Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Polideportivo

Un grupo de padres se posiciona a favor de Chorén

Los progenitores planean concentrarse el lunes en la Vega de San José para defender al entrenador condenado por violencia machista

Javier Chorén –de azul–, durante una sesión de trabajo. La Provincia

División de opiniones entre los padres de las personas que integran el Proyecto SUMA. De la inquietud a la beligerancia. Un grupo de progenitores se han movilizado para defender a la persona que ha sido condenada por violencia machista, Javier Chorén. La quedada está prevista para pasado mañana en la Vega de San José a las 17.30 horas para manifestarse por lo que consideran una injusticia. Ese mismo día, también está prevista una reunión con el presidente del club, Enrique Moreno.

De la situación de desamparo que vive la expareja del entrenador del Proyecto SUMA, puesto que ha tenido que apartar a su hija con TEA –Trastorno del Espectro Autista– del equipo al mantener el condenado una orden de alejamiento sobre la víctima de al menos 500 metros, se ha originado una vertiente contraria a la defensa de la mujer y este grupo de padres pasa a la acción.

Sin querer pronunciarse a través de este medio al ser requerido para que diera su versión de los hechos –a pesar de ya estar juzgado y condenado por un delito de vejaciones contra la mujer– el técnico gallego se mueve en la sombra. Ayer defendía entre estos padres que no está “condenado por un delito, sino por una falta”, y que lo único que hizo fue “llamarla muchas veces porque mantenían una buena relación”.

En el dictamen de la sentencia se recoge que los hechos probados y acreditados por la declaración de la denunciante y el reconocimiento del acusado “son constitutivos de un delito leve de vejaciones del artículo 173.4 del Código Penal”, del que es criminalmente responsable sin circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal.

Por ello se le impusieron siete días de localización permanente y seis meses de prohibición de acercamiento a la víctima en cualquier lugar en el que se encuentre, así como a su domicilio, lugar de trabajo y cualquier otro lugar que sea frecuentado por la misma en un radio inferior de 500 metros.

También está prevista para pasado mañana una reunión con el presidente Enrique Moreno

decoration

Ante tal condena, la víctima puso en conocimiento del CB Gran Canaria y de la Consejería de Deportes del Cabildo su situación y ambas organizaciones se encuentran todavía a la espera de tomar decisiones determinantes con el condenado. Si bien la Directora Gerente del Instituto Insular de Deportes (IID), María de Ángeles Ramos Guillén, pactó verbalmente con la expareja que no prolongarían el contrato de Chorén más allá del 30 de junio.

La víctima y su hija han tenido que modificar su vida en lo que respecta a los entrenamientos de la menor, pues al continuar el condenado al frente del equipo del proyecto SUMA, la madre decidió que cambiaría a su retoña a otro equipo para que no dejara de practicar su deporte favorito.

El proyecto, en peligro

Dado que el Proyecto SUMA se desarrolló sin ningún tipo de base y todo quedó en manos única y exclusivamente de Javier Chorén, la acción social está en peligro, aunque el técnico ya ha dejado caer algún tipo de chantaje al club para intentar mantener su puesto de trabajo, para el que únicamente está titulado como entrenador de baloncesto.

Un grupo de padres contrarios al trabajo de Chorén ponen en tela de juicio que el gallego tenga los conocimientos adecuados para poder llevar a cabo un trabajo idóneo con estas personas que tienen necesidades especiales.

Ahora se abre la incógnita sobre qué acciones deben tomar desde las instituciones que están al cargo de este proyecto social. Según fuentes consultadas por este medio, el entrenador nunca estuvo abierto a que se rodeara de un equipo de personas que pudiera construir una red sólida, ni a que participaran voluntarios.

Por otra parte, los padres tanto a favor como en contra del método de Javier Chorén se encuentran inquietos, dado que si el proyecto se desvanece, sus hijos van a quedar fuera de la iniciativa en la que confiaron para que sus hijos fueran teniendo un camino hacia la normalización.

Compartir el artículo

stats