Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un billete a la Copa por la borda en diciembre

El Granca dinamitó sus opciones de estar en Granada en un mes con tres duelos en casa

Dylan Ennis, escolta del Granca, frente al UCAM Murcia. | | JOSÉ CARLOS GUERRA

Cuando acabó la décima jornada de la Liga Endesa, el Granca era un auténtico ciclón. En esa fecha acabó con el Baskonia e iba tercero en la clasificación, con un balance de 7-3. Casi impecable, con victorias de pedigrí como la del WiZink Center ante el Real Madrid, el equipo de Porfi Fisac parecía tener velocidad de crucero rumbo a un primer lugar donde están los elegidos en esta temporada: Granada y la Copa del Rey 2022.

Sin embargo, todo aquello se desmoronó en un diciembre negro para el conjunto claretiano con cuatro derrotas consecutivas, un pleno de caídas en la Liga Endesa, que se unieron a una primera puñalada en noviembre con la derrota en el derbi frente al Lenovo Tenerife.

Lo peor para el Gran Canaria es el tono de las derrotas. Aquel tropiezo en el Santiago Martín estaba condicionado por una ristra de adversidades. Para empezar, el covid, que golpeó al Granca en aquellos días, con Oliver Stevic renqueante y Nico Brussino fuera de circulación. Pero sobre todo con la baja de Andrew Albicy, complicada más todavía tras su paso por las ventanas FIBA. Un peso que todavía carga el equipo, a pesar de la incorporación de Sergi García, procedente del MoraBanc Andorra para subsanar la baja del base galo.

Pero el Granca se cayó por completo en diciembre. La lesión de Artem Pustovyi también mermó el poderío físico, reboteador y anotador de un equipo que se acostumbró a caer en diciembre. El San Pablo Burgos, en el primer día de Salva Maldonado, le hizo el lío al Granca en Siete Palmas (82-89). Desde ahí todo fue a peor.

Porque hasta el calendario parecía estar del lado del Granca. En este diciembre no ha visto a un rival de Euroliga. Además, jugaba tres de sus cuatro partidos en el Gran Canaria Arena.

El BAXI Manresa de Pedro Martínez también acabó con el Granca, en un partido donde fue a remolque (80-82) antes de rozar la pena en Miribilla, donde el Surne Bilbao Basket, que también arrastraba sus problemas con las bajas, arrasó con el conjunto de Porfi Fisac (95-80).

La última oportunidad de agarrarse al viaje hasta Granada, con el consuelo del buen paso en la Eurocup, llegó el pasado lunes frente al UCAM Murcia. Otro día clave, otra decepción absoluta, casi con sonrojo final (83-100).

Cuarta ausencia seguida

Aunque las matemáticas todavía no han echado al Granca de la Copa, solo una serie de carambolas le darían alguna opción. El club va camino de su cuarta ausencia consecutiva en la Copa, un lugar que había sido casi natural para él. En su última cita, precisamente en Gran Canaria, acudió como anfitrión del torneo y no por méritos «Hemos tocado la Copa. Sentíamos que podíamos tenerla bastante bien encaminada con muchos partidos en casa tras el parón, pero se nos ha empezado a ir de las manos cuanto más cerca la teníamos. Es una pequeña decepción para todos», aseguró Willy Villar, director deportivo del club en Cope Gran Canaria. Una temporada más de copas rotas en el club.

Compartir el artículo

stats