Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tiempo (pronto) de revancha

El Granca vuelve a medirse al BAXI Manresa (16.00 horas, Movistar Deportes 1) apenas un mes después del choque de la primera vuelta liguera | El covid merma al equipo insular

Tiempo (pronto) de revancha Digital2

Hace apenas cinco semanas que el Gran Canaria recibió al BAXI Manresa en Siete Palmas. Por entonces, la situación era totalmente contraria a la que se vive en las entrañas del conjunto claretiano. Si bien los insulares solo contaban con las lesiones de Artem Pustovyi y Andrew Albicy, ahora, por caprichos del formato asimétrico de la Liga Endesa, el conjunto amarillo saltará esta tarde a la pista del Nou Congost (16.00 horas, Movistar Deportes 1) todavía en proceso de recuperarse del tsunami ómicron que ha pasado por el vestuario grancanario.

Si los de Fisac buscan revancha ante el conjunto dirigido por Pedro Martínez, no ha podido llegar el partido en el peor momento para los intereses claretianos. El brote acontecido durante las semanas anteriores en el cuadro insular le ha impedido competir desde el pasado 28 de diciembre, cuando cayeron frente al UCAM Murcia en casa y ha afectado a cinco jugadores del plantel amarillo. Que se sepa: Khalifa Diop, Adrián Del Cerro y John Shurna –además de haber contaminado en noviembre a Oliver Stevic y Nico Brussino–, además de otros dos jugadores, como a otros dos miembros del staff técnico del equipo.

En estas circunstancias médicas llega el Granca a Manresa. Con apenas dos entrenamientos realizados con todo el grupo, ya que Sanidad canaria había impedido que se llevaran a cabo y por tanto tenían que ejercitarse de manera individual, y con los afectados por el virus en proceso de recuperación. El primer afectado de ellos es John Shurna, que a pesar de haber viajado con el grupo la dirección deportiva ha desactivado su ficha para el choque de esta tarde.

Aun así, Fisac anunció durante la rueda de prensa previa al partido realizada el viernes que espera contar con Artem Pustovyi, recuperado del esguince que sufrió en su tobillo izquierdo el pasado 8 de diciembre y con opciones de volver a sentir el ritmo de competición en el Nou Congost si lo deciden tanto el cuadro médico del Granca como el jugador, que tiene ganas de jugar.

También indicó el técnico segoviano que tanto con Oliver Stevic como Andrew Albicy «es difícil» que se pueda contar para jugar contra los manresanos, bien por circunstancias distintas. Antes del parón el pívot serbio se aquejó de que tenía visión borrosa, aunque en estas semanas se le ha visto entrenar con cierta soltura. Mientras que el base francés se encuentra en la recta final de la recuperación de su rotura fibrilar en el bíceps femoral de Grado II y habrá que valorar si es momento de que regrese a la pista, ya sea en este encuentro, en el del miércoles frente al Cedevita o el sábado ante el Valencia –o ninguno–.

Todo ello ante un BAXI Manresa en auténtico estado de gracia, con la moral por las nubes después de vencer al Barcelona la semana pasada en el Palau Blaugrana y romper una sequía de 25 años. Aunque no por ello Pedro Martínez quiere que sus jugadores se regodeen en el éxito y ya advirtió a los suyos que: «Si nos creemos los mejores por ganarle al Barça, nos equivocamos», reza.

Por su parte, el Manresa no contará con el alero Janis Berzins, al que le rescindieron el contrato, y a diferencia del choque del Arena, Martínez sí contará con el repescado Juampi Vaulet, que llegó para suplir a Guillem Jou.


El Valencia-Granca, en el aire por el covid

El Valencia Basket tenía previsto jugar esta mañana, a las 11.30 horas su partigo liguero frente al Barça, pero la última remesa de controles PCR en la plantilla taronja detectó hasta un total de cinco contagios, por lo que la plantilla azulgrana se tuvo que dar la vuelta cuando marchaba en guagua a la altura de Reus (Tarragona. El Valencia, que había jugado la semana pasada contra el Unicaja, sospechaba que podía tener nuevos contagios, pues el conjunto malagueño anunció un brote en sus filas con seis jugadores afectados. Los taronjas ya tenían controlado el contagio de Louis Labeyrie y ahora cuentan con cinco bajas más, por lo que Peñarroya dispone solo de seis jugadores tras recuperar a Dimitrijevic. Así pues, el choque con el Granca que ya se había aplazado anteriormente, y que ahora se tendría que jugar el próximo sábado queda en el aire y comprime aun más el calendario de cara a la fecha límite para contabilizar resultados para la Copa del Rey. Hasta el 30 de enero hay que jugar tanto con el Valencia como contra el Obradoiro (29 de enero). | D. R.

Compartir el artículo

stats