Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CB Gran Canaria

El Granca entra en una minicrisis

Los de Fisac acumulan su tercera derrota consecutiva (81-96) tras perder contra el ratiopharm Ulm y ceden el liderato de la Eurocup

15

Eurocup: Granca - Ratiopharm Ulm (81-96)

El Granca entra en una minicrisis con la tercera derrota consecutiva, la segunda en la fase de grupos europea tras caer por 81-96 ante el ratriopharm Ulm, que pasó por encima del conjunto claretiano en prácticamente la totalidad de minutos del encuentro. Blossomgame, con 25 puntos; y Thornwell, con 17, destacaron en el triunfo del conjunto alemán. Mientras, por parte del cuadro insular, AJ Slaughter, con 18 puntos en casi 36 minutos disputados, el mejor de los suyos.

“Vamos compadre, espabila”, se escuchó en un momento del último cuarto por parte de un aficionado. El grito fue claro sobre las cuatro paredes e iba dirigido a los jugadores por los que pagan una entrada en un día festivo y con el que esperaban que les regalara una noche triunfante en Siete Palmas para continuar en lo más alto de la clasificación del grupo B y que ahora es propiedad del Buducnost, el próximo rival amarillo en la Eurocup.

El balón al aire para el salto inicial en esta sexta jornada europea tuvo una ausencia notable por parte del conjunto insular. Normalmente los 218 centímetros de Artem Pustovyi son los que pelean por la primera bola en juego por los amarillos, pero el ucraniano fue baja para este choque debido a un golpe que se dio en su tobillo izquierdo y le causo un esguince durante el entrenamiento del martes. Sin la torre claretiana, Khalifa Diop inició el partido, dejando ciertas dudas sobre si va a ser capaz de coger el testigo de convertirse en el pívot titular hasta que regrese Pusto.

Que es un portento físico el canterano nadie lo pone en duda. Su fisionomía está hecha para dominar este deporte. Lo único que le falta al senegalés es adquirir la calma necesaria que te dan los minutos asegurados y despejar los nervios que le lastran en los dos aros cuando quiere hacer más cosas de las que no debe. En Oliver Stevic, que volvía a jugar tras no tener minutos ante el Burgos el pasado domingo, tiene el mejor ejemplo para aprender a explotar las virtudes que atesora uno en su repertorio.

Sin la intimidación de Pustovoyi en la pintura, la baja de Albicy probablemente hasta mediados de enero, y con el desajuste de los presentes ante el ratioPharm Ulm, el conjunto alemán comandó prácticamente todo el primer cuarto para concluir los primeros 10 minutos con 18-23 en el luminoso. Cinco puntos de ventaja merced también a algún churro a la desesperada de los visitantes.

Todo lo que le faltaba de garra a los de Fisac en su propio campo, le sobraba al conjunto alemán en la parcela ofensiva. Porque si el Granca dio ciertos visos de poder competir en la primera mitad del partido fue cuando se puso el mono de trabajo, ese con el que fue capaz de robar cuatro balones y rebajar la máxima de +15 de los de Lakovic hasta el 33-41 gracias a la implicación de hombres como Salvó (dos robos) o Stevic (uno).

Acierto y castigo

Si bien tras el descanso la pizarra de Fisac dio resultados en ataque, los problemas defensivos continuaban lastrando a su equipo, que concedía muy fácil a diferencia de sus canastas que llegaban tras un arduo trabajo de combinación y talento. Daba mejores síntomas los de casa, rozando incluso en ciertas jugadas la belleza en la circulación de balón.

Aun así, si los claretianos estrecharon la diferencia hasta los seis puntos, la historia continuó prácticamente igual en el tercer cuarto. Del 37-48 con el que se llegó al descanso, se pasó al 55-68 hasta el último periodo. La cuesta se le ponía incluso más empinada a los amarillos, que prácticamente no sabía cómo frenar el acierto exterior de los hombres de Jaka Lakovic, con un 53% tras 9 triples anotados en 17 intentos.

El último cuarto se jugó más con corazón que con cabeza. Por momentos llegó a funcionarle al Granca. Oscilando entre el +15 de máxima en el choque (63-78), hasta ser capaz de estrechar el luminoso de nuevo a seis de diferencia (80-86), gracias a la presión en toda la cancha que suele hacer el conjunto de Fisac cuando se la juega a una carta.

Finalmente volvió a concluir un día más la película con gran parte de la afición abandonando el pabellón antes del final del encuentro, sin llegar a ver el 81-96 final y sin cumplir con el protocolo de salida escalonado por gradas que se debe cumplir con el virus todavía presente entre nosotros.

Compartir el artículo

stats