Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ferran Bassas, la primera cara nueva del plan de Lakovic

El base catalán llega al conjunto claretiano y firma para las dos próximas temporadas

Ferran Bassas dirige una jugada durante el entrenamiento de la selección española, ayer en Riga.

Llegó el primer fichaje de la era Jaka Lakovic. Un cupo nacional, como marcan los tiempos de la conjunción que forman el técnico esloveno y la dirección deportiva claretiana. Un base, que era la posición que se priorizaba para reforzar y que la temporada pasado estuvo coja de efectivos con la única aportación especializada de Andrew Albicy. Ahora, el francés, una vez renovado tiene a su lado a Ferran Bassas.

Llega el base de Barcelona al Gran Canaria para firmar para las dos próximas temporadas después de que se impusiera la oferta claretiana a la del Girona, la otra que tenía Bassas sobre la mesa; además del propio interés del jugador en recalar en un equipo que juegue competición europea.

Aprovechó la coyuntura el Granca para pescar en Badalona. Carles Duran no estaba del todo conforme con la aportación de Bassas para la próxima temporada y desde la Penya decidieron renovar el contrato de Andrés Feliz para que forme la pareja de bases junto a Guillem Vives –uno que pudo haber recalado en la Isla–.

Aun así, el técnico catalán dio buenas referencias sobre Bassas a su buen amigo Lakovic, con quien ha coincidido tanto en el Bilbao Basket como en el propio Joventut cuando el esloveno era el asistente de Duran.

En esa tesitura, a pesar de que a Bassas le restaba un año más de contrato con el conjunto de Badalona, el acuerdo ha resultado una negociación plácida sin tener que pasar por caja para que el de Barcelona rompiera su vínculo con su último equipo.

Su paso por la Isla en 2019

De esta forma Ferran aterriza en el Granca curiosamente tres temporadas después de que llegara a estampar su firma con el conjunto claretiano para abandonar el por entonces Iberostar Tenerife.

El base ya se había vinculado al conjunto amarillo e incluso llegó a realizar la mudanza a Gran Canaria. Sin embargo, la contratación de Fotis Katsikaris como técnico claretiano en la campaña 2019-20 –la de la irrupción del coronavirus–, forzó a que se activara una cláusula de corte para romper el contrato firmado.

El entrenador griego no quiso entonces a Bassas, se pagaron 5.000 euros para romper el contrato «de mutuo acuerdo» y el jugador tomó rumbo al Hereda San Pablo Burgos para ponerse a las órdenes de Joan Peñarroya.

Ahora, tres años después los caminos del barcelonés y el Granca han vuelto a cruzarse y, esta vez sí, llega para quedarse a petición propia del entrenador.

La pasada temporada, Ferran no pudo brillar como en las anteriores campañas debido a distintas lesiones. La peor, por una rotura en el escafoides de su mano derecha y que le mantuvo tres meses fuera de las pistas durante el arranque del curso; y posteriormente, en febrero, otra fisura en el dedo pulgar en la misma mano también le dejó en el dique seco hasta mediados de abril.

Así disputó 20 partidos de la Liga Endesa, donde promedió 7,1 puntos y 2,4 asistencias. Además de firmar un 40% en triples y 90% en tiros libres. Mientras en la Eurocup promedió 6,4 puntos y 4,1 asistencias en siete partidos.

Compartir el artículo

stats