Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CB Gran Canaria

‘Oh la la’ Albicy

La buena dirección del base internacional francés, medalla de plata en los Juegos de Tokio, resulta clave en la buena racha del Granca

Andrew Albicy persigue a Carlos Alocén, en el choque del pasado domingo ante el Madrid en el WiZink Center. | | ACB PHOTO / P. CASTILLO

Dos triunfos seguidos en canchas complicadas, y de visitante, han reactivado al CB Gran Canaria tanto en la Liga Endesa como en la Eurocup. El rendimiento coral de los de Fisac se ha visto enriquecido por la aportación de jugadores como Albicy. El base francés guía con buena mano el timón amarillo.

Ya está aquí de nuevo la mejor versión de Andrew Albicy. El experimentado base ha capitaneado con acierto al conjunto claretiano en las últimas victorias cosechadas. Primero, en el casi inexpugnable feudo del Real Madrid en la séptima jornada de la Liga Endesa; luego, en la pista del Promitheas Patras griego, donde los de Porfi Fisac inauguraban su casillero de triunfos en la Eurocup tras su derrota en la fecha inaugural del torneo, en el Arena, ante el Cedevita Olimpija Ljubljana.

El director de juego galo, que acumula 59 encuentros con la camiseta amarilla desde que aterrizara en el club en el verano de 2020 procedente del Zenit San Petersburgo ruso, se incorporaba a la pretemporada del Granca después de colgarse la medalla de plata en los Juegos de Tokio con la selección de su país, aunque no tuvo demasiado protagonismo por culpa de unos problemas físicos.

No corrió con suerte en su reincorporación a las filas del cuadro claretiano, pues solo llevaba unos días entrenándose junto al resto de compañeros cuando le sobrevino una lesión en forma de microrrotura. Este contratiempo le llevó a perderse el inicio del curso oficial con los colegiales.

Y vaya que si notó su ausencia la escuadra grancanaria, con problemas en la creación desde el puesto de base tanto en el choque frente al Fuenlabrada, aunque se ganara, como en la derrota contra el Barça en el Arena.

Andrew Albicy jugaba sus primeros minutos del curso en el Martín Carpena de Málaga, y a partir de ahí su crecimiento ha resultado sobresaliente. De hecho, de los cinco encuentros que lleva en la Liga Endesa hasta el momento, el Gran Canaria ha ganado cuatro y solo ha perdido uno, en la pista del Morabanc Andorra, club en el que militó el galo hasta marcharse a Rusia para finalmente recalar en el Granca en el verano de 2020. Su saldo en la Eurocup es una derrota y una victoria por el momento.

Precisamente en el primer duelo del curso 2021-22, en el que el Granca caía en el Arena frente al Cedevita Olimpija Ljubljana, ocurría un hecho que pudo marcar el duelo. El director de juego galo estaba rayando a un gran nivel cuando llegaba la decisión sorprendente de Porfi Fisac desde el banquillo claretiano.

Su rendimiento ha ido creciendo paulatinamente tras los problemas físicos que padeció

decoration

El entrenador segoviano eliminó al francés de la rotación en el minuto 25 de encuentro, la última vez que fue sustituido. El base, visiblemente cabreado, pateó algo en el banquillo y el técnico le recriminó la acción. No volvió a pisar la pista.

Pero pelillos a la mar. La situación no pasó a mayores y Porfi Fisac ha continuado creyendo en el potencial de Andrew Albicy. De hecho, la temporada pasada fue uno de los integrantes del plantel amarillo que más encuentros disputó en la Liga Endesa, un total de 36, igualado con John Shurna y ambos superados por Stan Okoye, ahora en el Zaragoza -rival el sábado del Granca en Siete Palmas-, que jugaba uno más.

Desde que debutara ante el Unicaja en esta campaña, el director de juego francés ha ido creciendo jornada tras jornada, a la vez que iban remitiendo sus problemas físicos. Y, tras lo visto frente al Real Madrid y al Promitheas Patras, todo indica que vuelve a ser el jugador fiable que aporta altas dosis de experiencia desde su posición para controla el tempo del partido, tanto en defensa como en las labores de ataque.

Y al entrenador del Gran Canaria, Porfi Fisac, no le duele prendas en reconocer la importancia del galo en sus esquemas tácticos. Cien por cien de fiabilidad y experiencia en un jugador que a sus 31 años sigue mostrando sus dotes de dirección sobre el parquet. Se trata de una valor seguro para un equipo como este Gran Canaria, que tiene como recambios a otros dos bases aún sin cuajar en la alta competición, el canterano Javi López y Kramer.

Compartir el artículo

stats