Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista
Aíto García Reneses Ex entrenador del CB Gran Canaria (2014-16)

Aíto García Reneses: "Si Aldama no juega, le diría que se replantee su situación"

"El Granca debe encontrar de nuevo su camino y entender que es muy dificil estar arriba", asevera el técnico

15

Aíto García Reneses en el Campus Colegio Canterbury José Carlos Guerra

Después de más de medio siglo ligado a las canchas de baloncesto, pocas personas representan mejor el baloncesto en España que Aíto García Reneses. El ex entrenador del Granca, que imparte un clínic en el Colegio Canterbury hace un repaso a la situación actual de la cantera nacional, de Aldama, el Granca y el Alba de Berlín.

No creo que exista alguien en España más adecuado para hacerle esta pregunta. ¿Qué significa baloncesto? Usted lleva más de medio siglo pegado a una pelota naranja y no parece que se vaya a despegar de ella.

Para mí toda una vida. Creo que nací con él y sigo disfrutando de él. Lo importante es que el baloncesto ayuda a formarse como persona. Es un deporte en el que prima el valor del compañerismo.

Se ha tomado un año sabático en la que va a entrenar con las promesas del Joventut. ¿Era necesario este descanso después de tantos partidos el año pasado (90 jugados)?

Estoy haciendo cosillas. Entreno a estos jóvenes de la Penya un par de veces por semana. Y ahora estoy con los clínics. Uno en Lisboa y este en Gran Canaria.

Siempre se le va a asociar con trato especial con los talentos de este deporte. ¿Con qué disfruta más, con la gestión de una estrella o formando a una futura?

Disfruto con todo. Sigo viendo muchos partidos, prácticamente nunca in situ, sí en directo, pero en la televisión, para dejar tranquilos a las personas de los clubes. Sigo viviendo este deporte desde una posición más alejada. En cuanto a la pregunta, no puedo elegir, me divierten las dos facetas.

Academia y deporte. ¿Cree que los estudios son un complemento que ayuda a mejorar al deportista?

Sin duda. El baloncesto tiene su técnica individual, pero luego hay que saber aplicar esa técnica en cada momento. Para ello hay que tener una buena cabeza, que tienes que entrenar también fuera de la pista con otras actividades. Estudiando, trabajando y formándote en la vida. Eso te facilita ser mejor jugador. Y digamos que al revés también hay cosas positivas. Si entiendes las relaciones con los entrenadores y tus compañeros, tu vida también va a ser más fácil porque estás acostumbrado a unos valores. Hay que enriquecerse continamente de conocimientos. A un jugador jóven se le debe enseñar no solo táctica y técnicamente, sino intelectualmente. 

¿Cree que es imperioso que se cree entonces una liga universitaria en España? ¿Qué hace falta para llegar a esa realidad?

Sería conveniente hacerla. Hay muchos jóvenes que tienen un tapón con los jugadores mayores y en algunos casos muy excepcionales encuentran el hueco para jugar. Entre los 19 a los 22 años lo tienen muy dificil. El otro día vi que en la LEB Oro el quinteto ideal de la jornada eran tres americanos y los dos españoles tenían 38 y 39 años. Esto no puede ocurrir. 

¿Es preocupante la incidencia de esos americanos entonces para que brillen los nacionales?

Lo de los extranjeros no me preocupa tanto porque la globalización cada vez es mayor, pero sí me gustaría que se asentaran en los equipos. ¿Qué gano con uno que viene tres meses y se marcha? Si esos de 38 y 39 que decía son los que brillan, entonces significa que los jóvenes no juegan ni en LEB. Sería fantástico esa liga universitaria porque comprendería esas edades, estudiarían y tendrían más opciones de jugar.

¿Cómo ve la cantera del basket español? ¿Los jóvenes extranjeros ayudan al producto nacional en categorías de formación?

Hay que competir mundialmente. Hay muchos negros africanos que son más potentes y fuertes que nosotros, por lo que es más dificil competir contra ellos, pero se puede. Pau Gasol o Kristaps Porzingis no tenían esa fortaleza y aprendieron a jugar de tres, o de uno en el contraataque. Siempre hay caminos para formarse. Cuando han terminado de desarrollarse y ser más fuertes, han podido ser mejores jugadores. Los africanos algunos son muy inteligentes y otros solo son físico... pues ahí tienen que mejorar. Por eso la idea de juntar academia y deporte beneficia a todos.

¿Quien cree que puede sentir más un escudo por ser canterano? Por poner un ejemplo. ¿Gasol el del Barça, siempre ligado a él, o ya que decía Porzingis, el del Cajasol o el Betis, que le dio todo?

Cada caso diría que es un poco diferente. Lo que sé seguro es que no me gusta la rueda de jugadores que hay en Europa. Termina por desestabilizar las competiciones y además ni se identifican con el club, ni con los entrenadores, ni con la afición. Para mí es casi más importante que lo otro. Hay clubes que de un año a otro, como me pasó en Alemania, que cambiaban los doce jugadores y esto me parece fatal. Prefiero que se mantengan los núcleos. Seis, siete jugadores que permanezcan y otros que se adapten a las circunstancias. 

Siempre ha dado la oportunidad a los jóvenes talentos de este deporte en España. Pau Gasol, Juan Carlos Navarro, Ricky Rubio, Rudy Fernández… muchos casos que llevan su sello y casi todos con éxito. ¿Cómo detecta ese potencial, cuál es la receta?

El truco reside en que he estado en el Joventut, en el Barça cuando se trabajaba bien la cantera, en Sevilla cuando pude trabajar con Satoransky, Porzingis, Balvin y otros tantos jóvenes. No es una cosa mía en exclusiva. Ellos estaban ahí.

Existe un éxodo temprano del talento nacional rumbo a la NBA. Aquí le pasó con Walter Tavares ¿Cree que cometió un error marchándose a Estados Unidos?

En muchos casos sí se van pronto a la NBA. Interrumpen su progresión. A veces van a algún equipo malo y pueden jugar, pero perder cuesta. Ganan dinero, sí, pero pierden dos o tres años allí. Si no juegan ni entrenan, es algo malo para su futuro, por mucho dinero que suponga. A Tavares le pasó uno de los defectos de la NBA. Aquí tuvo una progresión fantástica en todos los sentidos. Físico, técnico y humano. Se fue allí y de repente dijeron que no valía. ¿Volvió al Real Madrid y que le ha pasado? Que sigue mejorando en estos aspectos de antes. La NBA no es todo. Desde luego tienen un buen márketing, que es bueno, pero cada vez es más importante esto que el deporte.

Estamos en el Colegio Canterbury, la casa de Santi Aldama. El grancanario no está pudiendo jugar mucho en la NBA. ¿Qué consejo se le podría dar?

No conozco muy bien su caso. Tuve la ocasión de entrenarle en un campus que se hizo en el Centro Insular de Deportes, pero no llegué a conocerle muy bien. A su padre sí, cuando era jugador, claro [ríe]. Lo he visto en selección junior y tiene muy buena pinta, pero si no tiene la oportunidad de jugar es mucho mejor que esté en un sitio donde sí lo pueda hacer. Si estás chupa banco, chupa banco, chupa banco y no entrenas, pues te pierdes. Si no mejora su situación le diría que debería replanteárselo.

Aíto García Reneses, en primer plano, durante el campus que celebra el Canterbury, junto a una serie de entrenadores de la cadena de filiales del colegio. José Carlos Guerra Mansito

Ya hace seis años de aquellas dos temporadas que estuvo en el Herbalife. ¿Ahora, con perspectiva, con qué se queda de su paso por la Isla?

Fue una etapa muy feliz. Disfrutamos todos, técnicos, jugadores y el público. Te pongo un ejemplo de disfrute. Había un jugador de 34 años [Albert Oliver] que empezó por primera vez en su vida a jugar en el poste bajo y lo hizo muy bien. Con esto me refiero a lo que decía antes, siempre hay formas de aprender y mejorar. 

¿Tiene la sensación de que el proyecto se agotó antes de lo debido?

[Suspira] Es difícil de saber. Lo importante es que el club encuentre ahora su camino, porque es muy dificil estar siempre arriba. Tienen un potencial que no es de los súper altos, así que hay que asumir que puede haber momentos bajos. Aun así creo que tienen que recuperar la ilusión. Sé que la gente quiere resultados. En aquel momento el equipo jugaba con buena intensidad y queriendo hacerlo bien, independientemente de que ganaramos o no. Llegamos a una final de Eurocup y otra de Copa con posibilidades de triunfar, porque fue el producto de lo que trabajábamos.

En el Alba de Berlín instauró el modelo que todos demandan para el Granca. Con él ganó títulos. ¿Cree que es el más adecuado para este tipo de equipos?

Allí existe un ambiente inmejorable, para todos. Entrenadores, técnicos, jugadores, comunión con el público. Hemos podido confeccionar un equipo que despliega un juego agresivo y estos cuatro años han podido ser estupendos.

¿Pero del modelo? Defina a Himar Ojeda.

Un entrenador que encontró su sitio como director técnico y entonces está muy muy al tanto de lo que le hace falta al equipo. Mira lo que ha sacado. Grigonis, que se va al Zalgiris jugando mejor; Hermansson, al Valencia; Giedriatis, Fontecchio, Jason [Granger] al Baskonia; todo esto porque pagan mucho más. Y en esas se mueve para intentar mantener la columna vertebral del grupo todos los años. Él ve un montón de cosas y tiene muy buenos contactos. Lo hace muy bien.

Venga, pues la última. Lejos del parqué. ¿Cuál es la fotografía que le queda por inmortalizar?

[Ríe] Últimamente estoy buscando mucho hacérsela a un buho. Sé que por Tafira puede haber, así que me voy a pasar por ahí estos días a ver si los veo.

Compartir el artículo

stats