Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dominio, bipolaridad y triunfo (Fuenlabrada 87-92 Granca)

El conjunto insular se lleva el primer partido liguero, frente al Fuenlabrada (87-92), al que llegó ir ganando de 25 puntos y que tuvo que rematar en la prórroga

13

Urbas Fuenlabrada (87) - CB Gran Canaria (92)

 El CB Gran Canaria comenzó la temporada al igual que lo hiciera la pasada, ganando en la prórroga, pero con diferente guion. Si el pasado curso venció al Bilbao Basket en 45 minutos, esta vez, frente al Fuenlabrada, le dio la puntilla en el tiempo extra (87-92) después de desaprovechar una renta de 25 puntos en el tercer cuarto.

A pesar del triunfo insular, las sensaciones que deja el equipo son de contrariedad. En el Fernando Martín se vio a un Granca bipolar, capaz de dominar a su antojo el encuentro y también de permitir que el rival, que estaba prácticamente muerto y solo Leo Meindl funcionaba, entrase en juego simplemente porque Raventós introdujo un quinteto bajo a partir del minuto 25 con el que los Emegano y Eyenga se hicieron los reyes del mambo para endosar un parcial 21-4 y creer en la remontada.

Entre John Shurna, autor de 17 puntos y 6 rebotes, determinante en la prórroga junto a Miquel Salvó y cuatro puntos consecutivos –sus únicas canastas– para cerrar el encuentro, y la regularidad del binomio Dylan Ennis (21 puntos) y Artem Pustovyi (13 puntos, 9 rebotes), consiguieron certificar la primera victoria insular, más por talento que por trabajo.

Que el pívot ucraniano va a ser una pieza diferencial en la plantilla actual quedó patente desde los primeros compases de la temporada. El ucraniano anotó los primeros puntos del curso, percutió en la zona rival en el primer cuarto y fue un auténtico muro en defensa ante Kyle Alexander y Nekwan Cheatham, poniéndoles cuatro tapones en tan solo 8 minutos. 218 centímetros al servicio de Fisac en las dos partes de la pista.

El inicio del partido se convirtió en un auténtico reto de lanzamientos de los cañoneros. Ennis sumó 8 puntos, Ily Diop, 5; Slaughter, 4; y Pustovyi otros tantos. Mientras que en el Fuenlabrada Raventós se entregaba a Leo Meindl, el verdugo del Granca la pasada temporada en el Fernando Martín con un partidazo de 44 puntos de valoración, y que iba por el camino de repetir con su arranque en el duelo con 7 puntos.

Controló la contienda el equipo insular con sus jugadores enchufados desde el pitido inicial. A la conclusión del primer periodo se llegó con 15-23, mostrando el Granca un excelente nivel defensivo y que mantuvo hasta el ecuador del segundo cuarto con un parcial 0-7 para doblar en el marcador a los madrileños.

Se convirtió el partido casi en un Granca contra Meindl. El brasileño sumó 14 puntos en la primera parte (terminó con 22 y 11 rebotes para firmar otro doble-doble) y era el único que tiraba del carro entre los suyos. Salvo él, en el segundo cuarto solo anotó una canasta más Obi Emegano. Uno contra diez de los hombres de Fisac que al subieron un punto en su casillero en 20 minutos y porque Khalifa Diop no había saltado tampoco al parqué.

Con esta merma, el choque parecía prácticamente finiquitado ya al descanso. No solo por el tanteo que lucía en los fondos del Fernando Martín (25-43), sino porque las sensaciones perpetradas hacían presagiar más un marcador abultado que un intento de remontada de los locales. El dominio era total. Puntos, rebotes, asistencias, y un clarificador porcentaje de triples. Si los claretianos convirtieron 5 misiles en once intentos (solo anotaron uno más en los mismos intentos en el resto de encuento), los fuenlabreños se levantaron con el punto de mira desequilibrado y se quedaron en un paupérrimo 3 de 17 en la primera mitad.

Tras los vestuarios se produjo una jugada que dejó clara la lectura del partido hasta el momento. El Granca, ganando de 23 puntos, presionó la salida de balón de Ziga Samar con hasta tres jugadores para robarle el balón y que John Shurna realizara un mate sin oposición, pues los cuatro compañeros del base esloveno ni estaban atentos al acaso amarillo.

Falta de actitud

De tener el todo cogido por los cuernos, el Granca y Fisac se encargaron de tirar todo por la borda. De gozar de una renta de 25 puntos (32-57) a favor, las rotaciones del segoviano permitieron que los madrileños se enchufaran al choque con un parcial 24-4 con el que estar en partido de nuevo. El segoviano mantuvo a Javi López y a Chris Kramer en pista y el quinteto se perdió en el desierto.

Diez minutos finales con 56-61 en el marcador. La confianza de Eyenga y Emegano por las nubes y el instinto de remontada desatado y apoyado por la afición de Fernando Martín, siempre tan caliente y remando junto a su equipo. El congoleño hizo un destrozo jugando como jugador más alto y descuadró los emparejamientos claretianos.

Aguantó la inercia rival el conjunto insular, mantuvo la ventaja positiva pero se empeñó en emborronar su actitud de la segunda parte y el partido se fue a la prórroga después de que AJ Slaughter fallara la última bola caliente para llevarse el encuentro. 78-78 y el Granca era un mar de dudas.

En el extratime Fisac estaba fuera de sí y se ganó la primera técnica después de haber estado todo el encuentro entrando en la pista. El tiro libre anotado de Emegano y un triple posterior de Cheatham activaron la alarma roja, pero entre Pustovyi, Shurna y un determinante Salvó con cuatro puntos seguidos en los segundos finales consiguieron poner la primera victoria en el casillero insular.

Compartir el artículo

stats