Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Granca saca músculo

Una segunda parte extraordinaria con 51 puntos le vale al equipo amarillo para tumbar al Joventut

Partido entre el CB Gran Canaria y el Joventut en el Gran Canaria Arena.

Lo del Gran Canaria Arena era un dolor, un sufrimiento. Casi una hora para un par de cuartos y los equipos se habían clavado en 33 puntos. Lento, tedioso, pesado hasta el pestañeo. En esas, el talento del Granca brotó. Dejó atrás las corazas, se quitó los lastres y construyó una segunda parte enorme para firmar contra el Joventut su tercera victoria de la temporada, la primera en Siete Palmas (84-71).

 Un cambio total que le valió al Granca para clavar 51 puntos en la segunda mitad, con Andrew Albicy al mando de la nave (16 puntos y 6 asistencias para 26 de valoración), Dylan Ennis y AJ Slaughter como ejecutores (4/9 y 4/5 respectivamente) y Khalifa Diop en modo muro (+18 con él en pista). Dominador en el rebote, aguerrido en defensa y firme en ataque, el Granca sacó el rodillo para firmar su victoria más convincente de la temporada.

Le costó al Granca darle un criterio a su ataque, despegarse del pegajoso engranaje defensivo que montó Carles Duran. Tres minutos habían pasado de partido y el equipo de Porfi Fisac era incapaz de anotar, de tener claridad ofensiva. Al otro lado, a cuentagotas, el Joventut levantó un 0-9 de parcial inquietante (min.3).

 Tuvo que ser la veteranía de Oliver Stevic la que le diera los dos primeros puntos al Granca. El serbio es una especie de oráculo para Fisac: cuando las cosas pintan feas, que salga, ordene la cancha y saque la basura. Pero aquello no era suficiente ante un Gran Canaria que parecía inerte, sin respuestas (2-13, min. 5).

 Intentó Fiscar ordenar las ideas, pero el Granca seguía empantanado en un juego lento y previsible. Con todo eso, agarrado a Stevic, al arrojo de Brussino y a la dirección de Albicy, el equipo claretiano levantó un parcial de 8-0 que remendaba el desastre inicial, que no era poca cosa (14-18).

 Mejoraba el Granca a base de defender. Se afanó en ese sentido y así encontró una vía para seguir cerca del Joventut, que mantenía a Guillem Vives como el canalizador de todo y a Vladimir Brodziansky como ejecutor (19-25, min 14).

 Enmarañado entre faltas, pérdidas y resbalones, el Gran Canaria ya tenía a tiro al Joventut. Artem Pustovyi era firme desde el tiro libre y Oliver Stevic puso las tablas (26-26, min. 17). Sin casi tiempo de encarar ese marcador, Brandon Paul fundió el aro amarillo con otro triple. Cada canasta era una trinchera, una batalla por un palmo de terreno en una guerra lenta. El resumen era un partido que al descanso, tras 54 minutos, se marchaba con un corto 33-33 que señalaba lo que iba a costar ganar un partido que a priori, con tantos puntos en las manos de cada equipo, iba a ser un festival.

Otro ritmo en la segunda parte

 La segunda parte se abrió contra pronóstico con un ritmo bien distinto: se vio más acción en tres minutos que casi en toda la primera parte. Artem Pustovyi salió desatado para poner al Granca por delante con un mate salvaje y Miquel Salvó abrió la veda del triple (42-39). Corría el Joventut y corría el Granca, desbocados, como si la primera parte hubiera aburrido también a los propios protagonistas de la historia.

 Un cambio de guion que duró lo justo: volvieron las faltas, las pausas, el continuo paro del reloj. En esas el Granca encontró a Dylan Ennis, Andrew Albicy y AJ Slaughter en el triple para seguir al mando (53-49, min. 27). Se prendió el Arena con Khalifa Diop volando por encima del aro y de lago a lado del campo para cerrar el tercer cuarto con el Granca cinco puntos arriba (59-54).

 Explotó del todo cuando rascó un parcial de 5-2 al inicio del último acto, con John Shurna gustándose para finalizar un contraataque (64-56, min. 31). El Granca cotizaba al alza: hasta los triples de ocho metros de Dylan Ennis y los tiros punteados de AJ Slaughter caían bien (70-59, min.33) .

 Ese halo mágico no desapareció. Más bien todo lo contrario. Dylan Ennis volvió a sonreír y Khalifa Diop se puso disfrutón (75-61, min. 35). El Granca, si no se hacía el lío solo, tenía todo en la mano para llevarse la tercera victoria del curso. Pero entre las faltas –alguna que solo entendió el trío arbitral– y el empeño de Tomic y Vives, el Joventut estaba vivo (79-71, min. 38).

 Algo que no permitió AJ Slaughter. Otro triple más catapultó al Granca hacia la tercera victoria del curso (82-71, min. 39), cerró una segunda parte notable y le mostró el camino que debe tomar esta temporada al Granca: defender y soltarse con alma y criterio.

Ficha técnica:

CB Gran Canaria 84

Joventut Badalona 71

84. CB Gran Canaria (14+19+26+25): Salvó (7), AJ Slaughter (14), Pustovyi (9), Shurna (4) y Ennis (12) -quinteto inicial-; Kramer (2), Albicy (16), Brussino (3), I. Diop (-), K. Diop (10) y Stevic (7).

Entrenador: Porfirio Fisac.

71. Joventut Badalona (18+15+21+17): Brodziansky (10), Ventura (-), Vives (20), Parra (14) y Tomic (14) –quinteto inicial-; Paul (8), Ribas (1), Busquets (-), Feliz (-), Willis (2), Birgander (2) y Maronka (-).

Entrenador: Carles Durán.

Árbitros: Luis Miguel Castillo, Sergio Manuel y Cristóbal Sánchez. Sin eliminados.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la cuarta jornada de la Liga Endesa disputado en el Gran Canaria Arena ante unos 2.582 espectadores.

Compartir el artículo

stats