Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Granca cae frente al Tenerife (77-91) y comienza a inquietar

El conjunto claretiano concluye la pretemporada con dos triunfos y cuatro derrotas en los partidos amistosos | Kljajic y Diop dan la cara y maquillan el marcador al llegar a 25 puntos en contra

18

Gran Canaria-Lenovo Tenerife José Carlos Guerra

Cayó el Granca en el último encuentro de la pretemporada, en el segundo derbi en apenas una semana frente al Lenovo Tenerife por 77-91. Son partidos de preparación, no cabe olvidarlo, pero la sensación es de inquietud después de haber perdido una vez más arrojando una sensación de debilidad defensiva, precisamente donde hace hincapié el esloveno para construir su plantel.

Aunque la diferencia final fue de catorce puntos en contra, el Granca a partir del segundo cuarto no dio ninguna sensación de ser un conjunto sólido. No estuvo presente ni Balcerowski ni Slaughter y todavía falta que un jugador como Albicy se acople a las necesidades de Lakovic; pero en un encuentro en el que tampoco estuvo Shermadini ni Fran Guerra por parte rival, no se puede aludir a las ausencias para justificar que los claretianos fueran por detrás en el marcador por 25 puntos a falta de cuatro minutos para la conclusión (64-89).

Ya el ambiente inicial en el Arena fue un presagio de lo que iba a venirse en la siguiente hora y media de partido. Una puesta en escena impropia de lo que merecería el primer día de un equipo que aspira a ser de los grandes de la Liga Endesa no puede permitirse vender el partido como la presentación ante su afición y que al final el ambiente sea el de un entrenamiento. Es verdad que un derbi puede influir en un efecto llamada para poblar el plástico de Siete Palmas de más seguidores de lo que lo haría cualquier otro equipo, pero aun así, no alcanzó las 2.000 personas en las gradas ni tampoco el show para que los presentes entraran en calor desde antes del salto inicial.

Y entre el sopor de un jueves por la tarde los dos conjuntos saltaron a la cancha con toda la torrija. La intensidad con la que arrancó el encuentro fue la de un partido amistoso en toda regla. Sin nada en juego, solo los aspirantes a hacer un hueco en la rotación fueron los que más ganas le pusieron desde las primeras jugadas.

De esta forma, Jovan Kljajic, que quiere convencer a Jaka Lakovic de que puede ser un activo más que valido para la plantilla, sin tener que conformarse con ser el jugador número 12 o 13 del equipo a la espera de lesiones u oportunidades en los choques de la Eurocup.

Avisó el técnico esloveno de que cuando llegaran los internacionales, Jovan tendría “pocas oportunidades” para seguir siendo parte de la primera plantilla, pero con actuaciones como la perpetrada ante el Lenovo y unidas a las de toda la pretemporada, es bien merecedor de ganarle la partida a otros compañeros con más renombre.

En la primera parte Jovan fue el máximo anotador del Gran Canaria con 9 puntos para mantener el tipo al menos durante el primer cuarto, cuando firmó seis de esos guarismos, al que se llegó con 19-23 en el luminoso del Arena.

Pero a partir de ahí, el Gran Canaria continuó con la misma entrega parsimoniosa en cancha, mientras que el Tenerife pareció tener prisa para ponerse a punto. El conjunto aurinegro solo ha podido disputar dos partidos de pretemporada, el anterior contra el Granca también en la disputa de la Copa Isola en la que los claretianos vencieron por 92-90, y le queda otro choque el domingo antes de comenzar la liga.

Quizás por esa falta de tiempo para que los jugadores cogieran los automatismos que quiere implementar Txus Vidorreta en su plantel, quisieron jugar a un ritmo mayor y fue entonces cuando comenzó el equipo lagunero a abrir brecha en el marcador.

De máxima en máxima

Antes de llegar al ecuador la diferencia a favor del Lenovo alcanzaba los catorce puntos (32-46), pero ni el empuje de Khalifa Diop nada más regresar del vestuario, con once puntos en el cuarto para quedarse en sus quince definitivos, le valió al Granca para recortar distancias.

¿Por qué? En gran medida por el acierto de Jaime Fernández, uno de los jugadores por el que la entidad claretiana intentó interceder durante el verano a pesar de que el reciente campeón de Europa con la selección española lo tenía hecho con los laguneros desde la disputa de la anterior Copa del Rey. El madrileño, que no había visto canasta hasta entonces, encadenó otros once puntos para ir subiendo máximas a favor de los tinerfeños.

De esta forma, a la conclusión del tercer cuarto el encuentro estaba prácticamente finiquitado con el 55-79 después de que Cook cerrase el periodo con una mate para colgar en las paredes de los futuros jugadores que quieran emular a los productos de La Vega de San José, que a fin de cuentas fueron los que dieron la cara en el partido. Jovan Kljajic y Khalifa Diop, a la espera de que Olek Balcerowski esté a punto después de su periplo por el Eurobasket.

El último cuarte supuso un brindis al sol, en el que el público incluso comenzó a desfilar rumbo a sus hogares al preferir no cabrearse con la imagen que estaba dando el Granca en la pista. De los que se quedaron, a alguno le dio hasta por silbar cuando Marcelinho Huertas les robó dos rebotes ofensivos ante la defensa impertérrita claretiana.

Finalmente, se cerró el choque con los jugadores que faltaban por disputar al menos un segundo. Rubén López de la Torre o Aitor Etxeguren, por parte claretiana; y Sergio Rodríguez y Nico Richotti, quien llegó a Tenerife para realizar la pretemporada y puede que sea su último partido como aurinegro en su vuelta a casa. 

Compartir el artículo

stats