Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Un duelo de Euroliga?

El Granca visita a un Real Madrid (11.30 horas, Movistar Deportes) invicto en la Liga con ganas de romper la racha de 11 derrotas consecutivas con los merengues | Stevic, duda

CF Real Madrid-CB Gran Canaria. LP/DLP

«Tienen mejor plantilla que algunos equipos de Euroliga». Así, sin más titubeos alertó Pablo Laso sobre el peligro que tiene ante sí esta mañana con el choque liguero que le enfrenta al CB Gran Canaria (11.30 horas, Movistar Deportes) en el WiZink Center. Ahora es el turno del conjunto insular de demostrarlo sobre la pista y confirmar que es capaz de lucir un nivel competitivo acorde a pertenecer al máximo torneo continental en el que le ha situado el técnico del conjunto blanco.

Tendrá que cambiar por completo la escuadra claretiana la tendencia con la que viene ejercitándose cada vez que visita el feudo capitalino, pues suma ocho derrotas seguidas en el Wizink desde que saliera airoso en la campaña 2016-17, además de acumular otras once derrotas consecutivas desde 2018 indiferentemente de la cancha en la que se juegue –y se han jugado bastantes–.

El Granca, con seis jugadores en la actual plantilla pertenecientes al de la pasada temporada podrá tener como referencia el penúltimo duelo disputado en el antiguo Palacio de los Deportes –en liga regular–, ante el Real Madrid, donde a pesar de caer derrotado, lo hizo dando la cara en todo momento, perdiendo por 80-81.

Situación bien distinta a la que ha tenido que soportar en las ocho últimas visitas, donde acumula un promedio de 17 puntos en contra. Una losa que debe servir de motivación para un equipo renovado y que en este arranque de curso comienza a dar las buenas sensaciones a las que estaba acostumbrada la afición amarilla, colocándose quintos en la tabla con cuatro victorias y dos derrotas.

Para ello la plantilla de Fisac debe volver a reencontrarse con su mejor versión defensiva. La que es capaz de secar por momentos a sus rivales, y no la cara más amarga que exhibe en ciertos tramos en lo que va de temporada y que no significa otra cosa que una alfombra roja para el contrario con el que sumar y sumar puntos a su favor. Este Granca es o blanco o negro, incapaz aun de mantener su nivel óptimo y eso ante un Real Madrid que lidera la estadística de valoración colectiva – 95,83 puntos– puede costar muy caro.

Mejorar la faceta ofensiva

También avisó Porfirio Fisac durante la rueda de prensa previa al choque de esta mañana que su equipo debe mejorar los emolumentos ofensivos. «Todavía estamos dando coletazos, tenemos días de muy buen rendimiento otros días irregulares», esgrimió.

Una advertencia precedida después del preocupante nivel de acierto que mostraron Dylan Ennis y AJ Slaughter, dos de sus referencias principales en campo contrario, ante el Cedevita el pasado martes en la Eurocup. Mientras el canadiense transformó cinco tiros de campo (2 triples) en diecisiete intentos, lo de AJ fue más delicado, pues transormó un triple en nueve intentos y una canasta de dos puntos en cinco lanzamientos. Tenebroso.

Por delante queda la tarea de recuperar a ambos, al igual que a Artem Pustovyi, desconocido en los dos últimos partidos disputados, lejos de sus números habituales y desconcentrado por momentos, producto de la impotencia por no explotar su mejor versión. El ucraniano tendrá mayor responsabilidad en cancha, puesto que Oliver Stevic es seria duda y está complicada su participación.

En cuanto a la enfermería del conjunto blanco, Pablo Laso no podrá contar ni con Nigel Williams-Goss, lesionado por un golpe en un dedo el jueves, ni con Sergio Llull, aquejado de la espalda. El que sí podrá jugar esta mañana es Edy Tavares, que el viernes estrenó paternidad y ayer mismo ya pudo ejercitarse junto al grupo para medirse al equipo que le crió como jugador.

La hora de Carlos Alocén

Tras caer lesionado Nigel Williams-Goss en su tendón extensor del tercer dedo de la mano izquierda el jueves ante el Fenerbahce, Pablo Laso le entregó las riendas del equipo a Carlos Alocén y el base aragonés fue el revulsivo necesario para remontar el marcador adverso ante los otomános. La energía que imprimió Alocén a sus compañeros fue resaltada por Laso, quien además apuntó la pérdida de balones que sufrió su equipo en la primera parte con la defensa de Pierria Henry sobre Thomas Heurtel (nueve). «Desde el año pasado se ha adaptado muy bien y su crecimiento es muy bueno. Está siempre preparado y sabemos lo que puede dar. Quiero que el equipo funcione. En ese sentido valoramos lo que nos da en cuanto a ritmo, defensa, movilidad… Es un jugador sólido», comentó Laso sobre Alocén. | D.R.

Compartir el artículo

stats