Demandó Jaka Lakovic durante la previa del encuentro frente al Barça que tenía que recuperarse el espíritu del Centro Insular de Deportes y no puede decir que el público no le respondiera. El esloveno vivió en sus carnes como jugador azulgrana el ambiente de la Avenida Marítima que se trasladó a Siete Palmas y de esta forma el conjunto claretiano embrujó a los culés para vencer en el estreno liguero por 88-85.

Se respira bocanadas de aire limpio en el Arena y de alguna forma la positividad influyó al equipo amarillo para que se dejara llevar en volandas en el tramo final del encuentro cuando Lakovic prescindió de sus pívots para ganarle la partida a Saras Jasikevicius en el aspecto táctico.

Una apuesta arriesgada, máxime cuando Olek Balcerowski con 17 puntos y 3 rebotes era su jugador más destacado. Aun así, entre Shurna e Inglis, con 14 y 10 puntos respectivamente cerraron el choque con determinación ante el juego interior azulgrana.

Entre los reconocimientos a los medallistas en las competiciones FIBA del verano arrancó la fiesta de inicio de curso en el Arena. Reconocimientos a unos jugadores que no pudieron formar parte de la pretemporada completa en sus respectivos clubes y que la puesta a punto y los “automatismos” que demanda Lakovic en sus filas apenas están sedimentados en su conciencia.

A pesar de ello, lo que sí quedó claro en ambas filas fue que tenían bien aprendida la lección de la nueva norma de la ACB en la que los jugadores pueden sacar el balón desde fuera de pista sin que los árbitros entren en contacto con el balón en caso de que sea en pista propia. Así, el juego intenta tener un ritmo más fluido, condición que el técnico esloveno no quiere que ocurra y menos contra el Barça y todo el arsenal ofensivo del que dispone Saras Jasikevicius en su plantel.

Con la premisa de no conceder canastas fáciles y en transición, el Granca se plantó rocoso ante los azulgranas en el primer cuarto. Tiene claro el equipo amarillo que la filosofía Lakovic pasa por ser un equipo que se caracterice por la defensa y así controló a los azulgranas en el primer cuarto en el tanteador, el que dejó en 19-21 si no es justo por una de esas canastas de las que le duelen al esloveno, la que anotó Jokubaitis cuando apenas restaban cinco segundos para el final del periodo.

El correcalles del lituano se produjo por un despiste de Jovan Kljajic en el saque de fondo. Unas distracciones que repitió durante su presencia en pista y que le costó más de un cabreo a Lakovic con el montenegrino. Si quiere permanecer en las convocatorias y no solo ser de la partida por causas de lesión, como la que sufrió Vítor Benite al no recuperarse de su rotura de fibras en los isquiotibiales, debe permanecer más concentrado durante el juego.

Pero si el Granca tiene que asumir estos lapsus no es por otra cosa que la de su apuesta clara por los mejores productos que ha forjado en la Vega de San José en el último lustro: Jovan, Khalifa y Olek. Precisamente el polaco fue el gran protagonista en la primera parte del encuentro al anotar 13 puntos, con tan solo un fallo en sus lanzamientos a canasta, y ganarse la ovación de la grada con su repertorio de mates, triples y tapones. Balcerowski es de esos de los que la grada ama y él profesa reverencia por el escudo que luce en el pecho, reciprocidad total.

Comandancia

Efervescente perdido Olek, y con los más de 6.000 asistentes al pabellón de Siete Palmas durante la noche en modo es viernes y el cuerpo lo sabe, los claretianos se marcharon al vestuario con una ventaja de ocho puntos (48-40) que les hacía tener una fe inmensa en anotarse el primer triunfo del curso y con lo que supondría vencer a un mastodonte como el Barça en cuanto a la moral propia.

Pero el descanso sirvió para que Sertac Sanli se picara con Balcerowski para saber quién es mejor pívot. El turco que viene de una Supercopa acertada en la que se las tuvo con otro de los canteranos de la Vega, Edy Tavares, debió detectar que los interiores forjados por Juanjo Falcón, Juanmi Morales, Raúl Rodríguez o Carlos Frade como elementos claves de los talentos de la Factoría San José. Así, el pívot culé encadenó 10 puntos nada más salir del vestuario para poner por primera vez por delante al Barça después de más de diez minutos por detrás en el marcador (55-56).

La delantera llegó justo con un triple de Abrines después de que los de Jasikevicius rubricaran un parcial 2-11. Aun así, era tal la ventaja que había cobrado el Granca con la máxima de +8 (53-45) gracias al acierto de Ferran Bassas (11 puntos al minuto 22), que a los claretianos no les costó demasiado encajar el primer golpe al mentón de los azulgranas.

Sin embargo no se amedrentaron los amarillos y continuaron con su embrujo al Barcelona. A base de trabajo defensivo con acciones tan impropias como que AJ Slaughter sea capaz de ponerle un tapón a Sanli u otras en las que Damien Inglis se marcase un reverso en la pintura azulgrana que pareciera LeBron James.

De esta forma, aunque los catalanes volvieran a coger la delantera con el 75-76 después de otro parcial 0-9, los claretianos no decayeron en su antojo por llevarse la victoria. El día estaba perfecto para volver a ganar al Granca cinco años después de su última vez en la Isla en Liga Endesa y no iba a desaprovecharlo. La estadística esta vez jugó de su parte y aquí tienes todos los números del partido.

Detectó Lakovic que tenía que probar alguna variante que descolocara a Saras y optó por jugar con Inglis y Shurna como jugadores más altos dado que Khalifa no estaba teniendo el día. Y bendita locura, pues entre los dos ala-pívots cerraron el encuentro con sus puntos para llevarse el partido con el definitivo 88-85.