Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sitapha Savané Nuevo presidente del Club Baloncesto Gran Canaria y exjugador

«Tengo tanta libertad como el gerente de mi empresa»

Sitapha Savané, ayer, durante la entrevista. | | José Carlos Guerra

Sitapha Savané regresa a la que fue su casa durante nueve temporadas cuando era jugador. Ahora llega de la mano del Cabildo a la presidencia del Club Baloncesto Gran Canaria, con el compromiso de cambiar la dinámica en la gestión de la entidad. De momento se muestra prudente, pero prevé cambios de calado en la entidad.

¿Qué le supone el cargo de presidente, no sé si respeto o una responsabilidad?

Es un gran honor y una gran responsabilidad. Las dos cosas van de la mano. Soy muy consciente de lo que significa este nombramiento. Y rodeado de un buen equipo tengo muchísimo que aportar al club en otra faceta, tras mi etapa como jugador.

El aficionado que te conoce en la cancha le ha visto como un líder. Pero fuera de ahí, ¿cómo se describiría en el día a día?

Quienes me conocen saben que es así, no es casualidad lo de mi carrera. Muchas veces se dice que lo que se hace en la cancha es un reflejo de cómo eres fuera. Es tu personalidad la que se ve reflejada. En mi caso tanto como jugador, en la televisión y en mis acciones de emprendimiento social.

¿Es la primera vez que le ofrecen el cargo de presidente, o ya habían tenido contactos?

La reacción de mi mujer fue: «no hay un verano si no hay un rumor sobre tu vuelta al Granca». Ella no se lo tomó muy en serio al principio. Antes siempre habían sido rumores y contactos más lejanos, hasta que ahora fue directo.

Tenemos que promocionar a la Isla y exprimir nuestra presencia en Europa

decoration

¿Qué ha cambiado de esos rumores hasta que se certificado de verdad? ¿Y qué es lo que hace que tome ahora la decisión?

En la primera parte, hay que preguntarle a quien se decidió por llamarme. Por mi parte, una vez hubo el contacto, y siendo el Gran Canaria lo atendí por lo que había sobre la mesa. Tuve mis preguntas, mis demandas, aunque suene muy fuerte. Pero tenía claro que sería muy apetecible unirme como presidente bajo ciertas condiciones. El Cabildo estaba en la misma línea de pensamiento y ahí no hubo conversación.

¿Qué pidió usted y que le ofrecieron ellos?

Muy sencillo: me han ofrecido ser el presidente ejecutivo, como era Enrique Moreno. Y quería asegurarme, por cierto ruido que ha habido alrededor del equipo en estos últimos tiempos. Y con algunas cosas muy claras: si entro en un proyecto como presidente ejecutivo es para hacerlo con tiempo. Conozco como pocos este sector, porque llevo 22 años en puntos diferentes. Y las cosas no se cambian de un día para otro, hace falta una continuidad a muchos niveles. Y también de liderazgo.

¿Pero cuál ha sido su principal demanda?

No he tenido que exigir nada, porque lo que planteé resulta ser lo que ellos ofrecían. Vinieron con las ideas muy claras buscando a una persona totalmente conocedora del mundo del baloncesto, que pueda entrar ahora mismo en esta posición. Plantearon hacer un cambio general, para impulsar un ciclo nuevo en positivo.

El ruido ha venido por temas políticos y ciertas peleas muy arriba; y, desde luego, por mí no va a seguir

decoration

¿Con absoluta libertad para tomar todas las decisiones que considere?

Tanta libertad como tiene el gerente de mi empresa en Senegal. Obviamente, hay un dueño que es el Cabildo. Están muy claras las facultades de un presidente ejecutivo. Saben también que si me hubieran venido a ofrecer otra cosa no habría dicho que sí.

Sabemos la idiosincrasia de este club, que está supeditado a un ente público. Siempre hay un factor político y ahora habrá elecciones, ¿si nota que intentan pasar sus líneas rojas y no cumplen lo prometido, se replantearía la decisión?

No entro en un proyecto pensando en negativo. Las preguntas las hago antes. Si acepto es que se me las han aceptado. Una vez entro, mi trabajo es hacer lo posible para tener el mejor equipo alrededor y trabajar en los objetivos que nos marcamos.

El nuevo presidente ha comenzado ya a conocer la realidad interna del club. | | JOSÉ CARLOS GUERRA

Ya conoce el club. ¿Qué cambios tiene ya planificados?

Una cosa es decir que conozco el club y otra es saber lo último que ha pasado. No tiene mucho sentido opinar cuando acabo de tomar posesión. Tengo muchas ideas, seguía al club a diario, hablo con muchas personas del club y soy muy conocedor, pero las decisiones las debo basar en los hechos, y lo que me encontraré ahí. Y también sabiendo los recursos económicos y humanos.

Una de las situaciones que marcó la etapa de Enrique Moreno fue que había sido el primer presidente que cobró un sueldo. ¿Qué opinión tiene?

El que un presidente ejecutivo cobre es un paso adelante para el club. Es tener a una persona con el 100% de dedicación para la presidencia del club. Lo que tuvieron que hacer antes era compaginar un trabajo y sacrificar la vida privada por el club, y eso tiene un límite. Tienes que invertir en recursos humanos para que tu empresa vaya adelante.

Que un presidente ejecutivo cobre es un paso adelante; es mantener el 100% de dedicación

decoration

¿Qué le parece cobrar por objetivos para implementar dentro de la estructura del club?

Son todas cuestiones que pueden estar sobre la mesa. Cada modelo tiene su parte positiva y negativa. Son cuestiones que podemos plantearnos, siempre que se mire para mejorar el funcionamiento del club.

Como empresario sabe que la rentabilidad y obtener beneficios es importante en un negocio. ¿En este caso, también?

Los clubes deportivos son empresas, pero tienen una especifidad. Siempre me gusta hablar de llevar un club con procedimientos de empresa privada, para optimizar los recursos. Pero para los clubes en general es diferentes, y más cuando se trata del Club Baloncesto Gran Canaria, que no tiene nada que ver con ningún otro club.

¿El objetivo es no tener deuda al final de la temporada o es imposible?

Cuando hablamos de deuda hablamos de un equilibrio entre el presupuesto que se plantea de entrada y los gastos que hay al final. Hay que acertar en la previsión inicial, y luego a la hora de gastar. En la previsión es más interna, y hay muchos factores externos que se pueden dar, como los dos años de covid. Para valorar un desajuste dentro de este club hay que entrar en el detalle de este desajuste, para aprender de ello. Y asumir responsabilidades, y trabajar para asegurarse de que no se da el caso. El Cabildo tiene una aportación. Que el debate no está ahí me parece bueno, porque debe estar en que se optimice. La meta son esos ingresos independientes de la aportación del Cabildo; y por otro lado es que la estructura de costes vaya de forma pareja.

Poquitos jugadores canariones han llegado a la liga profesional; voy a dedicarles tiempo

decoration

¿Qué potencialidad le ve al Granca? ¿Debe ser un referente en España y en Europa? ¿Tiene músculo para crecer?

El Granca, por su condición tan especial de que el dueño es el Cabildo, debe tener más responsabilidad de impacto social. No es política, ni populismo. Es una obviedad. Antes hablábamos de inversión y si invierto quiero un retorno. Si miramos como una inversión lo que aporta el Cabildo, siempre hemos hablado de la promoción turística. Y la presencia en Europa es un factor. Hay que exprimir la presencia en Europa. Y hay espacio para mejorar y en eso se trabajará. Y por otro lado está el impacto social, y eso para mí que es importantísimo. Soy una figura que siempre se ha implicado muchísimo en esta dirección, y eso habrá sido uno de las razones para elegirme. El Granca no puede ser un club más y se le puede exigir muchísimo. En esto he tenido la oportunidad de hablar con personas del club que comparten esta visión, con la propia plantilla y con el entrenador. Tenemos que trabajar con los distintos departamentos para ser innovadores y llegar más a la gente. No podemos pedirle a la gente que se abone, que venga al pabellón y anime al equipo. Y, a cambio, ¿qué te doy?

¿Qué valoración tiene de la labor de Juanra Marrero, el director general del club?

No sé si es justo ponerme a valorar a una persona con la que no he trabajado directamente, es un histórico de este club y conoce todos los procedimientos del club. Y lo mismo pasa con el resto. Hablar en general me parece injusto, porque hay gente con muchas capacidades y que se ha sacrificado por el club. Juzgaré por el trabajo. Hay que crear un plan estratégico en cada departamento, para llegar a los objetivos. Hablé con Jaka Lakovic -el entrenador- y me encantó. El peligro de volver a tu casa es hacerlo con conceptos que pueden estar contaminados. Intentaré ser lo más justo posible, para que, cualquiera que tenga capacidad y ganas, trabaje conmigo.

En lo deportivo está todo planificado y poco se puede hacer. ¿Qué plazos se da para marcar su impronta en la estructura del equipo, y tomar decisiones?

Llego con muchas cosas en su sitio, y eso te deja poco margen para mover las cosas. Esta mañana tuve una conversación con Lakovic y los dos nos fuimos con una sonrisa, porque tenemos muchas cosas en común. Vamos a trabajar muy bien juntos. Me pidió que, aunque vaya a estar con mil cosas como presidente, que esté cerca del equipo porque hay jugadores con los que jugué, jóvenes y otros que hablan francés. Ahí puedo aportar mucho. Mi intención es ser un recurso más. Sería un error estar sentado lejos del equipo.

La institución tiene una aportación económica y el debate debe estar en optimizar los recursos

decoration

¿Y la parte administrativa?

El ruido ha venido se supone por temas político y ciertas peleas muy arriba. El Cabildo ha tomado decisiones muy fuertes, pero este ruido no tiene por qué seguir. Desde luego por mí no va a ser. No ha sido parte de mi marca en mi carrera o vida, no lo va a ser ahora. Por mi parte, repito.

Pero el ruido es consecuencia de los actos.

Claro, el ruido es por las declaraciones y ciertos actos. Se han tomado decisiones para quitar a personas que han tenido que ver con este ruido. A partir de ahora, cuando se habla de impronta, yo lo planteo en dos partes. Habrá una de escucha y aprendizaje, de conocer todo y a todos. La ventaja o desventaja es que no somos mil trabajadores. Pero ya les he dicho que me sentaré con cada uno para conocer cuál es su situación, los problemas y las soluciones, y por qué no se han implementado. Si es porque no se le he escuchado o porque no hay recursos. Y a partir de ahí, vamos a poner una lista de prioridades y afrontar estas cosas. Cuando me haga mi opinión personal será cuando se debería actuar.

¿Trayendo gente de fuera?

Todo está sobre la mesa. Si se tiene dentro no hay que ir fuera. Si tuviéramos 12 jugadores canariones de la cantera no tendríamos que pagar para buscar ninguno más. Si no lo hay se trae de fuera. Eso se aplica en todo.

El club debe tener más responsabilidad de impacto social; no es política, ni populismo

decoration

¿Cree que al club le falta involucrarse más en la sociedad, y que haya más jugadoras de la Isla, para crear afición?

Si miramos los números en general, no es un impedimento dónde haya nacido uno para ser un ídolo de esta afición. Pero es por interés hasta económico del propio club tener una cantera que cumpla con una gran labor social. El 95% de los niños que entran en una cantera no van a ser jugadores profesionales. Hay dos misiones: uno que es el deporte para transmitir valores dentro de la sociedad. Yo soy padre y también he aprendido disciplina, motivación y otros factores. A partir de ahí, los que más resaltan , porque nadie lo sabe, y yo soy el ejemplo de que nadie daba nada por mí cuando empecé, pero a los que llegan nuestra labor es crearles el entorno. Además, es positivo para el club, porque es masa social. Los pocos que despuntan hay que tratarlos con un cariño más especial. Muy poquitos jugadores canariones han llegado a la liga profesional. Voy a dedicarle mucho tiempo a la hora de estar cerca de ellos. Por mi propia experiencia, si me pagaban para dar charlas de este tipo, ahora todo esto entra en el sueldo, y se beneficiará toda la cantera. El proyecto Suma es un orgullo y hay que apoyarlo. Hay que pensar en otros proyectos para tener impacto real. Así daremos retorno a lo que aporta el Cabildo.

¿Y sobre la retirada de su camiseta?

Esto sí que es un marrón. Será una situación muy extraña. Haberla retirado antes. Es una decisión anterior, que venía deseada por la mayor parte de la gente. Será más para mi gente. Cada vez que he pisado la isla he tenido un reconocimiento. Se me ha dado tanto cariño aquí... Yo estoy más que satisfecho por la afición. Es un enorme honor y sería hacerle un feo a quienes me han hecho el reconocimiento. Deberían ser ellos los que me lo entreguen.

Compartir el artículo

stats