Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Daniel Medina | Médico de los Washington Wizards de la NBA

«La NBA sitúa a nuestra isla en el mapa por el Granca»

El grancanario Daniel Medina, médico de los WIzards de la NBA. La Provincia

El grancanario Daniel Medina acaba de renovar con los Wizards tres años más. Tras pasar por Sixers y Barça, se siente clave en el proyecto ‘Monumental Basket’.

Acaba de renover por tres años más su contrato con los Washington Wizards. ¿Cómo le llega la noticia? ¿Qué sintió en ese momento?

Pues ha sido una auténtica alegría desde cualquier punto de vista profesional. He podido mantenerme en la NBA, que es un reto importante y que además con el que disfruto bastante. Estoy en el área de Washington, Maryland y Virginia, que es algo fantástico para vivir. Desde el punto de vista familiar, todo es perfecto. Mis hijas están contentas, mi mujer también. Ella ha sido parte importante en la renovación. Echamos de menos Andalucía y Canarias, pero estamos motivados para continuar. No voy a engañar a nadie, estas cosas no te cogen por sorpresa, aunque tampoco las cuentas hasta que se materializan. En el proyecto Monumental Basket, con el dueño Ted Leonsis al frente, ya había comunciado en el verano su intención de remodelar la estructura y a la vez dar continuidad a las personas y al proyecto

¿Cómo es su día a día? Porque no solo trabaja para los Wizards de la NBA, sino para un grupo de franquicias deportivas.

Es relativamente sencillo. Una de las cosas que caracateriza a Monumental Sports es que todos los equipos estamos en el mismo techo. Tenemos equipos en NBA, WNBA, con el que ganamos el anillo hace dos años [las Mystics], el equipo de la G-League [City Go-Go] y uno de e-Sports que ha ganado dos años consectivos la NBA 2K. En el día a día, tengo una labor ejecutiva del área médica y de rendimiento. Con un objetivo de proveer una visión unificiada y continuada del cuidado del jugador, en el aspecto físico y en el mental. Intento favorecer que haya un lenguaje común entre todos los especialistas que tenemos: fisios, readaptadores, nutricionistas, psicólogos, etcétera.

¿Cree que es un ejemplo para los canarios, que a base de trabajo los médicos que se están formando en la Isla pueden llegar a donde se lo propongan como ha hecho usted?

Pues no lo sé. Sin duda lo que está claro es que el hecho de que estudies en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria no te limita el futuro, sino más bien que te ayuda bastante. Hay personas en la Universidad que me han ayudado con sus consejos a dar pasos importantes como el de acudir a Canadá a estudiar medicina del deporte. Hay aciertos y oportunidades. Siempre quise hacer esto o lo otro, y aunque hay un porcentaje de intencionalidad en mi carrera, es una suma de todo. Constancia, oportunidades, tiempos. Al final estoy aquí como podía haber estado en otra liga y otro deporte si hubiera salido la oportunidad. De servir de ejemplo quizás diría que es por perseguir la intuición. Surgió la oportunidad de ir al Barça y algunos me decían con buena intención que no iba a hacer nada, que iba a ser complicado y volvería a la Isla. Viví 14 años en Barcelona y al final surgieron momentos que han determinado mi vida profesional.

¿Ha podido sentir que se le da más valor a otros temas y que historias de éxito como la suya no sean más reconocibles? ¿Echa de menos un gesto por parte del Colegio de Médicos de Las Palmas, de la Universidad, del propio Granca?

No lo siento así. Es cierto que tampoco ha habido voluntariedad en este aspecto. Nunca he favorecido a darme visibilidad y a lo que hago o donde estoy. Los medios de comunicación siempre están ahí, pero entiendo que las instituciones tienen que estar atentos a otros compañeros que impactan mucho más a la sociedad en todos los ámbitos.

¿Ya se siente americano? ¿Cómo se ha adaptado un canario a vivir al ritmo vertiginoso de la capital estadounidense?

Son cinco años aquí y en el concepto que tenemos de los americanos, pues no me siento en ese aspecto. En Washington somos muy internacionales, así que hay mucha variedad. Hay un ritmo alto para un canario, pero una vez lo coges ya marchas. Se nota cuando vuelves a casa y recuperas el ritmo basal [ríe].

Se habla de que la ‘desaparición’ de Rui Hachimura puede estar provocada por una lesión mental. Cuando aparece un caso así, ¿cómo se activa el protocolo de sanación?

Si esto ocurre tenemos un equipo de psiquiatras, psicólogos y otra área que se concentra en las habilidades mentales para el rendimiento del jugador. Cuando hablas con ellos y les preguntas sobre la parte mental, todos dicen más del 60% es importante, pero casi no le dedican tiempo a este entrenamiento. Tienen que gestionar la resistencia al estrés y en situaciones adversas. Cuando hay un caso así, tenemos la facilidad de detectarlos de forma temprana. Es una lesión más.

«Los Wizards se mantienenen como grupo y Bradley Beal ejerce muy bien su liderazgo»

decoration

¿Hay diferencias entre la medicina de los clubes de Europa y de las franquicias NBA?

Sí. Ahora el modelo europeo pasa por el fútbol y es lo que aquí se intenta adaptar. Hay que desarrollar el conocimiento internalizado y sostenerlo en el tiempo. Esa es la principal diferencia. Al final el diagnóstico médico es el mismo aquí que en otro lado. Estamos desarrollándonos internamente para elegir mejores jugadores y desarrollarlos globalmente.

¿Cómo ve la temporada? ¿El año pasado tenía a un todoterreno como Westbrook en sus filas, quién le sorprende ahora?

Hemos empezado con buenos resultados, que eso ayuda y facilita en todos los aspectos. Tenemos un entrenador nuevo [Wes Unsled junior] y muchos cambios en la plantilla. De destacar algo apuntaría al grupo más que a un jugador en sí. Se mantienen gracias al grupo. Bradley Beal, como jugador franquicia, ejerce muy bien el liderazgo horizontal y se siente muy bien en ese aspecto.

¿Sigue al Granca?

Lo sigo, claro. Con mi padre, mi hermano y mi sobrino Óliver, que está en las inferiores, siempre surgen las conversaciones. Me alegra saber que el proyecto del año pasado esté dando resultados. En la NBA he podido darme cuenta de que sitúan Gran Canaria en el mapa gracias al baloncesto.

¿Tiene ganas de regresar a España en el futuro (o a la Isla)?

Siempre, ya sea a Gran Canaria o a la Península. A la familia y los amigos los echamos de menos. A ver si podemos volver con cierta facilidad si el covid nos lo permite. En el futuro sabemos que volveremos, no dónde, pero estaría bien regresar a la Península o a la Isla.

¿Le ha llegado alguna oferta mareante que haya tenido que rechazar alguna vez?

No, mareante no. Estaba en el Barça y ahora estoy en la NBA. Estoy en un escaparate interesante y siempre se acercan proyectos, pero en general no he tenido que rechazar nada de ese estilo de oferta marante. Estoy comprometido con lo que tengo.

Compartir el artículo

stats