Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Granca cae contra el Betis (93-86) y vuelve a pedir favores al Real Madrid

Los claretianos se complican el pase al Playoff y queda a expensas de lo que haga el UCAM contra los blancos a falta de una jornada para finalizar la temporada

40

Betis - CB Gran Canaria LOF

Saquen su lado más madridista y si no tienen simpatía por el conjunto blanco más les vale por la cuenta que le trae al Granca después de caer frente al Betis por 93-86 y complicarse de nuevo su clasificación para el Playoff. Y es que ahora, el UCAM tiene la posibilidad de sobrepasarle en la tabla si esta tarde vence al Real Madrid en el WiZink Center (20.00 horas).

Ahora hay que pedirle el favor a la Casa Blanca. Al igual que ocurriera el curso pasada, cuando los de Pablo Laso vencieron al Unicaja en la última jornada y permitieron que los de Fisac se colaran como octavos a la postemporada. Y no solo con que ahora venzan al UCAM, sino que tampoco pongan mucha resistencia el sábado para que el Granca pueda ganar y no depender de una segunda derrota murciana ante un Zaragoza, que eso sí se estará jugando la vida en la Liga Endesa, la que ya salvó el Betis con su triunfo ante los claretianos.

Todo lo que comenzó dando síntomas de dominio insular quedó en agua de borrajas tras el descanso. Si el Granca cuajó un primer cuarto espléndido y exhibió un gran poderío desde la línea de tres puntos al anotar siete de sus once intentos, la puntería se le acabó en los últimos veinte minutos con un tercer cuarto horrendo desde la lejanía con un solo tiro de tres anotado de ocho lanzamientos, y un tres de ocho en el último cuarto.

Se empeñó de nuevo en abusar del triple cuando las cosas le van mal al Granca y volvió a cometer sus pecados. Confían demasiado los jugadores en su talento individual, sin que tampoco desde la línea de banquillo se tenga el criterio suficiente para instaurar el orden tanto en la parcela ofensiva como en la forma de frenar las avalanchas que se les viene encima a los amarillos cuando entran en barrena mental.

Del 18-28 del primer cuarto, al que se llegó con los triples de tres triples de Ennis en sus tres tiros, dos de AJ de dos, y uno más tanto de Brussino como de Shurna, se dio paso a la locura en el encuentro. Aparecieron los parciales con los que el Betis se metía en el partido de nuevo: 16-4 para encarar el segundo cuarto y el único momento estelar de Andrew Albicy para meter dos triplazos y seguir en su línea de frenar a Shannon Evans.

Un trabajo del francés que aguantó la primera parte. Su par en el conjunto de Luis Casimiro dejó 4 puntos y 9 asistencias en la primera parte, en parte porque no se encontró facilidades de cara a canasta y se dedicó a repartir el balón para sus compañeros. Recursos de juego fácil, sin grandes alardes en los que se amasa la bola hasta la extenuación.

Vendaval bético

Y eso que Porfirio Fisac había expresado que el Betis no era solo Shannon Evans durante la rueda de prensa previa al encuentro. Pues la verdad es que todo todo no es, pero el santo y seña del equipo de las trece barras sí que puede decirse sin tapujos que es. Fichajazo de Berdi Pérez, de esos que acostumbraba a dejar cuando era director deportivo del Granca.

La segunda parte del base fue una auténtica exhibición. Alcanzó los 28 puntos y dio 17 asistencias en total sin que nadie que se le pusiera delante pudiera impedirle el paso a la canasta insular. Ya fuera Khalifa Diop, Dylan Ennis, Kenny Chery o Andrew Albicy. Nadie.

Con sus 10 puntos y 5 pases de canasta comandó el parcial 29-14 con el que cerró el tercer cuarto el Betis. Y eso gracias a que Slaughter y Ennis pusieron cinco puntos en el último minuto del periodo. El tanteador reflejaba a falta de diez minutos un 68-59 todavía salvable si el Granca recuperaba su nivel de juego de la primera parte, cuestión que no fue posible.

Porque Evans siguió a lo suyo e hizo a sus compañeros brillar para corroborar que Casimiro ha sido capaz de crear un equipo, esa clave que confirman desde las entrañas del vestuario como el motivo por el que los verdiblancos han conseguido ganar seis de los últimos siete partidos disputados y sellar su permanencia.

Por más que el Granca se pusiera a tiro de empatar el choque entregado a AJ y Ennis con el 85-82 y el 87-84 a falta de minuto y medio para la conclusión del choque, Evans siguió en su línea y con 14 puntos en el último cuarto impidió cualquier tipo de remontada claretiana.

Hubo tiempo para la polémica en los últimos compases del choque cuando Fisac se dirigió como un poseso al trío arbitral para intentar rascar un triple de Slaughter cuando desde la mesa arbitral y el banquillo insular se hicieron un lío entre pedir o no un tiempo muerto. 

Volvió a sacar de fondo el Granca, erró otro tiro de tres AJ (2 de 6 en el último cuarto) y en el posterior ataque local, Albicy consiguió dar al balón mientras Wiley lo tenía en sus manos dando la sensación de que el galo había recuperado la posesión, por lo que se volvió a solicitar un tiempo muerto desde la bancada claretiana. Mientras, Casimiro solicitó la revisión de la jugada y si Fisac planeó un ataque para intentar recortar el 89-84 a falta de 35 segundos, de nada iba a servirle pues los árbitros corregían su decisión y se daban cuenta de que Khalifa había golpeado la bola en última instancia con su pie.

Ocurrió entonces un hecho cuanto menos curioso y es que Fisac comenzó a hacer aspavientos por una decisión que se había revisado en vídeo y no dejaba lugar a dudas. Rabieta que quedó enterrada acto seguido con un triple de Mike Torres, que no había anotado ninguno en toda la temporada, para sentenciar la contienda.

Compartir el artículo

stats