Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

NBA

El tránsito calmado de Aldama

Tras dos meses en la NBA, el grancanario acumula siete partidos con los Grizzlies | «Sigue igual de tranquilo y sensato», afirma Santi López, director técnico del Canterbury

Santi Aldama, ala-pívot de los Memphis Grizzlies, junto a Santi López, director técnico del Canterbury, en el FedEx Forum de Memphis. | | LP/DLP

Llega a la mejor liga del mundo no es fácil; asentarse con solo 20 años y jugar, menos. Santi Aldama está en ese proceso de maduración para hacerse un hueco definitivo en la rotación de los Grizzlies en su primer año en la NBA. En las últimas semanas recibió la visita de alguien clave en su formación: Santi López, director técnico del Canterbury. Y es que las prisas nunca han ido con Aldama. Esperar y aprender.

«Mantiene su tranquilidad y sensatez. Eso siempre lo ha tenido. Sabe que está ante una oportunidad muy grande y tiene la paciencia para entender que el primer año en la NBA nunca es fácil». Quien habla es una de las personas que mejor conoce y entiende a Santi Aldama, ala-pívot de los Memphis Grizzlies, que vive sus primeros meses en la mejor liga del mundo. Y es que Santi López, director técnico y deportivo del Canterbury, acaba de regresar de pasar unos días con su pupilo, el primer grancanario que llega a la salvaje NBA, un territorio solo para los elegidos.

Aldama disputó sus últimos minutos hace solo un par de días. Fue el partido donde más ha jugado hasta el momento: el último cuarto completo, en la debacle de los Grizzlies frente a Minnesota Timberwolves (138-95). El ex de Loyola Maryland firmó 2 puntos (1/3 en tiros de campo), 4 rebotes y un par de asistencias en los 12 minutos en los que pisó la pista del Target Center de Mineápolis.

Se acaban de cumplir dos meses desde el inicio de la competición en Estados Unidos y Aldama acumula unos números de 2.7 puntos, 1.9 rebotes y 0.7 asistencias en 6.7 minutos por encuentro. La adaptación de Aldama va con calma, dentro de una rotación enorme en la franquicia de Tennessee. «Lo importante es que está siempre con el equipo, siempre en dinámica, viajando a todos los partidos. Es cierto que juega cuando van ganando o perdiendo ya de bastante, como con todos los jóvenes, pero son minutos donde puede demostrar su talento», explica Santi López, que pudo estar en el FedEx Forum de Memphis en el partido ante Charlotte, donde Aldama se quedó sin jugar.

Porque el talento es la primera palabra que le sale a Santi López cuando habla de su alumno más aventajado. «Es todo talento. Pero también tiene la capacidad para tomar buenas decisiones. Hay muchos jugadores con talento, pero tener esa manera de decidir es menos habitual. Tiene una inteligencia que pone para todo el equipo», apunta. Y fuera de la pista, lo que define a Aldama es «el equilibrio». «Es muy sensato», responde López.

El paso por G-League

Este tránsito hacia asentarse en la NBA está encontrando un pilar en la G-League donde los Memphis Hustle –equipo asociado en la liga de desarrollo a los Grizzlies– son un lugar de fogueo para Aldama. El grancanario ha sido asignado en varios partidos a los Hustle, donde sus minutos de calidad suben. De hecho, en su último partido dejó un doble-doble con 12 puntos y 10 rebotes, además de tres robos y cuatro tapones en 25 minutos frente a Texas Legends.La idea es que Aldama combine estar con los Hustle y los Grizzlies siempre que el equipo juegue en Memphis –los pabellones están a solo 27 kilómetros de distancia-.

«Están contentos con él. Ha caído en un equipo joven que tiene un buen proyecto y además lo hacen bien, ganan partidos. Le viene bien estar ahí. Memphis es una franquicia de futuro, pero también de presente», precisa Santi López. Presente y futuro de Aldama, pero también para el Canterbury, el lugar que nunca dejó hasta que salió a la universidad a pesar de las ofertas de otros equipos. «Significa mucho para nosotros que un jugador, un alumno desde los tres años, alcance la NBA, renunciando a las ofertas que tuvo y sintiéndose competitivo con nosotros. Nos está devolviendo mucho prestigio, es un orgullo inmenso», comenta López de Aldama, el alumno modelo que se hace un hueco en la NBA.

Compartir el artículo

stats