Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Cabildo evita que el club entre en causa de disolución

La Junta Rectora del Instituto Insular de Deportes aprueba llevar al próximo pleno de la institución una modificación de crédito para paliar los 1,8 millones de euros de deuda

Francisco Castellano –izquierda–, consejero de Deportes del Cabildo, junto a Enrique Moreno, presidente del club. | | CBGC

Francisco Castellano –izquierda–, consejero de Deportes del Cabildo, junto a Enrique Moreno, presidente del club. | | CBGC

«Si esta situación pasara en cualquier otra sociedad anónima ya se habría entrado en causa de disolución, pero como el Cabildo es el propietario del club y tiene como obligación responder para que no desaparezca, pues en esas estamos». Uno de los representantes del grupo de la oposición en la Junta Rectora del Instituto Insular de Deportes (IID), y con amplia experiencia en el área deportiva, lo tiene claro. El amparo del Cabildo es la red que sostiene la mala gestión del Granca.

El pasado miércoles 23 de junio tuvo lugar una reunión de la Junta Rectora del IDD en la que se aprobó presentar ante el Pleno del Cabildo del próximo miércoles día 30 una modificación de crédito en la que el Instituto palíe los 1,8 millones de desfase presupuestario con el que el Granca cerrará el año.

En dicha reunión, los representantes del grupo de gobierno formado por seis miembros repartidos entre Nueva Canarias –Pedro Justo, Teodoro Sosa, Carmelo Ramírez– y el PSOE –el consejero de Deportes Francisco Castellano al frente, junto a Guacimara Medina y Juan Díaz–, dieron su voto a favor de la inyección económica que compense las pérdidas del club de baloncesto. Mientras que los dos representantes del Partido Popular –Miguel Jorge y José Miguel Álamo–, más el de Unidos Por Gran Canaria - CC –José Miguel Bravo de Laguna–, votaron en contra, además de la abstención del miembro del Grupo Mixto, Ruymán Santana, en sustitución de Juan Ruiz (por Ciudadanos).

La proposición que defiende el grupo de la oposición es contraria a que esa cantidad de dinero se tenga que destinar a las pérdidas del club de baloncesto «por una deficiente gestión presupuestaria». Según sus miembros, el IID debe concentrar sus esfuerzos en otras lindes más importantes como las de impulsar el deporte base, mejorar el mantenimiento y el material de las instalaciones deportivas , o enfocarse en la prevención de la violencia en el deporte, un tema muy presente y de reciente actualidad tras lamentables hechos que ocurrieron el fin de semana pasado en el que el vice-alcalde de Telde, Héctor Suárez, fue agredido mientras ejercía como árbitro de un partido de Primera Aficionados.

Unas obligaciones que se recogen en la Ley del Deporte Canario y que según la oposición de gobierno, «se están faltando, más aun cuando hay municipios en los que las instalaciones están dadas a la mano de dios con lo que ha pasado con la pandemia y que no parece importarle a este grupo».

Además, más allá de lo que supone el salvavidas al Granca, desde la oposición también advierten de que la ejecución del presupuesto del IID «no existe» y alertan de que si se ha podido llevar a cabo la modificación de crédito «a estas alturas del año» significa que en 2022 el presupuesto del Instituto se volverá a ver recortado al igual que ocurriera en 2021, cuando se dejó de ejecutar 5 millones de euros en el periodo anterior y por lo tanto se redujese esa cuantía monetaria para este año.

De esta forma, el próximo lunes, cuando se celebre el Consejo de Administración del CB Gran Canaria, se les expondrá a los miembros del consejo la fórmula por la que se ha solucionado el año de un presupuesto que ya en octubre fue advertido de su condición de «no adecuado a la realidad» y que excedía en optimismo.

Todo ello pendiente de que este crédito se apruebe en el pleno del día 30, misma fecha en la que el Granca tiene de plazo para cerrar las cuentas de su año en curso. Salvados por la campana.

En la 2021-22 vuelve el público


La ministra de Sanidad, Carolina Darias, notificó ayer la decisión de que en la próxima temporada 2021-22 se pondrá fin a las restricciones para que los recintos deportivos puedan albergar a la totalidad de su aforo. Una noticia que en las altas instancias del CB Gran Canaria decidieron adelantar en su imaginario el año pasado para dar cabida a un presupuesto de ingresos por abonados y taquillaje de 565.000 euros. «Voveremos a la normalidad en cuanto a la afluencia de público a los estadios para el cominzo de LaLiga y la ACB», trasladó la ministra ayer. No obstante, Darias también dejó claro que, «por ahora», para la asistencia a pabellones de baloncesto, al ser cerrados, hay que portar portar la mascarilla. El último encuentro del Granca con aficionados en la grada se celebró en marzo de 2020, ante el Valencia .| D.R.

Compartir el artículo

stats