-68). La inspiración de Rudy Fernández sobraba al Real Madrid. Con un 3+1 anestesió, el alero balear puso al Granca contra las cuerdas (60-72, min. 35).

Se revolvió el Granca en los últimos cinco minutos, con Costello y Slaughter en la ejecucción. Pero al Madrid no se le iba a ir aquello, por mucho que el Herbalife se empeñara en pelearlo. La historia había llegado a su fin.

Ficha técnica

HERBALIFE GRAN CANARIA: Albicy (2), Slaughter (22), Okoye (8), Costello (11) y Diop (8) --quinteto inicial--; Beirán (2), Dimsa (-), Shurna (13), Balcerowsky (9), López (-).

REAL MADRID: Alocén (9), Carroll (14), Taylor (11), Tyus (8) y Tavares (-) --quinteto inicial--; Poirier (6), Rudy Fernández (15), Llull (10), Causeur (2), Garuba (8).

PARCIALES: 15-16, 20-21, 16-21, 24-23.

ÁRBITROS: Peruga, Martínez y Mendoza. Eliminado por faltas Tyus.

PABELLÓN: Gran Canaria Arena.

El balance positivo de Fisac  

Porfirio Fisac, entrenador del Herbalife, aplaudía la implicación de su equipo en la despedida del curso, así como la reacción en una temporada compleja. «Fue una pena, solo hemos competido hoy [ayer para el lector] en cuartos. El Madrid es un grandísimo equipo, pero de haber dispuesto del acierto de los días señalados habríamos ganado. (...) Era un equipo con un rumbo perdido, pero fuimos perseverantes. Me gustaría vender la temporada como un éxito de jugadores y club». Repasó un curso volcánico: «Tuve enfrentamientos con jugadores (...) Vomité ya todo lo negativo, no me queda nada». «No puedo poner notas a los jugadores, son mis hijos», añadió. «Orgulloso del cambio, un mal inicio lo convertimos en un buen año. Pocas veces lo vives así». | E. L. 

Compartir el artículo

stats