Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Renovaciones a toda vela

Desde que arrancara la campaña de abonados el 1 de junio, el número de firmas se dobla después del adiós de Porfirio Fisac

Aficionados del Granca jalean al equipo amarillo durante el partido liguero frente al Real Madrid. | | JUAN CASTRO

El CB Gran Canaria tiene el reto por delante esta temporada de volver a vestir el Arena con un gran número de aficionados cada semana. Para ello no tiene mejor camino que fidelizar a su masa social, que una vez dejado atrás las medidas de restricción del coronavirus, no le quedan más coartadas que usar para excusar su ausencia en las gradas.

Desde que arrancara el periodo de renovaciones de abonos de cara a la próxima campaña bajo el lema Yo soy Gran Canaria los aficioandos han experimentado un comportamiento curioso hasta la fecha. Sobrepasadas las expectativas de fidelizaciones, desde los empleados encargados de realizar el proceso «in situ» confirman que desde que se conociera el adiós definitivo de Porfirio Fisac, el número de aficionados que se acercaron a las mesas dobló al que lo habían hecho hasta entonces.

«No podemos decir al 100% que el aumento de las renovaciones en estos días se deba a este hecho, pero los números son los números», reafirman desde la Sala Club , sede donde está habilitada la oficina para la campaña de abonados.

El objetivo marcado en el club es la de recuperar para esta temporada los niveles de afiliación a los que estaban acostumbrados hasta la irrupción del covid. Los ingresos por abonados desde la temporada 2015-16 no bajaron del millón de euros, alcanzando como tope de ingresos el 1.377.101 euros que se cifró en la 2018-19, curso recordado por participar en la Euroliga con una política de precios idéntica a la de la campaña anterior dado que se lanzó la campaña de renovaciones sin que se tuviera en cuenta que el Granca pudiera clasificarse para la máxima competición continental.

9.043, el tope en 2016

Siempre con la incógnita sobre lo que ocurría con los 9.043 abonados que se confirmaron por parte del club en la campaña 2016-17 –y cifras similares en años cercanos– y que nunca se tradujera esa cifra en el número de aficionados que poblaron las butacas de Siete Palmas, por lo pronto desde el seno del club se espera enganchar de nuevo a la Marea Amarilla para poder cuadrar un presupuesto económico que en las últimas temporadas no ha hecho otra cosa que arrojar pérdidas millonarias.

Un buen termómetro para medir el compromiso de la grada no es otro que el de acudir a las cifras que publican desde el club en cuanto a la afluencia de público en cada partido.

«No podemos decir al 100% que este aumento sea por este hecho, pero los números están ahí»

decoration

En la pasada temporada el total de aficionados que acudieron a Siete Palmas en la Liga Endesa, aun estando vigentes las restricciones por covid, llegó a un total de 74.748, o lo que es lo mismo, una media de 4.152 aficionados durante los 17 partidos de la liga regular más el de cuartos de final del Playoff ante el Barcelona.

Precisamente frente al conjunto azulgrana fue la mayor entrada del año con 7.029 feligreses en el plástico del Arena. Un número de asistentes que se movió en términos parecidos el día del derbi contra el Lenovo Tenerife el 26 de marzo con la presencia de 6.943 personas; y de los 6.796 que fueron a ver el último partido de la liga regular ante el Real Madrid y a la vez el homenaje que se le rindió a Pedro Montesdeoca, el Doc.

Las peores entradas de la temporada vinieron de la mano con el impacto de la variante ómicron del coronavirus. Los 1.549 aficionados que vieron el choque contra el Obradoiro a finales de enero fue la más pobre del año; parecida a los 1.751 del estreno liguero ante el Barça y los 2.582 del segundo partido disputado en Siete Palmas de la campaña, ante el Joventut.

Asignatura pendiente vuelve a ser la Eurocup, una competición que no termina de enganchar a los aficionados entre semana y que presente unas imagenes preocupantes en las butacas. En los once partidos disputados en Europa, nueve de fase regular y dos de eliminatorias, la media fue de 2.186, número que se incrementó por lo 3.573 asistentes con el Slask en octavos y los 3.656 en la eliminación de cuartos con el Andorra.

4.831

Media de aficionados ACB

  • En los 18 partidos disputados en Siete Palmas durante la disputa de la Liga Endesa, 17 de fase regular más otro de Playoff contra el Barça, se promedió una entrada de 4.831 aficionados. 

2.186

Media en la Eurocup

  • La asignatura pendiente del Granca sigue siendo enganchar a su afición para que acudan a los partidos entre semana. Antes de las dos eliminatorias la media era incluso de 1.896.

7.029

Tope de la temporada

  • La máxima cifra alcanzada de aficionados en el Arena se produjo en el choque del Playoff con el Barça, con 7.029. El derbi se quedó en 6.943. La peor entrada, con el Obra, 1.549.

Compartir el artículo

stats