Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Arena registra la peor entrada de toda la jornada

Sólo 2.582 espectadores, según la ACB, acuden a ver el encuentro ante el Joventut | El 40% del aforo permitía alcanzar los 3.900

Andrew Albicy intenta zafarse de la presión de un jugador del Joventut, el pasado domingo en el Arena. | | CB GRAN CANARIA

Lo de la ausencia de aficionados en los partidos del CB Gran Canaria en su cancha del Arena va camino de convertirse en un mal endémico. Si ya las cifras de asistencia al recinto de Siete Palmas chirriaban incluso antes de la pandemia, cuando se ha vuelto abrir la mano para que los hinchas acudan a ver los encuentros en directo el batacazo ha sido mayor.

Un dato lo corrobora. En la cuarta jornada de la Liga Endesa, celebrada el pasado fin de semana, el encuentro que el domingo medía al Granca con el Joventut de Badalona fue el que menos público atrajo al pabellón.

Por segunda vez consecutiva, el CB Gran Canaria no logró que se completaran, ni de lejos, las 3.900 localidades que permitía el 40% del aforo de la instalación, pues aunque para el duelo ya se podía aplicar la medida que aumenta la capacidad hasta el 80%, el club decidía no aplicarla para este encuentro por motivos de logística, cuando en la mayoría de canchas se ponía sí que se ponía en marcha desde esta misma jornada.

De los nueve choques de la cuarta fecha liguera, únicamente en uno se superó los cinco mil aficionados

decoration

Según lo datos que constan en las estadísticas de los partidos que hace públicas la ACB, únicamente disfrutaron de la victoria del Granca frente al Joventut 2.582 aficionados. O sea, que faltaron por venderse 1.318 entradas para cubrir la cifra que permitía el 40% del aforo del recinto deportivo de Siete Palmas. Al menos, como consuelo, se mejoraba la pírrica cifra de 1.751 espectadores que acudieron a presenciar en directo el partido contra el Barça de la segunda jornada de la Liga Endesa, que suponía el estreno del nuevo proyecto del Granca para la campaña 2021-22, aunque también hay que decir que se jugó un miércoles por la noche y este último contra el Joventut tuvo lugar un domingo por la mañana.

El llamamiento que hizo en rueda de prensa el presidente Enrique Moreno el jueves pasado, tras la noticia de que se ampliaba el aforo de los pabellones al 80%, no tuvo los efectos deseados. «Llega el momento de que nos atrevamos a venir al Gran canaria Arena. Necesitamos más que nunca a nuestra afición y, además, tenemos un pabellón seguro en todos los sentidos», señalaba.

La próxima prueba de fuego para ver si se despereza la marea amarilla y se anima a acudir a la instalación de Siete Palmas tiene fecha, el domingo 17 de octubre, cuando visita la Isla el Real Betis. Para ese encuentro los abonados ya dispondrán de su tarjeta y no tendrán que abonar una entrada, el sistema empleado en los duelos que ha disputado el Granca en la actual campaña como local.

Tendencia generalizada

Pero si las cifras de asistencia a las canchas que presenta el Gran Canaria hasta ahora resultan aterradoras, el resto de equipos que conforman la Liga Endesa tampoco está para tirar voladores. O eso al menos es lo que indican las cifras registradas en los otros ocho pabellones que acogieron partidos el pasado fin de semana. Sólo en uno de ellos se superaron los cinco mil aficionados. Y de largo. El San Pablo Burgos consiguió meter en su cancha a 7.793 espectadores en el encuentro que le medía contra el Andorra.

El segundo lugar del ránking de asistencia lo ocupa el Casademont Zaragoza. Un total de 4.694 aficionados acudían al histórico Pabellón Príncipe Felipe para ver en directo las evoluciones de su equipo ante el Valencia Basket. Completaba las plazas de podio el UCAM Murcia, que registró una afluencia de 4.153 espectadores frente al Unicaja Málaga.

Por la parte baja de la clasificación de afluencia de público a las canchas de la ACB durante la cuarta jornada de la Liga Endesa, además del farolillo rojo del Gran Canaria, en zona de descenso aparecerían el Manresa, penúltimo al meter en su pabellón a únicamente 2.715 personas en el choque que le ganó al Baskonia, y el Real Madrid, antepenúltimo por los 2.987 seguidores que registró el WiZink Center en el duelo frente al Tenerife. En definitiva, unos datos que no invitan al optimismo.

Compartir el artículo

stats